la historia de alexander albon

El piloto despedido por Red Bull que ahora planta cara a Max Verstappen

Tan solo hace doce meses, Alexander Albon no sabía que sería de su futuro. Tras solo doce carreras con Toro Rosso y escasa experiencia, Red Bull le lanzó a los leones. Ha salido vivo

Foto: Max Verstappen y Alexander Albon en rueda de prensa. (EFE)
Max Verstappen y Alexander Albon en rueda de prensa. (EFE)

“Super orgulloso de anunciar que soy piloto de Red Bull en 2020. Han sido doce meses increíbles, y esto solo se vuelve más loco”. Destrozas un monoplaza en los entrenamientos libres en solo tu segundo gran premio. Un Toro Rosso, máquina de guerra del férreo entorno de ‘marines’ que es Red Bull para sus pilotos. Pocos meses después, eres piloto oficial del primer equipo. El martes, confirmado para la próxima temporada junto a Max Verstappen. ¿Cómo ha logrado un piloto despedido por Helmut Marko del Red Bull Junior Team semejante evolución y trayectoria en menos de un año?

Marko y Christian Horner han confirmado a Alexander Albon en Red Bull, reafirmándose en los criterios de la organización: “Pensamos que el talento que tenemos dentro del grupo será suficiente”, anticipaba el austríaco este verano. Efectivamente, la actual plantilla de Red Bull y Toro Rosso se mantendrá en 2020. Quién lo hubiera anticipado ante el ‘marrón’ que suponía soltar a Albon en paracaídas a mitad de temporada junto al piloto holandés y con solo un puñado de carreras de Fórmula 1 en su haber. Pero, ciertamente, el ‘marine’ Albon se ha ganado a pulso su medalla.

En paracaídas a primera línea

Cuando Marko decidió sustituir a Pierre Gasly por Alexander Albon en el Gran Premio de Bélgica -después del verano- el británico era emparejado a un piloto pluscuamperfecto hasta ese momento, sin un abandono, dos victorias (Austria y Alemania) casi una tercera en Hungría, tercero en la clasificación general. Gasly no pudo exprimir un monoplaza con una ventana muy estrecha de pilotaje para su estilo, y la presión le atenazaba según avanzaba la temporada. Horner lamentaba que los puntos perdidos impedían superar a Ferrari en la clasificación de Constructores. Incluso Carlos Sainz estaba casi empatado con el francés en la general. Albon fue así arrojado en paracaídas a primera línea de combate para enfrentarse a un monoplaza crítico de pilotar que, además, ha perdido rendimiento frente a Mercedes y Red Bull desde el retorno de la pausa veraniega, con la excepción de México.

Pero en el parcial comparativo desde que puso pie a tierra en Red Bull, Albon ha superado a Verstappen 68 puntos a 54. Ciertamente, la fiabilidad y la fortuna no han acompañado al holandés desde septiembre, aunque también cometiera errores como en Spa y México. Albon lleva sin embargo cuatro quintos puestos consecutivos. En carreras como la última en Austin, remontando desde las últimas posiciones.

Un buen colmillo en pista

“Hay que recablearse, dejar a un lado el estilo del Toro Rosso y entender las particularidades del Red Bull, y eso lleva tiempo, porque todo el mundo sabe cómo conducir un coche, pero luego se trata de sacar la décima extra, entender el monoplaza desde el punto de vita del pilotaje”. Desde Bélgica, Albon hubo de enfrentarse a la novedad de un crítico RB15, bajo la presión de un Marko que señaló México como tope para tomar una decisión sobre 2020. En Spa arrancó decimoquinto por una penalización de motor, y terminó quinto.

Octavo en Monza. En Singapur clasificó sexto, aunque a seis décimas de Verstappen. También fue sexto en carrera. En Japón clasificó solo a una milésima del holandés, y desde la sexta posición remontó hasta la cuarta final. Por el camino, esa agresiva maniobra a Lando Norris. Una sacar el colmillo en pista tan del gusto de Helmut Marko, y tan ausente en Gasly durante el campeonato. En su debut en Bélgica, Albon adelantó a Ricciardo y en la última vuelta a Sergio Pérez en su remontada.

Sacudirse rápido los errores

El británico no ha superado todavía a Verstappen en los entrenamientos, algo comprensible dada su corta experiencia. Pero además de puntuar en todas las carreras y nunca bajar de la sexta posición (en dos ocasiones), también ha ofrecido otros argumentos decisivos para convencer a Marko y Horner: su capacidad mental para sacurdirse de encima y rápido los errores. El primer accidente de China terminó con remontada en los puntos. En México sufrió otro fuerte incidente en los libres que destrozó su monoplaza. En carrera llegó a colocarse tercero, para terminar quinto. Después del toque con Sainz y la temprana parada en boxes, remontó como un avión. “Alex ha rendido extremadamente bien desde su debut en Bélgica y sus resultados -siete veces entre los seis primeros- hablan por sí mismos”, declaraba Horner para confirmar su puesto en 2020. “Es extremadamente difícil negar el nivel de consistencia junto a una creciente reputación como piloto tenaz y determinado, lo que demuestra que merece continuar su progresión con Red Bull”, sentenciaba Horner con los argumentos que Albon ha dado hasta el momento en la pista.

De carácter afable, educado, pies en el suelo y querido en el paddock, Albon ha vivido doce meses frenéticos como lo fue complicada carrera deportiva desde que Red Bull le dejara fuera del programa en 2012. Cuando 2019 iba a participar en sus primeros entrenamientos de la Fórmula E con Nissan en poco tiempo se encontró a bordo de un Toro Rosso en Montmeló. “Hace doce meses luchaba por un sitio en la Fórmula 1, y ahora esto aquí. Da un poco de risa cuando echo la vista atrás”, explicaba al debutar con Red Bull a finales de agosto. “Lo primero que hice fue llamar a mi madre y a mi padre. Ha sido un viaje conjunto. Desde 2012, no podría decirse que mi carrera ha sido, digamos, fácil”. Con solo doce carreras como toda experiencia en Fórmula 1, el ‘marine’ Alex Albon afrontó un duro desafío. Con siete más junto a Verstappen, lo ha superado. Pocos habrá en el paddock que no se alegren, y piensen que la medalla es inmerecida.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios