ENTREVISTA personal de motorsport

El reproche de Sebastian Vettel por el mal endémico que sufre Ferrari

El piloto alemán concede una larga entrevista a la versión italiana de Motorsport.com en la que analiza la presente temporada, y donde reprocha la especial idiosincrasia de Ferrari

Foto: Sebastian Vettel, en el podio del pasado Gran Premio de México, donde logró la segunda posición (EFE)
Sebastian Vettel, en el podio del pasado Gran Premio de México, donde logró la segunda posición (EFE)

Sebastian Vettel ha concedido pocas entrevistas privadas en 2019, en una de las temporadas más complicadas - si no la que más- de su carrera deportiva. A pesar de la inmensa presión de semejante contexto, el piloto alemán confirma aquel diagnóstico que Christian Horner y Adrian Newey realizaron en los tiempos de Red Bull. “Una cabeza adulta en unos hombros jóvenes”. Pero con más años y experiencia.

Vettel pudo hablar largo y tendido con la versión italiana de 'Motorsport.com' durante el Gran Premio de México ahora que esa intensa presión se ha remansado. Desde la pretemporada y la evolución de Ferrari, hasta el reconocimiento del peso de la opinión pública en el seno del equipo italiano. Vaivenes mediáticos que el propio Vettel reconoce volátiles y superficiales. Y que parecen formar parte de la apasionada genética de quienes viven Ferrari con pasión.

De favoritos a desorientados

De favorito en pretemporada ha desorientado técnicamente en las primeras carreras, el propio Vettel explica el proceso vivido en 2019. “Tuvimos un primer día fantástico, el monoplaza fue realmente bueno, tanto por las sensaciones como en la comparación con los demás. Había cierta euforia fuera, pero en el equipo siempre estuvimos callados. La segunda semana fue más realista con respecto a nuestro potencial”. Sin embargo, el equipo italiano quedó desconcertado en la primera carrera. “Fue una sorpresa, la situación no estaba clara, porque en la próxima cita en Baréin fuimos muy bien, para tener luego dificultades en China otra vez”. Escuchar a Vettel en perspectiva revela el desconcierto en Maranello por los altibajos del SF90, sin un patrón claro.

"Después de cuatro o cinco carreras la imagen se hizo más nítida y tras Barcelona ​​nos dimos cuenta de que no éramos suficientemente rápidos. En ese momento empezamos a trabajar y, en lugar de luchar contra nuestros rivales, tuvimos que luchar contra nosotros mismos". Pero Vettel también matiza la diferencia entre diagnosticar los problemas y darles solución. "Hay una reacción, tratas de no aceptar la situación y demostrar lo contrario, pero carrera tras carrera siempre volvías a la realidad". Hasta el difícil reconocimiento, como el propio Vettel admite, de que no haya opciones en el campeonato. “Incluso cuando identificamos las soluciones apropiadas llevó un tiempo ponerlas en el coche, no se trataba de apretar un botón”.

La falta de confianza en el SF90

Vettel también ampliaba esa falta de confianza en el SF90 a la que tantas veces ha aludido esta temporada. "Un piloto quiere comprender el comportamiento del monoplaza, prever sus reacciones en diversas situaciones, y cuando tiene esa sensación puede anticipar, predecir. El control total de un coche es solo una ilusión. Pero creo que realmente puedes anticipar su comportamiento cuando confías en él, así puedes extraer más de ti mismo y del monoplaza, o de todo el conjunto".

El alemán parece querer ir más allá de esa falta de confianza con el SF90. "Si te sientes cómodo en el monoplaza, si tienes todo bajo control, se puede marcar una gran diferencia, pero hace falta el monoplaza adecuado, las herramientas adecuadas, que el equipo funcione bien, necesitas desarrollo para ir en la dirección correcta, necesitas... Lo que sea. Tienes que hacer todo lo posible para sentirte como en tu casa cuando te subes al coche. En este sentido, el primer día de pruebas de invierno fue muy bueno. Luego perdimos esa sensación y luchamos mucho para encontrarla, una fase que ciertamente no ayudó a extraer todo lo posible del coche. Y reconoce que fue en el Gran Premio de Singapur cuando las últimas evoluciones introducidas en el SF90 le permitieron recuperar esa confianza. Una carrera, precisamente, que ganó.

Sebastian Vettel durante el Gran Premio de México. (EFE)
Sebastian Vettel durante el Gran Premio de México. (EFE)

El impacto en el equipo

Vettel ha vivido envuelto en 2019 por el mayor torbellino mediático de su carrera. Son años sin títulos con Ferrari, y una secuencia de errores estos últimos años que han minado su imagen. "El mundo se mueve muy rápido, todo se acelera. La Fórmula 1 está en línea con el resto del mundo, es decir, otros deportes, la política… Es una pesadilla, cada día juzgamos de manera diferente, cambiamos de opinión. Personalmente no creo que este sea un enfoque creíble, porque si realmente crees en algo, no puedes cambiar de opinión de un día para otro, a menos que obviamente tengas una razón".

El alemán también lanza un aviso cuando señala que en el seno de Ferrari parece vivirse la misma dinámica porque no son inmunes a esa volubilidad, uno de los problemas históricos que ha acompañado a la Scuderia. En los tiempos de Michael Schumacher, Ross Brawn llegó a prohibir la distribución de dossiers de prensa matutinos a la plantilla. “A veces pueden crear tensiones, puede haber situaciones en las que ciertos juicios u opiniones impactan en el equipo, porque está formado por personas apasionadas por este deporte, es normal que un entusiasta siga lo que se dice y escribe, y esto a veces no ayuda. Si sucede algo negativo, lleva algo de tiempo sacarlo de la mente de las personas. Pero también puede ser divertido ver que hace tres días te dicen que todo es malo y tres días después que todo es genial. En mi caso no me causa problemas, he estado aquí por mucho tiempo y ya he experimentado estos altibajos”.

El sueño de Ferrari

En la entrevista se le recordaba a Vettel que había soñado de pequeño pilotar para Ferrari ¿Cómo era la realidad? "En el sueño todo es siempre perfecto, todo funciona como en los sueños. Todavía creo en mi sueño, sigo creyendo que funcionará, aunque la realidad sea diferente. No hay 'clics' mágicos que hagan que todo funcione milagrosamente. Hemos tenido buenas temporadas, grandes carreras, pero, en general, no ha sido ni es suficiente. No hemos estado tan cerca de nuestros rivales como queríamos, no hemos ganado suficientes puntos. Pero quiero destacar que estoy contento con la realidad que estoy experimentando. Como equipo estamos progresando y lo estamos haciendo en la dirección correcta. No me arrepiento de nada, porque todavía estoy en ese sueño, sé que conduzco el monoplaza más prestigioso de la parrilla y para mí sigue siendo un gran honor".

¿Y su futuro? ¿Habrá pronto retirada como se ha especulado este año? “No me gusta mirar tan lejos”, contesta el piloto alemán, “quizás mi decisión llegue después de haber estudiado bien las reglas (de 2021), y seguramente el próximo año decidiré qué haré”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios