Los franceses perdieron sus puntos

La historia detrás de la 'no trampa' de Renault en Japón (con chivato incluido)

Renault perdió sus puntos en el Gran Premio de Japón por lo que la FIA consideró una violación de las regulaciones deportivas en el sistema de frenado del monoplaza francés

Foto: Racing Point denunció a Renault en el Gran Premio de Japón. (EFE)
Racing Point denunció a Renault en el Gran Premio de Japón. (EFE)

Renault perdió sus puntos en el Gran Premio de Japón de Fórmula 1 porque la FIA consideró una violación de las regulaciones deportivas el sistema de frenado del monoplaza francés. La investigación llegó por una denuncia de Racing Point. Se especula con que todo viene a raíz de la llegada de un ingeniero en verano procedente de la escudería francesa. Al conocer los secretos de los galos habría alertado al organismo internacional. Pero ninguna de las sospechas ha demostrado ser relevante. Renault no violó ninguna regla del reglamento técnico que pudo haber provocado la expulsión del equipo francés del mundial. Solo burló el reglamento deportivo en una historia que ha llegado hasta México.

El gerente del equipo Racing Point, Andy Stevenson, dejó claro que la demanda no incluyó una explicación detallada de cómo Renault burló las regulaciones: "Ese no es nuestro trabajo”, dijo. “Hemos presentado nuestras sospechas y las hemos enumerado. Después de eso, es cosa de Renault y la FIA”. Aparentemente, la investigación descubrió otro sistema de frenado en el eje trasero del que la escudería británica no sabía nada. Un nuevo problema para los de Enstone después de que Daniel Ricciardo ya tuviera sanciones por irregularidades en la entrega de potencia eléctrica de su motor en clasificación.

No hubo trampa

El comunicado de la FIA, alude a que usaban un sistema que ayuda al pilotaje en el ajuste de la frenada. El ajuste está permitido en el reglamento a nivel técnico, pero no el hecho de que ayude al piloto. La configuración ideal del sistema de frenado varía de curva a curva a medida que cambian las fuerzas y el equilibrio aerodinámico. Esto normalmente lo cubre el piloto realizando en el volante los cambios apropiados en cada curva. .

Racing Point presentó un dossier de 12 páginas alegando que el sistema era totalmente autómatico. Explicaron que contenía como una especie de mapa guiado por GPS dentro del sistema que identificaba en qué parte de la pista se encontraba el monoplaza y facilitaba así automáticamente la conducción en cada frenada sin necesidad de que el piloto actuara. Tal sistema definitivamente habría violado las regulaciones técnicas. Un hecho que está considerado como un delito más grave.

Pero la realidad es que lo que ha hecho Renault no es una trampa. Se baso en una base legal para conseguir un beneficio final ilegal vulnerando así la máxima de la Fórmula 1: "El piloto debe conducir el coche solo y sin ayuda". Los de Enstone no recurrirán la sanción a pesar de no estar conformes con la decisión tal y como compartieron en redes sociales este jueves. "Lamentamos la decisión de los comisarios y la severidad de la sanción aplicada. En nuestra opinión, la sanción no es proporcional a ningún beneficio que obtienen los pilotos, especialmente cuando se usa dentro del contexto de un sistema completamente legal e innovador. También es inconsistente, con sanciones previas por infracciones similares, como lo reconocieron los comisarios en su decisión, pero expresado sin más argumentación", reza el comunicado de Renault.

"Sin embargo, dado que no tenemos nuevas pruebas que aportar aparte de las ya mostradas para demostrar la legalidad de nuestro sistema, no deseamos invertir más tiempo y esfuerzo en un debate estéril. Por lo tanto, hemos decidido no apelar la decisión de los comisarios" finaliza.

¿Hubo un chivato?

Lo truculento de la historia es de donde se especula que llega la denuncia de Racing Point. La revista alemana Auto Motor und Sport dio una vuelta más a cómo el equipo británico se enteró de las irregularidades en el sistema de frenado de los Renault.

Según esta publicación, todo se debe a un ingeniero que trabajó en el equipo Renault, concretamente en el coche de Hulkenberg, y que después del verano fichó por Racing Point. Esta persona fue la encargada de revelar el secreto de la escudería francesa y propició la denuncia ante la FIA, pero parece que el equipo británico se ha apoyado en un video onboard de Renault en Barcelona y un estudio durante toda la temporada para negar que un desertor lanzara la denuncia.

En el video se ve como Daniel Ricciardo no ajusta el equilibrio del freno durante la vuelta. Era la excusa a la que se agarró Racing Point, pero finalmente la FIA no descubrió semejante sistema automatizado y cerró el caso con un incumplimiento del reglamento deportivo. Renault no hizo trampas, pero sí intentó burlar el reglamento. La consecuencia, nueve puntos menos en el mundial y complicarse su lucha con McLaren por la cuarta plaza del mundial de constructores.

Aun así, la imagen de la escudería francesa se sigue manchando después de estar firmando una temporada para olvidar. Prepararon un ambicioso proyecto con el cuarto mayor presupuesto apuntando a colarse en algún podio este año y al título en 2021, pero nada eso se ha visto en todo la temporada. La última sanción es una nueva piedra que añadir a una mochila que se va engordando después de la fuga de McLaren, quedarse sin clientes para 2020 y empezar a pasar por las mentes de los franceses su marcha de la Fórmula 1.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios