Nuevo desastre de la scuderia en japón

El gatillazo de Ferrari o cómo salir con las dos mejillas rojas

Ferrari debía salir de Japón con una victoria bajo el brazo después del doblete logrado en clasificación, pero de nuevo una oportunidad perdida y ya se han perdido la cuenta esta temporada

Foto: Sebastian Vettel y Charles Leclerc tiraron por la borda un doblete en Japón. (Reuters)
Sebastian Vettel y Charles Leclerc tiraron por la borda un doblete en Japón. (Reuters)

Ferrari debía salir del Gran Premio de Japón de Fórmula 1 con una victoria bajo el brazo después del doblete logrado en clasificación, pero de nuevo una oportunidad perdida y ya se han perdido la cuenta esta temporada. Esta vez la carrera de los de Maranello no duró ni 50 metros. Pasó de un 1-2 a un decepcionante 2-6 y a salir con las dos mejillas rojas por los dos duros golpes de su rival. La victoria de Valtteri Bottas y los seis mundiales de constructores consecutivos igualando la época de Michael Schumacher entre 1999 y 2004. Además, en el mundial de pilotos ya se han quedado sin posibilidades.

La Scuderia volvía a tener un escenario perfecto para sumar un nuevo triunfo y ya solo se atisbaba como iba a ser el duelo entre Sebastian Vettel y Charles Leclerc. La primera fila roja de la carrera contenía mucho explosivo. Sobre todo después de que los pilotos enfatizaran su buena relación antes de la carrera después de las polémicas en Monza y Sochi. Pero toda expectativa por un nuevo duelo para llevar la corona de Ferrari terminó en la salida.

El primer golpe

Ferrari no pudo convertir en victoria el doblete logrado en clasificación y no es la primera vez esta temporada que pierden este tipo de oportunidades. Vettel dio gas antes de que se apagaran las luces, luego se detuvo y aceleró nuevamente. Una salida desastrosa con la que perdió de forma inmediata su posición con Bottas. Y Leclerc, aturdido por la mala salida de su compañero, también se quedó estancado. Por si no fuera poco el desastre, Leclerc colisionó poco después en la primera curva con Verstappen. Un toque que lo dejó en la cola del pelotón y sin oportunidad de luchar por nada importante. Vettel ha reconocido que lo sucedido es culpa suya. "Las luces han estado encendidas durante mucho tiempo, pero ha sido mi error, ha sido peor que tener una mala salida. Ha sido un día duro".

Aunque el alemán ya creía que sería difícil lograr la victoria. "No éramos una amenaza para Mercedes, el segundo lugar era lo máximo a lo que podíamos aspirar. El segundo lugar está bien, es una pena lo que le ha pasado a Charles, quizá podríamos haber plantado cara a Mercedes con los dos coches", declaró Vettel. "Mercedes ha tenido mejor ritmo de carrera que nosotros, Valtteri ha sido muy rápido", insistió.

Una idea que choca con el claro mensaje de Mattia Binotto al término del gran premio cuando reconoció que si hubiesen salido de la primera curva en el primer lugar, podrían haber ganado. Para ello puso de ejemplo la carrera de Vettel. El alemán mantuvo la segunda plaza en todo momento a pesar de tener en varias ocasiones a Hamilton a menos de un segundo. “No esperábamos obtener ese resultado en clasificación, aunque luego en carrera era evidente que nos faltaba ritmo y es algo que tendremos que investigar. Creo que este fin de semana hemos cometido errores como equipo e individuales. Si no hubiera pasado todo esto creo que el resultado en carrera habría sido completamente diferente”.

El segundo golpe

El primer golpe en una de las mejillas fue perder la carrera cuando sales con un 1-2 en parrilla, y el segundo golpe en la otra mejilla ha sido ver como tu máximo rival hace historia e iguala tu récord histórico. 86 victorias, 174 podios y 88 poles le han valido a Mercedes para lograr seis campeonatos del mundo de constructores consecutivos. En Suzuka igualaron el récord que estableció Ferrari entre 1999 y 2004.

“Estoy muy feliz porque hubo momentos difíciles como esta mañana, donde faltaba algo, pero luego, al comienzo de la carrera, todo fue diferente”, dijo Toto Wolff, director del equipo alemán. “Estoy muy feliz por todo el equipo y feliz de haber igualado el registro de Ferrari de los años de Schumacher y Todt. Es la segunda vez que sucede en la historia de la Fórmula 1. No puedo decir si hemos marcado una era”. Las flechas plateadas han hecho historia por su gran trabajo, pero también por una incapacidad de un equipo que lleva dos años pudiendo plantar cara y no lo ha hecho por errores incomprensibles tanto dentro como fuera de la pista.

Oportunidades perdidas

Lo más preocupante para los de Maranello es que lo ocurrido en Japón no es la primera vez que ocurre. A Ferrari le ha faltado consistencia en la pista y buenas decisiones fuera de ella. Mercedes ha sido el ejemplo del trabajo bien hecho. Sin errores de bulto o no forzados como se diría en el argot tenístico. Cada doblete logrado el sábado se traducía en victoria. En cambio en Ferrari han tirado por la borda numerosas oportunidades.

En Baréin tenían el mejor coche y Leclerc salía en la pole. Todo lo que no sería una victoria se consideraba un fracaso y así fue. El motor del monegasco dijo basta (perdió 160CV) y Vettel volvió a cometer uno de esos fallos que le llevan persiguiendo durante toda su carrera. La precipitación y el poco nivel en el cuerpo a cuerpo. En Canadá misma situación y con la victoria en la mano del alemán, pero de nuevo un fallo por la presión de Hamilton dejó a la Scuderia sin triunfo.

En Austria le tocaría el turno de fallar al equipo. En la clasificación Ferrari demostró que era muy superior al resto, pero el error llegaría ese mismo día cuando decidieron que en carrera saldrían con los blandos. Una idea que provocó una parada demasiado temprana, algo que pasó factura tanto a Leclerc como a Vettel. El monegasco se quedó sin neumáticos y Verstappen lo pasó por encima en las vueltas finales.

El último capítulo llegó en Rusia. Los dos Ferrari salían como líderes de la larga recta de Sochi. Pero un pacto envenenado entre Vettel y Leclerc acabó en desgracia. El alemán acabó fuera de carrera por un problema de motor y a un Charles, que iba a quedar segundo, una estrategia a la desesperada de la Scuderia lo hacía caer a la tercera plaza. La realidad es que Ferrari no ha tenido el mejor coche, pero tampoco ha estado tan por debajo como para sentir la humillación de como tu máximo rival celebra el título con cuatro carreras todavía por disputarse.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios