ASí VE LA TEMPORADA TONI CUQUERELLA

Cuando un ingeniero piropea a Carlos Sainz porque "siempre coloca el coche" donde toca

El Confidencial le ha pedido al ingeniero Toni Cuquerella su visión actual de las claves de esta temporada de Fórmula 1 y explicar cómo es su trabajo en la Fórmula E

Foto: Carlos Sainz en el pasado GP de Singapur. (EFE)
Carlos Sainz en el pasado GP de Singapur. (EFE)

Pocos ingenieros han tenido o tienen la oportunidad de vivir la experiencia profesional de trabajar en Ferrari, en la emergente Fórmula E y desarrollar, además, una labor paralela como comentarista televisivo. Es español: Toni Cuquerella. Coordinador de los ingenieros de Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen en Ferrari hasta 2017, es en el presente el ingeniero jefe del equipo Mahindra al tiempo que colabroa en las retransmisiones de Movistar.

Desde la doble vertiente de técnico y comunicador, El Confidencial le ha pedido su visión y claves de la actual temporada. Para empezar, Cuquerella quiere romper con que la Fórmula 1 en 2019 sea aburrida. Al contrario. Primero, como técnico: “Me está gustando que se estén eligiendo diferentes caminos en diferentes áreas. Hay tendencias, los coches se acaban pareciendo, pero algunos buscan geometrías de suspensión diferentes, otros con un rake más alto…Hay diferentes soluciones. Aún siguen buscando cuál es el óptimo para este campeonato”. ¿Y desde el punto de vista del espectador al que se dirige en Movistar F1? “Es más atractiva para la gente cuando hay más opciones de que puedan ganar diferentes coches. Creo que esta Fórmula 1 no es tan fácil decir quién va a ganar la semana que viene, o quién va a hacer la pole, lo que no pasaba en temporadas anteriores”.

Ferrari, ni tan bien, ni tan mal

Por su experiencia, Cuquerella sabe leer e interpretar los movimientos de los equipos entre bastidores. La primera pregunta es obligada, sobre Ferrari ¿Por qué la campanada en Singapur? Hamilton reconocía tras la prueba que el SF90 es muy dificil de batir ahora. Mika Hakkinen, que es el mejor monoplaza del momento. En su caso, Cuquerella prefiere matizar. "Entendemos que ha traído algo nuevo que ha mejorado el coche, está claro, pero que también acertaron con los reglajes. Aparte de que les salió redonda la estrategia, les fue todo bien. No es una victoria ganada por un minuto, podría incluso haber ganado Mercedes si hubieran hecho otro tipo de estrategias o reglajes. Mercedes no estuvo tan lejos".

En 2019 Ferrari ha sorprendido, aunque no en los términos esperados. ¿Será la de Marina Bay una reacción puntual? “Los cambios radicales a final de año como para mejorar tanto no son fáciles de hacer. Pero es que Ferrari siempre ha estado cerca de Mercedes, se le ha intentado hundir antes de hora. No es que vaya ahora a ganar el mundial, pero tampoco estaba tan mal. Casi gana en Bahrein y en Canadá. A principios de temporada su coche iba bien, no era un desastre pero ahora, además de ganar dos carreras, la de Singapur ha llegado porque ha habido una mejora. Pero no es un cambio como para haber ganado un segundo, ni mucho menos. Ha ganado pocas décimas, suficientes para ganar por los pelos”.

Leclerc, "es de los buenos"

Cuquerella llegó a compartir equipo con Sebastian Vettel, al que ha conocido como ingeniero ¿Qué le pasa al piloto alemán? ¿A qué atribuye su rendimiento? "Lo que ha pasado es que Vettel se ha encontrado con alguien de un nivel muy alto, que ha madurado muy rápido y da mucha guerra, como Leclerc. Ha cometido errores, pero tampoco ha perdido la velocidad. Algunos lo ponen para jubilarse, pero en un día bueno sigue siendo Vettel. Tenemos que acostumbrarnos a que unas carreras estará por delante Vettel y otras, Leclerc. Creo que tiene bien asumido que ahora tiene al lado a alguien como cuando Hamilton entró en F1. No esperas que un chaval joven vaya tan rápido, pero es que Leclerc no es uno de los normales, es uno de los buenos.

¿Hasta dónde considera Cuquerella que es “de los buenos”? "Necesita entender las carreras un poco más, la experiencia que le puede hacer tomar decisiones de cuando atacar o no, pero el talento y la velocidad la tiene. Pese a que fuera del coche no lo parece, dentro es muy, muy agresivo, llevandole al límite y tomado un nivel de riesgos muy alto, con el que se muestra muy cómodo, donde otros pilotos cometerían más errores o no irían más rápido por tomarlos. Leclerc es capaz de conducir este tipo de coches más vivos, y de llevarlos al límite. Lo vimos en Singapur, lo cerca que iba de los muros en comparación a los demás. Y se encuentra cómodo en esa situación de ir al límite".

Cuquerella dejó el equipo italiano en 2017¿Cómo le juzga bajo la dirección de Mattía Binotto? “Ahora no ha habido revoluciones sino continuidad intentando mantener lo que se hacía antes, no es un cambio de un año para otro, es un trabajo que se está haciendo poco a poco. Binotto comenzó en 2016 como director técnico, y aunque ahora sea team principal, su dirección lleva ya tres años.

Charles Leclerc durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)
Charles Leclerc durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)

Sainz, donde el coche está

Cambio de tercio. Turno para McLaren. “Está cambiando la mentalidad, llevando a cabo cambios y sin revoluciones. La maquinaria empieza a funcionar, y la motivación es alta”. Y pone en valor la aportación de Carlos Sainz con argumentos. "Tienen a alguien como Carlos que se está consolidando como un valor seguro. Es alguien que te trae puntos, tiene el talento y te trae la velocidad".

"No lo parece, porque Carlos es muy discreto pero, cuando miras, acaba colocando el coche en la máxima posición que puede alcanzar, siempre lo acaba haciendo. Errores personales comete muy pocos. Y cuando miras dónde puede llegar su coche, ahí está. Cuando tiene un coche para séptimo, acaba ahí, si es décimo, acaba ahí. No suele quedarse atrás por errores. Es un valor muy sólido ahora mismo”.

De Ferrari a la Fórmula E

De la Fórmula 1, a un mundo emergente y radicalmente distinto como la Fórmula E, que en la próxima temporada cuenta con una decena de fabricantes y el desembarco oficial de Mercedes y Porsche. “La Fórmula E es un campeonato que está muy bien de salud, hay muchos constructores, y va a más. Técnicamente nunca va a ser comparable con la F1 ni es la intención, pero como campeonato de coches eléctricos, con todo el apoyo de los constructores, le hace tener un futuro bastante brillante”.

Desde el punto de vista profesional, pasar de Ferrari a un equipo y la tecnología de Fórmula E debe suponer un cambio radical ¿Cómo lo está experimentando Cuquerella? “Técnicamente la Fórmula E tiene muchas limitaciones para nosotros, lo que hace que los coches estén muy igualados. Pero tiene un área muy abierta, la electrónica, la búsqueda de la eficiencia. Cuando venimos aquí los ingenieros de Fórmula 1 tenemos que adaptarnos. Aquí hay que aprender mucho, todos los equipos, la curva de aprendizaje es muy empinada”.

¿No echa de menos la diferencia de medios y recursos como ingeniero, o existen otros estímulos? “No es comparable. En un equipo de Fórmula 1 grande tienes muchas más áreas de trabajo en el coche. Aquí hay menos recursos, pero porque hay menos áreas en las que trabajar del coche. Te adaptas a un campeonato de un presupuesto diferente, pero no por ello menos interesante. En la F1, cuando tienes altos presupuesto puedes hacer ideas locas, no en los equipos pequeños, pero aquí en la Fórmula E ya empieza a haber equipos así”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios