Sufrió dos duros golpes en Singapur

La humillación de Mercedes a Bottas y el precio a pagar por su renovación

Bottas tuvo un fin de semana complicado en el Gran Premio de Singapur de Fórmula 1. Se tuvo que conformar con el quinto puesto y ver como su equipo le cortaba las alas, una vez más

Foto: Valtteri Bottas tuvo un duro fin de semana en Singapur. (EFE)
Valtteri Bottas tuvo un duro fin de semana en Singapur. (EFE)

"Retroceder para no adelantar a tu compañero de equipo no tiene ningún sentido". Valtteri Bottas tuvo un fin de semana complicado en el Gran Premio de Singapur de Fórmula 1. Se tuvo que conformar con el quinto puesto y ver como su equipo le cortaba las alas al ser obligado a hacer el trabajo sucio para salvar la cara a Lewis Hamilton, una vez más. El finlandés fue más segundo piloto que nunca y parece que su nuevo contrato con los de Brackley tenía una letra pequeña que el piloto no vio.

"Ya lo sabía en ese momento, porque hay ciertas reglas que seguimos. Antes de parar, el que mejor clasificó, el que está delante, siempre tiene la prioridad y puede elegir ir corto o largo. Él eligió ir largo. Entonces yo me quedé detrás, así es como va", comentó Bottas. En ese momento quien paraba antes salía más reforzado. Bottas fue el que lo hizo. Las tres vueltas de más que dio Hamilton respecto al finlandés provocaron que estuviera a punto de caer a la sexta plaza por detrás de Alex Albon. Fue entonces cuando Mercedes actuó para salvar la carrera del líder del mundial humillando así a su compañero ya que no es la primera vez que optan por el británico.

Dos golpes en Singapur

"Obviamente, si hubiese ido a fondo le habría hecho el undercut y Albon también. Sé que será igual si es al revés y me aseguraré de que así sea. Confío en que lo será, pero obviamente desde el exterior se ve bastante mal. Desde mi lado, estar en esa situación va completamente contra mi instinto", dijo Bottas.

El finlandés paró en la vuelta 22, saliendo de nuevo a pista por delante del Red Bull de Alexander Albon, pero perdiendo posición con Max Verstappen, que ya había parado en la vuelta 19. La ganancia de tiempo al colocar neumáticos nuevos estaba siendo mayor de la habitual y el mismo Sebastian Vettel se había colocado primero por ello. Hamilton, el último en parar, quedó contra las cuerdas fruto de un grave error de Mercedes.

Y es que, después de la parada de Bottas, el equipo ordenó al finlandés bajar el ritmo para que Hamilton saliera delante de él y de Albon. En su primera vuelta completa con gomas nuevas,había rodado en 1:45.290, uno de los más rápidos en la pista, pero en ese momento la caída de sus tiempos fue en picado. El finlandés hizo un 1:48.519 en la vuelta 25 que era 3.2 segundos más lento que su vuelta anterior.

Bottas siguió a rajatabla lo que le pidió su equipo, pero el día anterior Hamilton no hizo lo mismo y no hubo reprimenda por parte de Mercedes. En clasificación, Bottas se quejó de que un adelantamiento no planeado por parte de Hamilton arruinó sus opciones. El finlandés estaba tratando de dejar hueco con el de delante, al mismo tiempo que mantenía la velocidad para tener una buena temperatura de nuemáticos. Pero entonces fue superado de manera inesperada por Hamilton. Esto le obligó a bajar el ritmo para dejar hueco de nuevo, y comprometió la temperatura de sus gomas. Con falta de agarre, solo pudo ser quinto, después de ser el más rápido en Q1 y una gran candidato a la pole.

Hamilton y Bottas durante el Gran Premio de Singapur. (Reuters)
Hamilton y Bottas durante el Gran Premio de Singapur. (Reuters)

Endeudados con Bottas

"No fue una gran decisión, pero el undercut fue más poderoso de lo que todos esperaban. Nosotros arriesgamos la posición de Lewis al mantenerlo fuera para proteger la victoria", dijo Toto Wolff. "Es por eso que detuvimos a Valtteri para mantener a Albon atrás, porque Lewis habría salido detrás de Albon. Así que, en general, el resultado del equipo hubiera sido peor si Valtteri no lo hubiera hecho. Le debemos ese lugar".

De esta manera el jefe de la marca de la estrella se siente en deuda con Bottas. El expiloto austriaco no está contento con este tipo de órdenes, pero sabe que es lo mejor para el equipo. El problema de todo esto es que no ha sido la primera vez que el finlandés ha sido tratado como mero escudero. De hecho el propio Wolff tuvo que pedir disculpas por usar esa palabra al referirse así a Bottas tras el Gran Premio de Hungría. "Sabe un poco agridulce, no sé por qué, porque Valtteri habría merecido un podio tras ser un escudero sensacional". Un Bottas molesto respondió, "duele el 'escudero". En Monza 2018 tuvo que ralentizar a los Ferrari para dejar escapar a Hamilton y en Alemania de ese mismo año no le dejaron atacar a Hamilton cuando iba más rápido. Al final todo lo malo ha ido cayendo del lado de Bottas.

Este fin de semana llega el GP de Rusia que se disputa en el trazado urbano de Sochi. Una de esas carreras que ha dado buenos recuerdos a Bottas. Hasta que llegó la carrera de 2018, donde las órdenes de equipo le impidieron luchar por la victoria, dándosela a Lewis Hamilton. Bottas aceptó las peticiones del equipo Mercedes, pero fue el mayor enfado del finlandés desde que llegó a Mercedes. Wolff prometió delvolverle ese triunfo en las próximas carreras, pero esa promesa se esfumó con el tiempo.

La caída y su renovación

En Mercedes siempre han sacado pecho por no tener estrategias de equipo, pero han sido varios los momentos en donde las han llevado a cabo. Bottas ha tenido que lidiar con un compañero del nivel de Hamilton, pero también con un equipo que siempre le ha dejado en segundo plano. El inicio de la temporada 2019 parecía diferente. Bottas llegaba con su futuro en juego y, a pesar de la presión, empezó mostrando un nivel impresionante. Las diferencias eran palpables con Hamilton, pero se veía a un Bottas más competitivo y capacitado para dar un susto al británico, como ya hizo Rosberg en 2016.

El primer varapalo llegó en Mónaco. El finlandés vio como se cortaba la racha de dobletes y Hamilton, con su tercera victoria consecutiva, empezó a poner tierra de por medio. Hasta ese momento la distancia entre ambos era de siete puntos. A partir de ahí el rendimiento del finlandés empezó a caer.

Quizá ese inicio sirvió a Mercedes para firmar su renovación un año más. El otro apartado clave para ellos es que saben perfectamente que es un piloto que no llega al nivel de Hamilton, pero es consistente y le tienen maniatado para que no cree problemas en el equipo. La idea de Wolff es clara. Tenemos a al mejor piloto como líder, tranquilo y contento, y con tener a otro piloto que vaya sumando estamos contentos. Este fue uno de los motivos por el que descartó a Fernando Alonso. El austríaco ya vivió una temporada difícil cuando Rosberg fue campeón del mundo y no tiene en su mente repetirlo. Ahora llega Rusia. Mercedes se la debe a Bottas del año pasado y el finlandés lo recuerda. “Tengo un trabajo inacabado en Sochi”. ¿Habrá órdenes de equipo si hay oportunidad?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios