Ni Hamilton ni Bottas acabaron en el podio

El enfado de Lewis Hamilton o cómo Mercedes ignoró a su piloto (que tenía razón)

Lewis Hamilton salió enfadado del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1. El británico tenía en su mente la estrategia ganadora, pero Mercedes miró hacia otro lado

Foto: Hamilton se tuvo que conformar con ser cuarto. (@LewisHamilton)
Hamilton se tuvo que conformar con ser cuarto. (@LewisHamilton)

“Me llamaron demasiado tarde (a boxes) y es frustrante, obviamente, porque era lo suficientemente rápido como para ganar la carrera, pero no hemos tomado las decisiones adecuadas”. Lewis Hamilton salió enfadado del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1, y es más entendible cuando supo de la estrategia ganadora y no le hicieron caso. Hamilton comunicó por la mañana que lo ideal era hacer la parada pronto en una estrategia similar a la de Vettel, pero en el box tomaron otra opción que dejó al líder del mundial fuera del podio, con un cabreo considerable y viendo como Ferrari se llevó todos los éxitos. Ya van tres triunfos consecutivos para dolor de los de Brackley.

“Por la mañana, pensé que teníamos que hacer un ‘undercut’ aunque eso significara entrar en tráfico. Me dijeron que no y pensé que había que hacerlo de todos modos, arriesgarnos, y lo estaba diciendo, ‘undercut, undercut...’, y entramos demasiado tarde”, añadió el inglés sobre la estrategia errónea de su equipo. Hamilton lanzó ese toque de atención a su equipo, pero posteriormente hizo labor de líder de equipo, recapacitó y destacó que los errores son de todos. “He de enfatizar que ganamos y perdemos como equipo. Si metemos la pata lo hacemos juntos. No es un buen día, lucharemos otro día”, terminó el británico, marchándose con la cabeza baja ante la ocasión perdida en Singapur y seguir sin conocer el triunfo tras el parón veraniego.

Inexplicable estrategia

"Salir segundos y terminar cuartos no es propio de Mercedes", comentó Wolff en declaraciones para la televisión alemana RTL. La realidad es que Mercedes se equivocó de estrategia y pecó de conservador en una situación en la que podía haber arriesgado por lo menos con uno de los dos monoplazas. Y sobre todo por la situación que tienen en el mundial. Hamilton pidió parar pronto, pero en el equipo hicieron oídos sordos. Vettel y Verstappen fueron los primeros y en una vuelta el 'undercut' ya estaba logrado. Los de Brackley no reaccionaron y decidieron alargar la parada para ambos monoplazas. La decisión que les condenó.

Los neumáticos estaban destinados a aguantar no mucho más de 20 vueltas y cuando se quedaron al frente empezaron a desangrarse. Hasta cuando los dos Ferrari quedaron atrapados detrás de Lance Stroll, seguían rodando más rápido que el británico con aire limpio. Bottas paró en la vuelta 23 para evitar caer tras Alex Albon y en Mercedes continuaron con la misma idea, alargar la agonía de Hamilton en la pista con unas gomas destrozadas.

Seis vueltas tardaron en descubrir que ya no había solución. Hamilton se quedó a un paso de salir incluso por detrás de Albon y caer a la sexta plaza. Bottas fue el que salvó la situación. Se le ordenó ralentizar al Red Bull para evitar la debacle de su compañero. “Si hubiese ido a fondo le habría hecho el 'undercut' y Albon también. Veo el punto desde la perspectiva del equipo. Sé que será igual si es al revés y me aseguraré de que así sea. Pero obviamente desde el exterior se ve bastante mal. Desde mi lado, estar en esa situación va completamente contra mi instinto”, comentó el finlandés.

Con gomas seis giros más nuevas esperaban atacar en las vueltas finales, pero los tres coches de seguridad provocaron que las gomas de sus rivales no se vinieran abajo. De esta manera la estrategia terminaría por fracasar. Hamilton terminó cuarto y Bottas fue quinto. A Mercedes se le volvió a escapar una victoria que tenía muy por la mano ante la inflexibilidad del muro y la poca velocidad de reacción. Ya con un rival digno enfrente, se podía esperar que los alemanes hubieran tomado cartas en el asunto. Sin embargo, Singapur volvió a dejar constancia del desastre estratégico que están acostumbrando a ser en momentos de una mayor igualdad.

Lewis Hamilton en acción durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)
Lewis Hamilton en acción durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)

¿Exceso de relajación?

Su cómoda temporada parece estar jugando en su contra las últimas carreras. Un exceso de relajación que lleva a malas decisiones y estrategias que arruinan grandes premios donde tienen el ritmo suficiente para ganar. Es una tónica que se percibe en el paddock y el propio Hamilton también lo ha notado. El británico tiene en el mundial en el bolsillo, pero es un ganador y cada fin de semana de gran premio quiere estar en lo más alto del podio. “Parece que Ferrari tiene más hambre que nosotros. Tenemos que dejar de perder el tiempo y darle caña”, comentó Hamilton en declaraciones que publica el diario británico The Guardian.

Y es que en tres carreras Ferrari ha dado la vuelta a la tortilla. El mundial es imposible, pero en estos momentos demuestran ser el equipo más fuerte, ya no solo por el nivel de su monoplaza, sino también en la toma de decisiones. Charles Leclerc firmó su quinta pole. Desde el regreso a la actividad tras las vacaciones de verano, Leclerc se ha convertido en el dominador de los sábados con poles en Spa, Monza y este sábado en el circuito de Marina Bay, desempatando así con los pilotos de Mercedes, que quedaron en cuatro cada uno. Muestra clara de la superioridad de los de Maranello y el gran cambio conseguido durante el parón veraniego.

"Tal vez han tenido un buen coche todo el año y simplemente no funcionaba en la ventana correcta. Pero claramente su coche funciona realmente bien en todas partes ahora, así que será muy difícil vencerlos, particularmente porque son muy rápidos en las rectas. No podemos competir con ellos en las rectas en este momento", reconoció Hamilton.

El británico lleva un mes y medio sin saborear un triunfo y ya lanza toques de atención a su equipo para revertir una situación que mancha la brillante temporada de los de Brakcley. Lo ocurrido en Singapur fue un duro golpe por partida doble. Superados en un circuito donde eran favoritos y regalando un resultado que da una tremenda inyección de moral a Ferrari, que no lograba un doblete desde 2017, y a un Vettel que se encontraba en un laberinto sin salida por la presión y las dudas.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios