SÉPTIMA POSICIÓN DE PARILLA

Carlos Sainz, con la cabeza sobre los hombros en el esperpento final de Monza

Pendientes unos de otros para cogerse rebufos, solo Sainz y Leclerc completaron la vuelta final de entrenamientos. Sainz terminó así séptimos, mejor posición de salida de lo previsto

Foto: Carlos Sainz saldrá en séptima posición en el Gran Premio de Italia, por detrás de los dos monoplazas de Renault. (McLaren)
Carlos Sainz saldrá en séptima posición en el Gran Premio de Italia, por detrás de los dos monoplazas de Renault. (McLaren)

"No era ni siquiera propio de categorías júnior. El problema es que todo el mundo intenta coger un rebufo, así que se convierte en un juego de nervios para ver quién lo consigue primero. Y quien sale primero incluso reduce más todavía la velocidad al llegar a la chicane.. Esto es impropio de la Fórmula 1". Toto Wolff resumía la dinámica, de las escenas vividas en la última sesión del Gran Premio de Italia. Donde Carlos Sainz fue uno de los pocos con la cabeza sobre los hombros.

"Bueno, mejor más tarde que nunca", bromeaba tras la sesión el piloto español, que finalmente logró una inesperada séptima posición de parrilla. Porque fueron Sainz y Leclerc los únicos que pasaron a tiempo por la línea de meta para ejecutar la última vuelta lanzada, mientras el resto quedaba atrapado en un pelotón donde se obstaculizaron unos y otros. Aunque los comisarios también consideraron que Sainz, Hulkenberg y Stroll tuvieron su responsabilidad. "Normal que se investigue la última vuelta cuando pasan cosas así. Creo que se está llegando a un punto en que empieza a ser un poco ridículo en la televisión. No sé, habrá gente que le guste por el 'show' de quién va a hacer la vuelta y quién no, y habrá quién diga: 'Pues vaya, para qué existe la 'quali' sin van todos detrás de uno", reflexionaba Sainz nada más bajarse de su monoplaza.

"¿Nadie va? Pues voy yo"

Niko Hulkenberg abría el grupo de los nueve coches que se disponían a afrontar la última vuelta del Q3. Varios de ellos se habían quedado antes sin tiempo por la bandera roja sacada tras accidente de Kimi Raikkonen. Para intentar no ser primero en el grupo, el alemán siguió recto en la primera chicane con la esperanza de ser adelantado. Pero Lance Stroll ralentizó el ritmo para que el alemán volviera a la pista todavía por delante. Se formó entonces un pelotón encabezado por Sainz que quedó en paralelo con Hulkenberg, esperando la aceleración de este y ponerse a su rebufo acelerara.

"Algunos coches que no habían completado la vuelta de la Q3 por la bandera roja esperábamos que se pusiera delante y nos adelantase, pero por radio me avisaron que se acababa el tiempo", explicó después Sainz. Cuando el español comprendió la situación y recibió el aviso de su equipo, decidió acelerar para llegar a la línea de meta antes de que terminara la sesión. Lo logró, con Leclerc a su espalda. No el resto.

Ante los comisarios

Sin rebufo alguno, Sainz tampoco pudo superar el tiempo de los dos Renault. Comenzó entonces la polémica. "Yo ya había completado una vuelta, pero había dos o tres coches que no la habían completado y han preferido no completarla, parece", dijo Sainz al término de la sesión. Sainz explicó por qué semejante espectáculo en una pista tan singular como Monza. "El rebufo supone entre medio y segundo siete décimas, por eso todos los queremos, porque si no perdemos esas décimas. La única vez que no te sirve es cuando no haces la vuelta, así que ya la haces aunque sea sin rebufo", apuntó para explicar por qué decidió ponerse en cabeza para intentar completar ese último giro. "Sabía que tenía un margen de tres segundos, y cuando me han dicho que nadie iba, pues me he dicho: 'Voy yo'. Porque sabía que el que iba detrás de mí no iba a hacer la vuelta". Salvo el piloto monegasco, con la pole asegurada, fue lo que ocurrió. "Los dos Renault estaban hoy a años luz en la 'quali', desgraciadamente, pero mañana salimos séptimos delante de un Red Bull, así que perfecto".

Sin embargo, Hulkenberg, Sainz y Stroll fueron llamados ante los comisarios tras la sesión. En primer lugar, el alemán fue exonerado de su excursión por la primera chicane. Posteriormente, los tres recibirían una reprimenda porque, según los comisarios, para buscar el rebufo de un rival habían rodado "innecesariamente lentos, y jugaron un papel significativo en el agrupamiento de monoplazas en un momento crítico de los adelantamientos". Aunque el piloto español fue el único en completar a tiempo el giro de preparación y entrar bajo el tiempo reglamentario

La lluvia y los Renault

Con la posición de Sainz el Gran Premio de Italia toma otro cariz para McLaren, que tiene a Lando Norris al fondo de la parrilla. Porque el resultado de los entrenamientos superó las expectativas de McLaren para el fin de semana, habida cuenta del rendimiento del monoplaza británico en este tipo de trazados ultrarápidos. Aunque Sainz lanzaba mensajes más positivos el día anterior sobre el MCL34 respecto a Spa, el equipo no había podido probar el neumático más blando el viernes, por lo que no tenía referencias comparativas para los entrenamientos clasificatorios. La bandera roja por el accidente de Raikkonen y el desbarajuste de los entrenamientos dejó incluso a uno de los Red Bull (Alexander Albon) por detrás.

El domingo también podría aparecer la lluvia, abriendo así el abanico de opciones para todos. Sainz vuelve a confiar en la mejora del ritmo de carrera del MCL34 el domingo respecto al sábado: "Va un poco mejor siempre, pero en 'quali' Ricciardo y Hulkenberg nos han sacado bastante, así que mañana será difícil batirles".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios