Es noticia
El torpedo que podría hundir la temporada de Carlos Sainz y McLaren
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA FIABILIDAD DE RENAULT, EN EL AIRE

El torpedo que podría hundir la temporada de Carlos Sainz y McLaren

El GP de Bélgica confirmaba que Renault suma los peores datos de fiabilidad, con su propio equipo a la cabeza, y las estadísticas juegan en contra para el último tercio de campeonato

Foto: En Spa, los dos monoplazas de McLaren en la misma carrera por primera vez en la temporada (McLaren)
En Spa, los dos monoplazas de McLaren en la misma carrera por primera vez en la temporada (McLaren)

McLaren, y particularmente Carlos Sainz, vieron truncada en Spa su magnífica racha. El español sin la menor opción, pero más costosos fueron los diez puntos de oro perdidos la última vuelta con Lando Norris tras la inesperada resurrección del MCL34 el domingo. Por primera vez en la temporada, la fiabilidad derrotó simultáneamente a los dos monoplazas británicos.

Durante el último tercio del campeonato se acumula la factura de la fiabilidad una vez superados los elementos mínimos reglamentarios de cada en unidad de potencia. Entrarán entonces en juego la fortuna y un factor aleatorio independiente del rendimiento del monoplaza y sus pilotos ¿Hasta qué punto esa fiabilidad supondrá una amenaza para Sainz y McLaren ante el historial de Renault en 2019?

Foto: Lando Norris ha sido un gran descubrimiento para McLaren y para la Fórmula 1. (EFE)

No fue el motor

El pasado gran premio envolvió al equipo británico en un torbellino. “Ya veremos, tampoco se habla de un motor que nos vaya a dar más de tres décimas por vuelta, más bien lo contrario". Sainz no parecía muy convencido el pasado jueves ante el potencial de la nueva Spec C, cuya introducción le supuso cinco puestos de parrilla. Una operación que también incluía, por supuesto, a los pilotos de Renault. El objetivo era introducir la última evolución que será utilizada durante el resto de la temporada, aunque no lo fuera en carrera para ninguno de los monoplazas dotados con los motores franceses ¿Tuvo algo que ver la operación de Renault, y que perjudicó especialmente al equipo británico?

A pesar de las apariencias iniciales, las dos averías de ambos MCL34 no estaban relacionadas entre sí. En el caso de Sainz, se trataba de un conector del acelerador y no una rotura de motor, por lo que esa unidad de potencia (Spec B) podrá ser utilizada durante el resto de la temporada. Sin embargo, en el caso de Norris, sí se trató de una inesperada avería sin previo aviso de un motor aún con vida útil por delante. El británico tendrá así que penalizar en Monza, donde podrá introducir la Spec C que debería llegar hasta final de temporada.

"Esperaba más"

Como se ha confirmado en 2019, la pugna por el cuarto puesto del campeonato será sumamente encarnizada. Al margen del rendimiento de cada monoplaza de la clase media según el tipo de circuito, aquellos con menor fiabilidad sufrirán las consecuencias en forma de penalizaciones de parrilla y el lastre consecuente en carrera. McLaren sumará, a los diez puntos perdidos, el retraso de Norris en parrilla y en un trazado de complicado adelantamiento. Por su parte, Sainz tendrá que cruzar los dedos el resto del campeonato con la nueva Spec C introducido el viernes en Sapa. Que tampoco fue, al parecer, para tirar cohetes, ya que su objetivo es mejorar la fiabilidad más que ganar prestaciones extra. “No hay nada nuevo, esperaba más”, reconocía el piloto español tras el primer contacto con la nueva especificación

Sainz comenzó el campeonato con el pie cambiando y su primer motor acabó fuera de combate en Australia, lo que supuso penalizar en Austria. A partir de ahora, el madrileño tendrá que combinar los motores disponibles tanto viernes como domingo. Y a ser posible, rezando para que no se produzcan fallos mecánicos que fuercen la introducción de ICE adicionales (cámaras de combustión) o partes de la unidad de potencia con las consiguientes penalizaciones. Los antecedentes no invitan al optimismo en este aspecto.

placeholder Carlos Sainz al volante del McLaren en Bélgica. (Reuters)
Carlos Sainz al volante del McLaren en Bélgica. (Reuters)

Las probabilidades, en contra

“Nos dicen que están muy contentos con el progreso durante el invierno, han encontrado muchos kilovatios y creen que estarán en la lucha, en Renault creen que el motor será muy competitivo esta temporada”. Zak Brown exteriorizaba la confianza de Renault a principio de temporada, confirmada en las primeras carreras con la mejora de prestaciones y velocidad punta que proporcionaban el propulsor francés. “Creo que han dado un paso en la dirección adecuada. Aunque todavía estamos un poco detrás de Ferrari y Mercedes, definitivamente parece que ahora tenemos algo con lo que luchar, por fin", reconocía Sainz tras debutar en Australia. "He hecho cuatro temporadas en F1, y en las cuatro he rodado unos diez kilómetros/hora por detrás en las rectas. En Melbourne vimos que solo eran 2 0 3 km/h en relación a los equipos grandes, así que estamos ante una situación muy esperanzadora". Sí, pero…

Tanto Daniel Ricciardo como Niko Hulkenberg montaban en Bélgica la quinta y sexta ICE respectivamente, las peores cifras de toda la parrilla, así como cuatro turbos y MGU-H. Sainz, cuatro ICE. Solo Toro Rosso cuenta con cifras cercanas pero, en conjunto, las de la escuadra italiana -conejillo de indias del primer equipo- y Red Bull son inferiores a las de Renault y McLaren. Salvo el caso de Stroll, todos los equipos con motores Mercedes llevaban dos ICE hasta llegar a Spa, al igual que con Ferrari. Por tanto, la tendencia y las probabilidades juegan en contra de las unidades de potencia francesas a no se que la última Spec 3 mejore el terreno de la fiabilidad.

Para Sainz, Monza se antoja terreno complicado ante los antecedentes de Spa. El alerón de baja carga aerodinámica no funcionó como el de alta carga utilizado Hungaroring, por lo que el sábado podrían repetirse las dificultades de Spa en un trazado incluso más complicado para el adelantamiento. Pero, por encima de todo, la experiencia del Gran Premio de Bélgica puso crudamente en evidencia de que McLaren no depende solo de sí mismo.

Fórmula 1 McLaren Bélgica
El redactor recomienda