Espectacular pole del monegasco

El vapuleo de la temporada en Ferrari: por qué Leclerc puede hundir a Vettel

Más de siete décimas entre dos compañeros de equipo es una diferencia imperdonable y más cuando el que recibe este vapuleo es todo un tetracampeón del mundo

Foto: Leclerc dio una exhibición este sábado en Spa. (EFE)
Leclerc dio una exhibición este sábado en Spa. (EFE)

Más de siete décimas entre dos compañeros de equipo es una diferencia imperdonable y más cuando el que recibe este vapuleo es todo un tetracampeón del mundo. Charles Leclerc dio una auténtica lección de pilotaje a una vuelta en la clasificación del Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1 y se llevó la pole en Spa por delante de un Sebastian Vettel que cometió errores durante toda la vuelta clave.

“Es bueno que hayamos logrado monopolizar la primera línea de carrera. Eso sí, no estoy del todo contento porque en la lucha por la pole he estado desaparecido”, comentó Vettel al término de la clasificación. Lo conseguido este sábado en Bélgica va más allá que una simple pole o un 7-6 a favor del monegasco. Las diferencias palpan un cambio generacional en la Scuderia. Hablan de un claro hundimiento de un piloto que ya ha perdido el liderazgo de su equipo en poco más de media temporada. En carrera el alemán lidera 8-4, pero las sensaciones que han dejado ambos pilotos son claras. Ferrari tiene un futuro campeón del mundo en sus manos, un diamante en bruto que todavía tiene que pulir, pero también tiene otro piloto que está en un claro declive y que, si continua en 2020, la temporada y media se le puede hacer muy larga.

La comparativa de las dos vueltas

"Me he sentido muy bien. El primer sector no ha sido como quería, en especial la primera curva. Hemos ido muy lentos por el tráfico. Desde la segunda curva en adelante hemos sido muy fuertes", manifestó el monegasco. La comparativa de las dos vueltas definitivas dejan a las claras la confianza que tiene cada uno en su SF90. Leclerc es mucho más agresivo y ataca las curvas pasando por cada vértice y sin apenas contravolantes. El monegasco firmó una vuelta prácticamente perfecta.

En el otro lado, el alemán entró pasado en cada una de las curvas lentas del trazado belga. Solo en el primer sector Vettel fue más rápido. La parte del circuito que menos complicaciones tiene. En la cámara 'onboard' se veía un monoplaza mucho más nervioso. Los contravolantes estaban a la orden del día y cada vértice pasaba factura. Finalmente el segundo sector fue el que marcó la diferencia, y en el tercero el alemán recibió la estocada definitiva hasta el punto de casi perder la posición con Lewis Hamilton.

Vettel no para dibujar un SF90 nervioso para su estilo, pero que en manos de su compañero es totalmente diferente. En Spa el SF90 era rápido en todas las zonas del circuito. Por tanto, no se trató de un bonito duelo entre dos pilotos a igualdad de monoplaza, sino que uno fue capaz de alcanzar una dimensión imposible para el otro. Lo grave para Vettel es que esta pueda ser la tónica de aquí a final de temporada. Y, sobre todo, de cara a un 2020 en el que Leclerc puede estar todavía más asentado en la Scuderia y con más experiencia en el gran circo. Hay que recordar que tan solo es su segundo año, por lo que el monegasco no parará de crecer. Verstappen es el mejor ejemplo. Cada año que pasa su pilotaje es más sólido.

Ya no hay un líder en Ferrari

Uno de los cambios que se ven en Ferrari es que Vettel es cada vez menos líder a pesar de su trayectoria. En Spa, muchos optaron por darse rebufo para rascar algunas décimas, pero en Ferrari huyeron de ello con el objetivo de demostrar que no tienen favoritismo por nadie. Una idea que difiere mucho de lo vivido al principio de temporada cuando las estrategias apostaban siempre por el alemán. Después de doce carreras esa tendencia ha cambiado y el hombre que ha conseguido lograr eso ha sido el propio Leclerc. "Sí, cuando estaba en el garaje me daba igual el rebufo. Quería estar solo y ha funcionado bien. Hemos tenido más problemas en ritmo de carrera y tenemos que trabajar en ello. Mirando el ritmo de hoy, creo que seremos fuertes", comentó Leclerc.

A pesar de las grandes diferencias de Leclerc con el resto, el ritmo de carrera se ha convertido en una asignatura pendiente y las temperaturas también pueden jugar en contra de los de Maranello. Además, los recuerdos de esta temporada cuando partían con una clara ventaja no son buenos. Por todo ello las celebraciones han sido más tímidas de lo esperado. Vettel espera que el SF90 siga siendo superior al W10 de Mercedes en carrera, pero reconoce que en caso de que haya una bajada de temperaturas, las cosas podrían cambiar.

"Esperamos tener una buena carrera mañana y mostrar un gran ritmo durante las 44 vueltas de la carrera. El coche ha ido muy bien hoy y espero que mañana siga igual. Las condiciones no serán las mismas, las temperaturas deberían bajar", expresó Vettel para finalizar. Nadie se fía de Mercedes, pero que Ferrari no cuente con su primera victoria este domingo, estaríamos hablando del fracaso más grande de toda la temporada.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios