INCAPACIDAD PARA AVANZAR EN LA TEMPORADA

La herida por la que sangra Ferrari cada año desde los tiempos de Fernando Alonso

Históricamente, Ferrari ha evidenciado grandes dificultades para evolucionar su monoplaza en paralelo o por delante de sus rivales. Incluso Red Bull le supera en este terreno en 2019

Foto: De favorito en la pretemporada, Sebastian Vettel ha sido incluso superado por Max Verstappen en la clasificación general (REUTERS)
De favorito en la pretemporada, Sebastian Vettel ha sido incluso superado por Max Verstappen en la clasificación general (REUTERS)

"Introdujimos un fondo del monoplaza que no funcionó como se esperaba, creo que desde entonces hemos entendido la razón, y nos ha ayudado para ser más precisos a la hora de traer nuevas piezas a la pista". Antes de arrancar la temporada en Spa, Mattia Binotto ha reconocido que una de las evoluciones más importantes de la temporada introducidas en Francia no funciona. Nada confirma desde entonces que Ferrari haya ganado terreno en 2019. Más bien al contrario. En sucesivas carreras, incluso Red Bull está superando al equipo italiano con la evolución de su monoplaza.

Parece un mal endémico en Maranello. El historial competitivo de un monoplaza no es el de su nacimiendo, sino el de su madurez a final de año. La capacidad de evolución de un equipo a través de todo un campeonato pone a prueba las costuras de una organización. En el caso de Ferrari, año tras año sangra por la misma herida. Y 2019 tampoco es una excepción. Como el pasado año, o 2017. Como nunca, con aquel doloroso 2012, con Fernando Alonso a bordo.

Para el equipo italiano, el resto de la temporada representa una oportunidad para desmentir el pasado de Maranello en este terreno. ¿Podrán sus técnicos comprender finalmente y dar respuesta a los problemas aerodinámicos del SF90 que le condicionan en tantas pistas? A no ser que Ferrari ya haya tirado la toalla para esta temporada, lo que supondría un fracaso aún mayor. La cuestión es ¿Cuándo en los últimos años ha terminado el equipo italiano una temporada mejor que la empezó?

"El camión lleno de alerones"

"Si mejoramos el coche rápidamente, podemos aspirar a cosas importantes en el campeonato. Tenemos que trabajar 25 horas sobre 24". Nada más bajar de su monoplaza en los entrenamientos del Gran Premio de Australia, Alonso daba la voz de alarma sobre aquel monoplaza que "giraba a la derecha cuando movías el volante a la izquierda", como lo definió Stefano Domenicali por su rendimiento en pretemporada. Toda la temporada quedó sembrada por las desesperadas llamadas para que Ferrari reaccionase durante el resto del año. "Si seguimos con este coche, lógicamente, carrera tras carrera perderemos puntos, ahora son pocos, o ninguno, porque la casualidad ha hecho que estemos liderando el Mundial". Así ocurrió, efectivamente.

Tras su victoria de Hockeneim, y gracias a su regularidad, Alonso disfrutó hasta 40 puntos de ventaja sobre el segundo clasificado. Vettel y Red Bull parecían fuera de juego hasta el verano. Pero Adrian Newey ametralló desde el Gran Premio de Singapur con una batería de novedades en el RB8 que permitió al alemán lograr cuatro victorias seguidas. Mientras tanto, Ferrari introducía piezas aerodinámicas, una detrás de otra, sin éxito. "El camión de Ferrari está lleno de alerones inservibles", ironizaba Pedro Martínez de la Rosa sobre la incapacidad de Ferrari para evolucionar. Sin las herramientas aerodinámicas adecuadas y de simulación, la Scuderia no tenía capacidad para seguir el ritmo de Red Bull. Los entrenamientos clasificatorios eran una tortura para el F2012. Y carrera a carrera la ventaja de Alonso se desangraba (además de sus incidentes en Spa y Japón). En el Gran Premio de la India hubo bronca interna, con un Alonso sulfurado. El resultado de aquella temporada ya es conocido. Al año siguiente, Ferrari hubo de emprender la modernización de su túnel de viento.

Mattia Binotto, jefe de Ferrari. (Reuters)
Mattia Binotto, jefe de Ferrari. (Reuters)

El tiro por la culata de 2018

En 2018, Ferrari contó con el monoplaza más competitivo desde 2008. Y aunque Vettel cometiera errores determinantes, otro factor clave en la pérdida de los títulos fue el tiro por la culata que el equipo se pegó después del verano. Kimi Raikkonen ganó en Estados Unidos, pero solo cuando Ferrari antes decidió retirar las evoluciones introducidas desde el Gran Premio de Singapur, donde Mercedes había ganado en un trazado donde había sufrido tradicionalmente en temporadas anteriores.

Después de Spa y Monza, Singapur suele recibir la evolución preparada en meses anteriores para afrontar la recta final de la temporada. Así, en Marina Bay, Sochi y Suzuka, Ferrari introdujo progresivamente un gran paquete en numerosas áreas del monoplaza. En Japón se recogieron velas desechando incluso suspensiones, el nuevo fondo plano y el alerón trasero. Tras Marina Bay, Hamilton aventajaba a Vettel en 40 puntos. En plena introducción de evoluciones, la diferencia incluso aumentó a 67 a favor del británico. "Dimos un enorme paso atrás, y si tenemos que volver a un coche que fue competitivo hace cuatro o cinco meses, no pueden ser buenas noticias si lo piensas. Nos ha llevado demasiado tiempo darnos cuenta de ello", reconocía Vettel, tras recuperar sus técnicos las especificaciones previas en el SF71H.", reconocía un Vettel que, una vez terminada la temporada, insinuaba sutilmente que no toda la culpa por el título perdido recaía sobre sus hombros. La recta final de una temporada suele resultar letal para Ferrari.

2019, otro tiro al aire

Esta temporada, el propio Verstappen lamentaba en las primeras carreras rodar en tierra de nadie ante los errores de cálculo iniciales en Red Bull con el RB15. Sin embargo, con las evoluciones de Honda, por un lado, y de sus técnicos, por otro, Verstappen reconoció en Silverstone que su monoplaza había alcanzado un magnífico compromiso entre velocidad de paso por curva y recta, el mejor signo de polivalencia para todo tipo de trazados. Ganó dos, pero pudieron ser tres de las cuatro últimas carreras. Tras su Spec 3, Honda prepara otra evolución de motor a la vuelta de verano, y las próximas evoluciones aerodinámicas pueden apuntilllar a Ferrari. Porque son mayores las sospechas de que la filosofía aerodinámica del SF90 no admite más recorrido de evolución.

Sebastian Vettel y Charles Leclerc no ocultaron públicamente su desilusión en Paul Ricard ante las novedades de Ferrari, retiradas algunas de ellas posteriormente, como el fondo plano. El SF90 se ha defendido en las pistas propicias a su alta velocidad punta congénita, pero su baja carga aerodinámica en las curvas medias y lentas le limita en la configuración media de los trazados. Si el SF90 nació con limitaciones difícilmente solubles, se comprobará en las próximas carreras. Pero hasta hoy el equipo italiano no ha sido capaz de enderezar el rumbo durante la temporada, mientras que el Gran Premio de Hungría dejó cruelmente a Vettel y Leclerc a años luz de Mercedes y Red Bull. Ferrari navega a 150 puntos de los primeros y solo 44 por delante de Red Bull. Vettel, a 25 por detrás de Verstappen. ¿Superará también el equipo austriaco a final de año a la Scuderia? Desgraciadamente, el pasado no juega a favor de Maranello.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios