no es todavía el líder que pide ser

Charles Leclerc: por la boca muere el pez en Ferrari

El monegasco cometió un error trascendental cuando luchaba por la victoria, mientras que Vettel salvó a los italianos de un desastre completo en Alemania

Foto: Leclerc acabó contra las protecciones y Vettel en el podio en una remontada espectacular. (Reuters)
Leclerc acabó contra las protecciones y Vettel en el podio en una remontada espectacular. (Reuters)

El Gran Premio de Alemania de Fórmula 1 puede ser recordado como uno de los mejores en mucho tiempo, pero no se mantendrá en la memoria de Charles Leclerc. El piloto monegasco cometió un error que lo dejó fuera de carrera cuando tenía la oportunidad de colocarse primero y conseguir la victoria. El equipo le dio los galones que tanto llevaba pidiendo por las circunstancias de carrera después del nefasto sábado, pero no estuvo a la altura. Todo lo contrario ocurrió con Sebastian Vettel. El alemán demostró a su compañero, con una carrera perfecta, que los galones no se piden en el Gran Circo.

Vettel está teniendo una temporada dura y no está en su mejor estado de forma, pero su actuación en Hockenheim fue sobresaliente. "Ha funcionado todo bastante bien. La primera curva era muy resbaladiza y algunos ahí han sido cautelosos, pero yo he dicho: Tengo que ir a por todas". El alemán pudo redimirse de su fallo en 2018, reconciliarse un poco con Italia y salvar a Ferrari de un nuevo desastre. Leclerc, por su parte, llegó dominando en los entrenamientos, con el cartel de favorito colgado al cuello y confesando encontrarse a gusto al volante del SF90, pero cometió otro fallo (tras Azerbaiyán, Mónaco y España) en un fin de semana donde era el piloto más rápido. Y al final la realidad que deja Hockenheim es que ni Vettel está tan 'acabado' ni Leclerc está tan preparado para liderar a Ferrari como se podía esperar. Alemania corrigió las opiniones extremas.

Charles Leclerc dijo adiós al Gran Premio de Alemania cuando estaba en condiciones de ganar la carrera. (Reuters)
Charles Leclerc dijo adiós al Gran Premio de Alemania cuando estaba en condiciones de ganar la carrera. (Reuters)

La apuesta de Ferrari

"Éramos muy rápidos. Lo siento mucho. Ahora está todo perdido, ha sido una auténtica pena. Un error ha sido suficiente para tirarlo a la basura y ha sido mi culpa", explicó Leclerc. Los italianos apostaron todo al de Mónaco después del desastroso sábado y dejaron a Vettel a su aire con la remontada. El liderazgo del equipo es algo que Leclerc venía demandando durante todo el mundial al sentirse más fuerte que Vettel. Pero cuando le dieron todo ese poder, lo tiró todo por la borda.

En la vuelta 29 era segundo y luchaba por liderar el gran premio después de un gran inicio. En ese momento, Lewis Hamilton hizo su parada. Desde el box comunicaron a Leclerc que pararía en la siguiente vuelta y le pidieron que diera un plus para intentar atacar ese primer puesto. Entonces fue cuando ocurrió el desastre. La apuesta de Ferrari en Alemania perdió el control del SF90, acabó contra las protecciones y dijo adiós a una carrera que hubiese ganado si no hubiera cometido errores después de ver los incidentes de los Mercedes.

El "¡No!" que vociferó por la radio al acabar contra las protecciones define a la perfección el sentimiento de una oportunidad perdida para dar un golpe en la mesa y sentirse verdaderamente el líder de Ferrari. "Era consciente del riesgo en esa zona porque, como se vio en televisión, hubo momentos con derrapes. Desafortunadamente no pude recuperar el coche, sabía que había poco agarre, pero me sorprendió la cantidad de agua que había en la escapatoria, sobre todo con el cambio de neumáticos. Esperaba poco agarre, pero no tan poco".

La carrera perfecta de Vettel

Leclerc, Hamilton, Bottas, Gasly e incluso Verstappen. Todo el mundo cometía errores en una complicada pista menos uno, Sebastian Vettel. El alemán tenía una misión casi imposible entre manos después de tener que salir desde la última posición, pero hizo el trabajo necesario gracias a un pilotaje excelso desde el comienzo. "Ha sido una buena salida, pero ha sido difícil ver. Después ha sido difícil encontrar el ritmo y no me he sentido cómodo con los intermedios. Tenía una altísima degradación. Ha sido difícil saber si la pista se estaba mojando porque los neumáticos perdían", explicó Vettel.

"Luego pasamos a los 'slick' y siguió lloviendo, así que volvimos a los intermedios con la relanzada. En general, ha habido muchas decisiones que tomar y algunas no han sido las ideales, pero diría que la mayoría han dado en el clavo, así que estoy muy contento. Me he sentido bien en condiciones mixtas y hemos tenido un par de vueltas que han sido cruciales para remontar", continuó el alemán.

Pasado el ecuador de la prueba, Vettel vio la gran oportunidad de sacar un buen resultado al comprobar que todos fallaban en la pista, y no dudó en ir a por todas en el último tramo de carrera. "En el último coche de seguridad estaba undécimo y me pregunte: '¿Cómo ha pasado esto?'. Después he progresado bastante bien y lo he dado todo y he atacado a tope. Ha funcionado todo bastante bien. La primera curva era muy resbaladiza y algunos ahí han sido cautelosos, pero yo he dicho: ‘Tengo que ir a por todas y conseguir lo que sea porque necesito entrar en zona de DRS’. En la curva dos y tres he estado cerca y tenía un buen rebufo. Así he podido hacer parte de la remontada", explicó.

Leclerc no está para tirar cohetes

La carrera dejó un contraste claro en Ferrari. Vettel dio un claro golpe sobre la mesa con una remontada espectacular ante un Leclerc que volvió a fallar cuando mejor lo tenía. Si el alemán está recibiendo críticas constantes por su rendimiento, la realidad es que su compañero no está haciendo un mejor año. En estos once grandes premios, Vettel aventaja en 21 puntos a Leclerc y ambos suman cinco podios. "Las últimas carreras han sido algo irregulares, aunque mis sensaciones no han sido tan malas como la gente cree. Al final, seguimos empujando. El sábado fue un día duro para nosotros y para Charles fue agridulce. Él estaba en una buena posición, pero la pista estaba muy resbaladiza. Habría estado bien compensar lo del sábado con ambos coches", apuntó el alemán.

No es la primera vez que Leclerc se equivoca gravemente esta temporada. "Vettel ha cometido menos errores que yo", reconoció tras el Gran Premio de Canadá. El piloto de 21 años falló en Azerbaiyán cuando era el favorito para lograr la pole, en Mónaco pecó de demasiado agresivo y en España volvió a fallar en la clasificación después de dañar su fondo plano.

La gran promesa de la Fórmula 1 demuestra que todavía se encuentra verde para comandar una escudería del tamaño de Ferrari. Este es su segundo año en el gran circo y lo ocurrido en Alemania es un golpe de realidad en sus aspiraciones dentro del equipo. La conclusión es que en la carrera del caos, Vettel estuvo sobresaliente y Leclerc cometió un nuevo error de juventud. En la curva 16, como remarcan desde Italia, sus sueños se desvanecieron cuando pudo haber ganado.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios