EL DESASTRE EN TODOS LOS FRENTES

"Esto no lo supero": cuando el 'sargento' de la F1 echa humo con sus pilotos

Haas vive hoy enredado en todo tipo de problemas. Pero Guenther Steiner, su máximo responsable, aún no ha superado el fiasco de Silverstone. Algún piloto puede caer para 2020

Foto: Kevin Magnusse (i) conversa con el director de la escudería, Gunther Steiner. (EFE)
Kevin Magnusse (i) conversa con el director de la escudería, Gunther Steiner. (EFE)

“Lo mejor que nuestros pilotos podrían traer a la pelea es una pala, para ahondar más todavía el agujero”. La bronca posterior al Gran Premio de Gran Bretaña entre Guenther Steiner y sus dos pilotos, Grosjean y Magnussen, debió ser antológica. Ni siquiera quiso escuchar sus justificaciones. Y si la escena fuera recogida por los documentales de Netflix en su propia entrega, sería sin duda uno de los puntos culminantes de la saga 2019. “Supero las cosas fácilmente, pero no esto”, ha reconocido Steiner el jueves en Hockenheim, antes de empezar el Gran Premio de Alemania y dos semanas después del tiro en el pie que sus pilotos propinaron a Haas al autoeliminarse a las primeras de cambio en Silverstone.

Días antes, una tormenta de polémicas noticias, mensajes en redes sociales y luchas internas de su patrocinador principal, Rich Energy, rodearon al equipo americano en un culebrón que aún no ha terminado. Grosjean y Magnussen lanzaron la traca final, y cualquiera de los dos podría tener sus días contados en Haas. El equipo americano es un caso curioso. Un empresario americano de gran éxito global llega a la Fórmula 1 con un inteligente planteamiento financiero a través de su acuerdo técnico con Ferrari. Sin embargo, hoy vive maniatado por una rocambolesca serie de problemas, que empiezan con sus pilotos, pasan por su monoplaza y terminan en el esperpéntico episodio de Rich Energy. Imposible que crezcan más los enanos.

Como entró, salió por las orejas

Haas incorporaba en Silverstone una nueva evolución aerodinámica para ser contrastada durante el fin de semana. Sobre todo, en carrera. Durante 2019, el diferencial de competitividad del ritmo a una vuelta y el de carrera es negativamente espectacular. El monoplaza americano no genera suficiente temperatura de neumáticos tras varios giros y el desconcierto técnico es total. De aquí la irresponsabilidad de sus pilotos en Silverstone. “Cuando lo vi en la televisión no podía creerlo, dos coches que se tocan… y eran los nuestros”. La imprescindible y necesaria información comparativa no pudo ser recogida por el enésimo incidente entre ambos pilotos. Como en el Gran Premio de España, aprovechado por Carlos Sainz en los compases finales de la carrera. Allí, presuntamente, puso a sus chicos contra la pared. Por una oreja entró, por la otra salió.

Steiner con Magnussen y Grosjean. (Reuters)
Steiner con Magnussen y Grosjean. (Reuters)

“No me importaba de quien fuera la culpa, porque las instrucciones concretas eran que aunque uno tuviera razón, cedes la posición y lo resolvemos más tarde”. Ni por esas. El propio Steiner, temperamental y con carácter de ‘sargento de hierro’ ha reconocido que nunca estuvo en la zona roja como en Silverstone.“Tienen que entender dónde estamos, y esto es lo que me decepciona”, insiste Steiner en Hockenheim, ahora ya al límite del corte de revoluciones porque la actitud de sus pilotos ya desafía su autoridad y capacidad de gestión. “Me defraudan como persona, pero sobre todo al equipo, lo que es decepcionante. Tuvimos una conversación muy clara después de Barcelona sobre qué hacer y no hacer, y no se han seguido las instrucciones”, y no ha servido para nada, le faltó añadir.

Alguno va a caer

Todo apunta a que en Haas valoran seriamente una renovación en su plantilla de pilotos. “Decidiremos después de la pausa del verano”, contestaba Steiner al respecto en Hockeneim, “dadme algunas carreras más para contestar", en lo que supone un reconocimiento implícito de que el alemán está sondeando el mercado. En 2018, Magnussen fue generalmente más rápido que el piloto francés, protagonista a su vez de numerosos errores (por ejemplo, también en Montmeló) y errático en su rendimiento. Al margen de un carácter voluble y ‘quejica’. Pero el danés también ha hecho de las suyas en pista con su temperamento agresivo y visceral.

El mercado en 2020 parece más abierto, con varios pilotos de posición en el mercado. Por ejemplo, con Toto Wolff buscando incorporar a toda costa a su protegido Esteban Ocon. La llegada del francés puede provocar un posible baile de sillas que facilitarían al equipo americano otras alternativas. Los pilotos de Haas hasta se han convertido arquetipo para la mofa de sus colegas, quienes les citan como referencia para comportamientos estrafalarios en pista. Parece difícil imaginar que Haas seguirá con la misma plantilla por cuarto año consecutivo.

El esperpento de Rich Energy

Pero los males de Haas no terminan en la pista. El esperpéntico culebrón con Rich Energy sigue coleando, ya que se desconoce hasta qué punto afectará económicamente al equipo. Después de tres años, esta era la primera temporada para Haas con patrocinador principal. William Storey, el extravagante CEO de la marca de bebidas hasta esta semana, ya hizo levantar alguna ceja al anunciar en la presentación su pretensión de ganar a Red Bull. Aquella extravagancia se quedó corta, pero ya fue aviso para navegantes.

Primero, Rich Energy perdió un juicio por el flagrante plagio del logotipo de un fabricante de bicicletas británico, que puso además en evidencia su desastre interno. Después, fue el anuncio de rescisión de contrato en las redes sociales humillando al equipo. Luego llegaría la revuelta de accionistas minoritarios, inversores profesionales, algunos llegados al calor de la credibilidad que daba la entrada en Fórmula 1. Poco a poco se descubrió que Rich Energy era un negocio con un enorme stock de latas vacías. La pasada semana, Storey puso sus participaciones y posición en manos de un testaferro, saliendo téoricamente de la empresa y provocando una maraña legal de inciertas consecuencias. En medio de semejante culebrón, el equipo americano. Se desconoce el alcance final del impacto económico para sus arcas, habida cuenta del agujero ya creado por el desfase económico que los resultados en pista de 2019 ya estarán provocando.

Lo dicho, no quedan más enanos. Mientras que la pasada temporada Haas terminó quinto con 93 puntos tras Renault, hhoy tiene solo 16 puntos, penúltimo por delante de Williams, aún a cero en el casillero. Mercedes y Ferrari han confirmado su presencia en los documentales de la temporada 2019 de Netflix. Pero si Guenther Steiner fue una de las grandes sorpresas de Netflix en 2018, esta puede convertirse en la estrella indiscutible. Tiene motivos. Preparando las palomitas.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios