El cambio del piloto monegasco

Cuál es mejor noticia para Charles Leclerc y Ferrari, pero la peor para Sebastian Vettel

Leclerc no oculta su cada vez más confianza con el SF90, como confirman los últimos resultados, a diferencia de un Sebastian Vettel que aún no entiende del todo su monoplaza

Foto: Leclerc se adaptado mejor al Ferrari desde Francia. (EFE)
Leclerc se adaptado mejor al Ferrari desde Francia. (EFE)

"Creo que antes de Francia todavía me estaba adaptando al coche, después creo que cambiamos un poco el enfoque y adapté el monoplaza un poco más a mi estilo de conducción. De esta manera puedo pilotar de una forma más natural”. Charles Leclerc ha encontrado la clave para exprimir al máximo su Ferrari. El monegasco empezó “intimidado” al ser solo su segundo año en el gran circo, pero ha conseguido dar la vuelta a la situación en diez carreras y poner contra la espada y la pared a un Sebastian Vettel que sigue incómodo al volante del SF90. Pero son buenas noticias para Ferrari, ya que lleva cuatro podios consecutivos.

Charles Leclerc sitúa su cambio justo antes del Gran Premio de Francia. "Al llegar a un equipo tan grande, cuando llegué solo era mi segundo año en la Fórmula 1, estás un poco intimidado”, confiesa al llegar a Hockenheim, para explicar su positiva evolución a medida que ha transcurrido la temporada. "Y al instante llegar y decir 'OK, quiero esto, esto y esto' no era la mejor forma de comenzar", apuntó. "Al principio, quería entender el coche, tratar de adaptar mi estilo de conducción lo más posible al monoplaza. En un momento, me las arreglé para hacer cosas buenas adaptando mi estilo, pero luego sentí que había más rendimiento haciendo todo lo contrario, intentando adaptar el coche a mi estilo, y esto ha ayudado a mejorar desde entonces”.

Sebastian Vettel, por su parte, no ha ocultado desde Australia que le cuesta encontrar el punto a este Ferrari. Este jueves, en la rueda de prensa del GP de Alemania repetía un mesaje opuesto al de Leclerc. "Lo daré todo, pero me falta confianza", confesó, "hemos tenido ocasiones en las que el coche parecía que iba bien y otras en las que era más difícil de pilotar, pero eso depende mucho del circuito, y es normal. En las últimas carreras nos dimos cuenta de lo que nos hacía falta, hemos progresado, aunque no somos tan competitivos como queremos, pero entendemos la dirección en la que tenemos que ir", explicó.

Un nuevo Leclerc en clasificación

Hasta Francia, Leclerc demostró ser rápido pero inconsistente, con un déficit en clasificación que le pasaba factura en carrera. Se estrelló en la Q2 en el GP de Azerbaiyán y luego sufrió daños en el fondo plano al salirse de la pista en la Q2 del GP de España. El de Mónaco daba todo en las tres tandas, pero comprendió que no era necesario ir al límite siempre. "Un enfoque que probablemente haya cambiado después de Bakú es presionar demasiado en la Q2", explicó antes de comenzar el Gran Premio de Alemania. "Eso ha sido un error, porque había potencial para acceder fácil a la Q3 con el coche que teníamos, y estrellarnos en ese momento fue probablemente un poco estúpido. Luego, en Barcelona, ​​rompimos parte del fondo plano, pero fue por apretar demasiado fuerte, solté el coche y rompí la pieza. Son las cosas que habría cambiado".

El máximo responsable de Ferrari, Mattia Binotto, reconoció la preocupación en el equipo ante el rendimiento del monegasco. Junto con el piloto, sus ingenieros examinaron al detalle porque el monegasco fallaba en los momentos clave de los sábados. “Se trata de comprensión en cuanto al desarrollo normal de la pista y de cómo puede gestionar el coche para mejorar entre Q1, Q2 y Q3. Hay que mirar hacia atrás en los datos, en lo que hizo, revisar lo que hicimos nosotros y, tal vez, comparar también con Sebastian lo que puede aprender".

El análisis parece que ha funcionado para Leclerc y su progresión ha sido evidente. En Francia endosó a Vettel ocho décimas, en Austria rodo todas las sesiones por delante y firmó una pole estratosférica, y en Silverstone volvió a sacar otras seis décimas a su compañero. Los mejores ejemplos de la evolución de uno y otro. El alemán necesita un triunfo para recuperar su imagen y el liderazgo que mantenía desde que llegó a Ferrari en 2015. Pero en Alemania, en casa, se volverá a encontrar con un Leclerc que cada día parece más imbatible en la Scuderia.

Charles Leclerc durante el Gran Premio de Gran Bretaña. (EFE)
Charles Leclerc durante el Gran Premio de Gran Bretaña. (EFE)

Su cambio de enfoque

El reciente cambio de Leclerc en la forma de afrontar su relación con el SF90 le ha permitido acercarse a tres puntos de Sebastian Vettel en el mundial. Actualmente se encuentra en una racha de cuatro podios consecutivos y liderando a Ferrari en las últimas carreras. (Francia, Austria y Gran Bretaña). Mientras Leclerc está más a gusto con el Ferrari, su compañero de equipo se hunde.

Silverstone confirmó el relevo generacional en Ferrari y certificó el delicado momento de Vettel. Porque su liderazgo en Ferrari está más cuestionado que nunca y ya se encuentra con el agua al cuello. Leclerc de momento es quien echa un cable a su compañero. "Creo que al final Seb también ha hecho muy buenas carreras, tal vez no haya tenido tanta suerte en las últimas, pero estoy bastante seguro de que muy pronto volverá a la cima, es solo cuestión de tiempo", dijo. En Alemania, veremos si Vettel puede cambiar una tendencia que se puede volver muy peligrosa para el alemán dentro de Ferrari.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios