le reclama más de 11 millones de euros

El lío entre Ricciardo y su mánager y por qué han acabado a palos

El exmánager de Ricciardo reclama más de 11 millones de euros por supuestas comisiones relacionadas con el contrato del piloto australiano con Renault

Foto: Ricciardo pierde la sonrisa fuera de la pista. (Reuters)
Ricciardo pierde la sonrisa fuera de la pista. (Reuters)

Daniel Ricciardo ha perdido su eterna sonrisa al estar metido en un lío con su antiguo mánager, quien le reclama más de 11 millones de euros por supuestas comisiones relacionadas con el contrato del piloto australiano con Renault. Ricciardo rompió con Red Bull al final de la pasada temporada pasada, después de alcanzar un inesperado acuerdo por dos años para unirse a la escudería francesa. Su exmánager confiesa haber estado muy presente en ese acuerdo y ahora puede pescar en río revuelto gracias a un trabajo extra que desde el entorno del piloto niegan que haya realizado.

Glenn Beavis es el antiguo mánager de Ricciardo y quien afirma que se le deben "varias sumas" por el contrato que el piloto firmó con la escudería francesa. Unas declaraciones a las que salió rápido al paso el piloto australiano. "La reclamación de Glenn Beavis no tiene base", respondió Ricciardo en un comunicado enviado a 'Autosport', medió que publicó la denuncia de Beavis. "Es lamentable que haya decidido presentar esta reclamación de la que pretendo defenderme en el proceso judicial".

Beavis no es una cara desconocida para los fanáticos de la F1 porque apareció en el documental de Netflix 'Drive to Survive'. En esa serie se pudo ver el proceso de la toma de decisiones de Ricciardo durante la temporada 2018 y el tira y afloja que hubo entre Red Bull y Renault durante toda la temporada.

Las dos versiones

El recurso de Beavis fue presentado a principios de julio y su compañía, Sivana Sports International FZE, reclama que la empresa responsable de los derechos comerciales y de marketing de Ricciardo no le ha pagado la comisión acordada, que suponía "el 20% del valor de todos los acuerdos nuevos que consiguiera y que estuvieran cerrados". Su fichaje por Renault entraría dentro de esto, además de los acuerdos por dos funciones de embajador de marca y una aparición en una película de F1. Esto superaría los 11 millones de euros.

El exmánager mantuvo su contrato con Ricciardo hasta principios de marzo y antes de esa fecha se cerró el acuerdo del australiano con Renault, por lo que reclama su parte del fichaje. Aún así los abogados de Ricciardo y Whitedunes, empresa que tiene los derechos comerciales del piloto, ya enviaron una carta fechada el 30 de mayo donde dejan clara su postura. "no tiene derecho a la comisión, ni a ninguna otra forma o monto de comisión, en relación con el contrato de Renault".

El abogado de Ricciardo, Jeremy Courtenay-Stamp, también habló para la BBC. "La posición de Daniel es muy clara: no hay sentido alguno sobre esta reclamación y lo vamos a defender completamente", dijo. "Hasta ahora solo habrá visto su reclamación. No habrá visto nuestra defensa porque no se ha presentado. Pero se presentará y refutará por completo lo que Beavis está haciendo". La tercera parte afectada, Renault, prefiere estar al margen. "Este es un asunto privado entre Daniel y un tercero y, por lo tanto, no es nuestro lugar para comentar", dijo un portavoz del equipo. Dos versiones bien diferenciadas pero, ¿de dónde llega el lío?

Ricciardo durante el GP de Gran Bretaña. (EFE)
Ricciardo durante el GP de Gran Bretaña. (EFE)

La relación con su mánager

La relación de Beavis con Ricciardo nace en 2012. El mánager proporcionó servicios de gestión y consultoría al piloto hasta los instantes iniciales de esta temporada. Pero el momento más caliente llegó en 2017 y 2018. Beavis comenzó las conversaciones con Renault y su jefe, Cyril Abiteboul, a mediados de 2017, un año antes de que se anunciara el acuerdo real. Los detalles completos del contrato de Renault y Ricciardo están redactados en los documentos oficiales, pero la reclamación de Beavis se refiere a los términos acordados en agosto de 2018. Fecha en la que los equipos anuncian el fichaje del australiano por la escudería gala en 2019.

En diciembre de 2018, la relación tocaba a su fin, Beavis confirmó que Ricciardo quería rescindir su acuerdo con efecto inmediato y todo ello estaba en marcha para cerrarlo en enero. Sin embargo, el mánager confiesa que pidió tiempo para seguir trabajando en cerrar el contrato de Ricciardo en Renault y defiende que trabajó en ello más allá del pasado mes de enero, en concreto hasta el 7 de marzo. Este tiempo de trabajo extra en el contrato de Renault es por el que Beavis pide ese 20% del sueldo base de Ricciardo. Desde el entorno del australiano tienen claro que el acuerdo con la escudería francesa lo terminó por cerrar el propio piloto, por lo que lo que demanda Beavis se quedaría en aguas de borraja.

Todo este lío entre Ricciardo y su mánager tiene un claro destino, los juzgados. Una polémica fuera de la pista que de momento no ha parecido distraer al piloto australiano de sus responsabilidades en una temporada complicada. Porque Renault no está a la altura de la que muchos esperaban y en Enstone necesitan la mejor versión de su piloto estrella.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios