SUS PILOTOS VUELVEN A ELIMINARSE ENTRE SÍ

A Haas le siguen creciendo los enanos y además le vacila su excéntrico patrocinador

El equipo estadounidense se encuentra penúltimo en el campeonato, con un gran lío con su patrocinador, sin soluciones a corto plazo y con un par de pilotos que no paran de cometer errores

Foto: Kevin Magnussen durante el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1. (Reuters)
Kevin Magnussen durante el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1. (Reuters)

"No entendemos qué ocurre, es extraño y frustrante (...) Lo mejor que nuestros pilotos podían aportar hoy era una pala, para cavar más hondo el hoyo en el que estamos". Al término de la pasada carrera Guenther Steiner resumía la temporada de Haas. Penúltimo en el campeonato, con un enorme lío con su patrocinador principal y sin soluciones a corto plazo. Este fin de semana le volvieron a crecer los enanos gracias a los errores infantiles de sus pilotos.. En Silverstone se tocaron entre ellos y acabaron fuera de carrera en apenas diez vueltas. Situación que aprovechó el responsable de Rich Energy para echar más leña al fuego y burlarse del equipo, inmerso en la polémica con su patrocinador principal.

Haas parecía haber tocado fondo. En Silverstone los graves problemas de ritmo de carrera parecían quedar solventados, pero tanto Romain Grosjean como Kevin Magnussen se encargaron de arruinar todo el trabajo del equipo en la primera vuelta. Y no es la primera vez que la lían. El francés, que había vuelto a la configuración inicial de Australia para intentar buscar soluciones se tocó con su propio compañero de equipo en la curva 5, dañando ambos sus monoplazas en un fin de semana donde ambos pilotos esperaban mejorar sensiblemente. Desde Rich Energy aprovecharon el desastre en Silverstone para burlarse de forma cruel de Haas. Compartieron en Twitter una imagen de William Storey, CEO de Rich Energy, montado en una especie de carrito de transporte y con un mensaje: "Gran comienzo, chicos".

Su patrocinador echa leña al fuego

El equipo estadounidense había pasado todo el fin de semana de carrera envuelto en un culebrón con su controvertido patrocinador principal, Rich Energy. La empresa de bebidas energéticas rompió la relación de forma sorprendente en un escueto comunicado. "Hoy terminamos nuestro contrato con Haas por bajo rendimiento. Nuestro objetivo era vencer a Red Bull y estar detrás Williams en Austria es inaceptable. La política y la actitud de la Fórmula 1 también está inhibiendo nuestro negocio. Deseamos lo mejor al equipo", anunció el 10 de julio. Unos días más tarde parece que siguen la misma hoja de ruta para intentar humillar a Haas.

La situación es insostenible y puede acabar en los tribunales. "Nuestro cliente tiene derecho a recuperar, por daños y perjuicios de Rich Energy, los 7.5 millones de dólares actualmente pendientes", dice una carta del abogado de Haas a William Storey, de Rich Energy. La carta indicaba que Haas también puede demandar por un total de 44 millones por los años contratados 2020 y 2021. Aun así, la marca de bebidas energéticas insiste en que podía romper el acuerdo por la falta de resultados. Ya esperamos el próximo capítulo.

Se repiten los problemas

Haas está en el fondo del pozo y, además de la polémica con su patrocinador, sus pilotos no dan la talla. Este no es el primer incidente entre ambos pilotos esta temporada. En Barcelona ya se vivieron momentos de tensión en un duelo en el que tuvo que acabar interviniendo el jefe del equipo, Steiner. Magnussen bloqueó a su propio compañero de equipo en varias ocasiones. En la última, Grosjean acabó fuera de la pista, circunstancia que aprovechó Carlos Sainz para arrebatar la posición al francés. Al acabar la carrera, Steiner lanzó mensajes claros por radio, uno a cada piloto: "Romain, seré breve, mantén la calma. Vuelve tranquilo. Vamos a hablarlo, pero estate tranquilo, por favor". “Kevin, el primero en venir a verme, por favor". “Claro, no hay problema”, respondió el piloto con tono obediente. Dijeron que no se volvería a repetir, pero parece que en Silverstone se olvidaron del acuerdo.

"No es aceptable lo que sucede. Dejamos bastante claro con ellos qué no había que hacer después de Barcelona. Estamos en una posición difícil en este momento, tratando de reencontrar el rendimiento del coche en la pista. Todos trabajamos duro como el demonio y teníamos una oportunidad porque nuestras tandas largas eran buenas, pero nos chocamos entre nosotros en la curva 5. Simplemente no es aceptable", comentó el temperamental Steiner. "Una carrera muy decepcionante para nosotros. Solo estoy diciendo lo obvio aquí. Lo mejor que nuestros pilotos podían aportar hoy era una pala, para cavar más hondo el hoyo en el que estamos. Tenemos que volver, reagruparnos y ver qué hacemos en el futuro".

Más allá de los errores grotescos de sus pilotos, Haas se encuentra en caída libre de rendimiento. Está sufriendo más que ningún otro equipo la complejidad de los neumáticos de esta temporada. Comenzó ofreciendo un nivel similar al de 2018 y era favorito para liderar la zona media, pero todo se ha ido al traste en diez carreras. Desde Baréin ha puntuado en dos carreras (España y Mónaco). La tónica habitual ha sido clasificar bien, para despeñarse irremediablemente en carrera y perdiendo toda opción de puntuar. Ahora hasta en clasificación sufre, cuesta ver la luz al final del túnel y encima está a palos con su patrocinador.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios