LA FILOSOFÍA DE GESTIóN DE TOTO WOLFF

El truco de Mercedes o por qué 20 ingenieros meditan en horas laborales

Detrás de una organización de éxito como la de Mercedes late una filosofía de valores y un liderazgo que los inspira y que Toto Wolff impregna a lo largo de toda su estructura

Foto: Los mecánicos de Mercedes cambiando el alerón delantero a Hamilton en Austria. (EFE)
Los mecánicos de Mercedes cambiando el alerón delantero a Hamilton en Austria. (EFE)

Detrás de una organización de éxito late una filosofía de valores y un liderazgo que los inspira e impregna a lo largo de toda su estructura. La temporada 2019 puede ser un buen ejemplo. Tras lograr todos los títulos desde 2014, Mercedes y Lewis Hamilton van camino de batir el récord absoluto de Ferrari y Michael Schumacher. ¿Cómo consigue Toto Wolff y su equipo semejante trayectoria y rendimiento desde entonces?

En 2017 y 2018, por ejemplo, Ferrari superaba a Mercedes en pista en determinados momentos. Pero el equipo alemán siempre fue capaz de doblegar a su rival, fruto de su fortaleza operativa y técnica a todos los niveles. ¿Cuáles podrían ser entonces esos exitosos principios que inspiran el grupo humano de Mercedes? “Búsqueda incansable de ser mañana un mejor yo de lo que he sido hoy, una brutal sinceridad contigo mismo, transparencia dentro de la organización para superar los errores y deficiencias”. Y la singular capacidad de Wolff para dirigir su organización.

El austríaco aplica a los suyos los mismos principios que se a sí mismo durante su exitosa trayectoria personal y profesional antes de llegar a Mercedes. Durante la misma, Wolff se ha aplicado al conocimiento de la naturaleza humana inspirada en los sistemas de gestión. Por ejemplo, con la meditación. Si Wolff ha tenido éxito en trasladar esos principios a su organización, se entiende entonces la excelencia de rendimiento alcanzado por Mercedes en la Fórmula 1.

Rosberg y Hamilton se han repartido los títulos desde el 2014. (EFE)
Rosberg y Hamilton se han repartido los títulos desde el 2014. (EFE)

"Me guía la curiosidad"

“Disfruto con lo que hago, he pensado durante el invierno qué es lo que más disfruto, y son las relaciones con la gente”, explica en la entrevista llevada a cabo para la página de la BBC, en la que explica su filosofía personal y de gestión empresarial, a veces indistinguibles una de otra. “Teníamos un ‘coach’ que me preguntó: '¿Cuáles son los sitios en los que más disfrutas para estar?'. Y me dí cuenta que es en el garaje con los mecánicos, verlos trabajar en el coche, o en la base de los ingenieros en la pista y escuchando la inteligencia de esta gente increíble que son capaces de poner en la pista un coche tan rápido. Es la curiosidad la que me guía”.

Según Wolff, “necesitas levantarte por la mañana con un sentido de propósito y objetivos claros, que es lo que te mantiene en marcha. Los objetivos claros te mantienen motivado y energizado”. ¿Y qué objetivos globales ha tenido año a año Mercedes, cuando se conseguía uno tras otro? ¿Cómo elevar el listón? “Ganar el primer campeonato era una montaña enorme que queríamos conquistar, quisimos demostrar luego que éramos capaces de hacerlo por segunda vez. Luego, que éramos capaces de ganar con el cambio de reglas de 2017, con la ambición de ser el primer equipo en ganar con un cambio regulatorio”. Para 2019, el objetivo estaba claro: “Batir el récord absoluto de Ferrari, lo que significa seis dobles títulos consecutivos. El objetivo final de ganar un título era el mismo, pero había un pequeño matiz que nos motivaba”.

Los más duros, a meditar

Wolff no da por descontado “el gran desafío que supone mantenerse energizado y física y mentalmente en forma”, tanto para sí mismo, como para su organización. El austríaco reconoce que practicaba la meditación desde hace muchos años, con grandes aportaciones para su vida personal. Y Mercedes ofrece a sus empleados la oportunidad de trabajar con diferentes entrenadores personales del cuerpo y la mente. “Hacemos ‘mindfulness’, y hemos extendido la meditación a las casi mil personas de todo el equipo. Hace falta aprovechar todas las ganancias marginales para sacar el máximo de tu gente”.

Wolff explica la anécdota de que para empezar el programa se eligió a un grupo de ingenieros considerados inicialmente más remisos o duros para practicar meditación. “Les metimos en una sala -éramos unos veinte- y sorprendería escuchar de que, después de terminado el curso -seis o siete sesiones, aquellos que pensamos que dirían que aquello era absurdo hicieron todo un programa, y al final mejoraron su bienestar general y su rendimiento. Nos sentamos en un semicírculo en la primera sesión y empezamos cerrando los ojos y abriendo las palmas de las manos…”. El propio Wolff fue el primero. “Seguimos adelante y una vez superada la fase inicial de resistencia, y debo decir que ha mejorado la calidad de mi vida tremendamente, y la respuesta que recibimos fue muy positiva”.

Hamilton celebrando el triunfo con sus mecánicos en Brasil. (EFE)
Hamilton celebrando el triunfo con sus mecánicos en Brasil. (EFE)

"Lo ves, lo dices, lo arreglas"

Pero el trabajo cotidiano de diferentes grupos humanos debe finalmente plasmarse en resultados, con el crono como juez último. Para ello, Wolff también acudió al psiquiatra Ceri Evans, también detrás de los éxitos de los All Blacks de Nueva Zelanda, y quien inspiró un mantra que el propio Wolff repite constantemente cuando explica el funcionamiento de su equipo: “Lo ves, lo dices, lo arreglas”. “Esto anima a que todo el mundo en la organización hable y señale sobre nuestros problemas y déficits. Esto ha sido clave para darnos el éxito. En definitiva, se trata de desterrar la cultura de la culpa en aras de la eficiencia última.

“Creo que la gente disfruta en el trabajo. Están bien incentivados, pero esto no significa solo dinero. Es también el reconocimiento, el tener un sitio donde disfrutas para estar, y de las relaciones e interacciones que construyes dentro del equipo. Este ha sido uno de nuestros puntos fuertes”. Wolff presume de la ausencia “de política interna” en el equipo, “la honestidad y la integridad es lo más importante. Es un entorno donde la gente se atreve a hablar. Estimulamos que la gente dé su opinión porque es importante para tu desarrollo. En definitiva, un entorno positivo en un mundo donde las cosas no siempre son divertidas”.

Como ejemplo práctico, Wolff acude a la evolución de sus monoplazas en tiempos recientes, muestra de la capacidad de su equipo técnico para corregir el rumbo con efectividad. “Hay que intentar lograr un entorno donde puedas desarrollar tus fortalezas y reducir tus debilidades. Era muy visible en pistas como Budapest y Singapur, donde rendíamos por debajo de nuestro nivel, en pista de alta carga aerodinámica. E intentamos mejorar. Dimos completamente la vuelta a nuestra filosofía aerodinámica porque sabíamos que encajaría en el nuevo reglamento, o esperábamos que así fuera. Y tuvieron un gran acierto”.

La 'gestión' de Hamilton

Lewis Hamilton es otro ejemplo de la filosofía aplicada de Toto Wolff. El británico rinde cada año a un nivel superior, aunque también comparte su vida profesional con otras actividades que podrían debilitar su rendimiento. El austríaco no está de acuerdo, y la realidad le ha dado la razón. “Lo más importante es reconocer que todos somos diferentes individuos y necesitamos diferentes marcos para rendir bien. “Lewis es alguien que necesita perseguir otras ambiciones e intereses. Y mejor que meter a alguien en una caja y decirle: “Así es como debe comportarse un piloto de carreras: sé puntual, evita el 'jet lag', no grabes música después de un viaje y duerme…Me dí cuenta muy pronto que al darle esa libertad para perseguir sus intereses fuimos capaces de sacar más rendimiento (de Hamilton) en la pista”.

Wolff captaba así uno de los rasgos más distintivos en el piloto británico: “Tengo la sensación de que necesita retirar su mente de las carreras, y si lo puede hacer en un desfile de moda que le estimula, o grabando algo de música, o haciendo ‘snowboard´con sus amigos, se olvida de las carreras y luego vuelve más fuerte y con más energía. A veces, la gente más creativa, la que es capaz de superar a otros y rendir a un nivel superior, es la que que vive una vida diferente. Y tienes que ser capaz de asumirlo. Con Lewis, nos gusta quién es, desde luego un atleta absolutamente sobresaliente, y hemos sido capaces de incorporarle a la organización. A su vez, ha sido capaz de inspirarnos y arrastrarnos con él”.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios