UN TRIUNFO DE ENSUEÑO PARA EL EQUIPO

La increíble victoria que podría cambiar el destino de Max Verstappen en Red Bull

En el triunfo del piloto holandés se dieron toda una serie de circunstancias que regalaron a Red Bull una victoria de ensueño en todos los sentidos. Incluso para retener a Verstappen

Foto: Max Verstappen celebrando su victoria en casa de Red Bull con sus mecánicos. (Red Bull Aston Martin)
Max Verstappen celebrando su victoria en casa de Red Bull con sus mecánicos. (Red Bull Aston Martin)

Hay victorias... y victorias únicas. Como la de Max Verstappen en el Gran Premio de Austria. Por las circunstancias, el contexto y también la forma de ganar. "Está ahí arriba, entre las mejores victorias que hemos tenido nunca", dijo Christian Horner después de la prueba. Uno de esos triunfos sobre los que Red Bull podría perfectamente grabar uno de sus famosos documentales.

Un día antes, Helmut Marko había reconocido ante los medios que el holandés cuenta con opciones contractuales para abandonar el equipo bajo ciertas premisas. Bien por la posición en el campeonato, bien por no haber ganado en alguna fecha concreta de 2019. En semejante contexto, Verstappen logró una singular victoria, la primera de Honda en Fórmula 1 desde 2006. Y precisamenrte en Red Bull Ring, el circuito del fabricante de bebidas, teñido del color naranja en sus tribunas. De ensueño, vamos.

El récord de Vettel

"Totto Wolff le ha llamado a él y a su padre repetidamente durante meses", lanzó a los cuatro vientos el propio Marko hace no mucho. El resto de los protagonistas, Wolff incluido, desmintió tan llamativa afirmación. Independientemente del hipotético juego de póker entre las partes, parece que Verstappen podría dejar Red Bull bajo unas condiciones determinadas que se están dando en el presente, a tenor de los resultados. "Hay muchas especulaciones y todo se ha desmadrado", apuntó Horner al final de la pasada carrera sobre esos posibles cantos de sirena de Verstappen.

"Nuestro objetivo sigue siendo convertir a Max (Verstappen) en el campeón del mundo más joven de la historia", repitió Marko tras la victoria. Con datos objetivos en la mano, no parece que Red Bull esté en condiciones de lograr semejante objetivo a corto plazo. De momento, la marca está en manos de Sebastian Vettel, campeón con 23 años y 133 días. Si el holandés no gana el Mundial en 2020, no llegará a tiempo para batirlo.

"Es una gozada"

Al margen de las especulaciones sobre el futuro de Verstappen, su victoria en el Gran Premio de Austria fue extraordinaria en todos los sentidos y fruto de una concatenación casi increíble de circunstancias. "La remontada después de caer a la octava posición, la gestión de los neumáticos, de los frenos... Le oías en la radio, es alguien realmente calmado ahora, y la relación que tiene con su ingeniero, dando la vuelta al coche durante la carrera... Es una gozada poder ser parte de ello y verlo en acción. Ha sido una actuación increíble por su parte", explicó un extasiado Horner. No le faltaba razón. Porque fue una victoria al alcance de pocos pilotos.

"Antes de llegar aquí, no esperaba mucho de los entrenamientos, porque sabía que iban a ser duros", explicó con cierta sorpresa tras el segundo puesto del sábado. Pero algunas evoluciones introducidas en Red Bull Ring funcionaron mejor de lo esperado. ¿Cuándo había salido desde el primera fila el holandés en la presente temporada? Pero las tribunas repletas de seguidores de Verstappen enmudecieron ante la arrancada de Verstappen, despeñado hasta la octava posición incluso por detrás de su compañero. La fiesta parecía haber terminado antes de empezar.

Verstappen quedó inicialmente fuera de la foto estratégica de la carrera. Ferrari controlaba con Leclerc y un Vettel que recuperaba posiciones con ritmo magnífico. Pero el sábado, tanto Mercedes como Red Bull habían cuestionado la estrategia italiana de salir con los compuestos más blandos. Para llevar a cabo una sola parada, entrar en boxes antes que sus rivales —con gomas más duras— podría condicionar el estado de neumáticos en el último 'stint' del monegasco. Pero obsesionado con Mercedes, Ferrari llamó más pronto de lo esperado a Leclerc para controlar a Bottas, a pesar de que aquel quería seguir más tiempo en pista. Comenzaron a abrirse las grietas por donde se colaría Verstappen al final de la carrera.

Max Verstappen señaló el logo de Honda en su mono en el podio del Gran Premio de Austria. (EFE)
Max Verstappen señaló el logo de Honda en su mono en el podio del Gran Premio de Austria. (EFE)

Honda, potencia hasta reventar

Otras circunstancias inesperadas siguieron facilitaron el camino al holandés. Ferrari destrozó la primera parada de Vettel. Hamilton tuvo que cambiar su alerón. A falta de 40 vueltas, Verstappen entró en boxes para montar el compuesto más duro. Ventaja sobre sus rivales. "El coche volvió a la vida en el segundo relevo", reconoció el holandés, quien se mostró espectacular e implacable cuando Honda además le permitió exprimir toda la potencia de su motor hasta el final. Estaba en juego su primer triunfo en la era híbrida.

Por cada adelantamiento del holandés, un fenomenal rugido desde las gradas. Cayeron Vettel y Bottas. Parecía increíble que Leclerc y Ferrari perdieran semejante victoria. Sin Vettel como aliado, Leclerc empezó a lamentar la estrategia de neumáticos. Ante un público que se caía de las tribunas a su paso, Verstappen alcanzó a un Leclerc casi entregado, con la débil defensa de quien ya se sabía derrotado. En el podio se vivió una increíble apoteosis. Con Dietrich Mateschiz abajo. Con responsables del fabricante japonés. No había mejor escenario para culminar cuatro años y medio de pesadilla para Honda. Todo el mundo sabía en la Fórmula 1 que, tarde o temprano, volvería a ganar. Había llegado el día.

"¡Qué pilotaje! Ganar en Austria, con un coche de Red Bull, la primera victoria de Honda desde 2006, con el estilo y la forma con el que ha ganado, ha sido el día perfecto para nosotros". A Horner también le preguntaron si el equipo cuenta con el mejor piloto que nunca ha tenido. "He pensado en ello durante un rato...". ¿Y Max Verstappen? Independientemente de su contrato y del futuro, seguro que Marko podía estar un poco más tranquilo. Al terminar la carrera, Verstappen señaló desde lo alto del podio el logotipo de Honda. Solo el holandés y su entorno sabrán hasta qué punto o no algo ha cambiado.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios