Ya ocurrió en 2018

El destrozo de Austria: el Red Bull Ring se carga más de un millón de euros en piezas

Los primeros entrenamientos del Gran Premio de Austria de Fórmula 1 ha salidon caros a los equipos. Numeros alerones delanteros se rompieron en los libres gracias a los altos pianos disuasorios

Foto: Lewis Hamilton en acción al volante del Mercedes. (Reuters)
Lewis Hamilton en acción al volante del Mercedes. (Reuters)

Los primeros entrenamientos del Gran Premio de Austria de Fórmula 1 salieron caros a los equipos. Un total de nueve alerones delanteros se rompieron en los Libres 1 gracias a los pianos disuasorios colocados en el Red Bull Ring, y otros tantos en los segundos entrenamientos. No todos son reparables. La pérdida completa del alerón puede suponer un coste de 150.000 euros. A lo que se pueden sumar varios fondos planos. Un destrozo para los equipos que puede alcanzar los dos millones de euros en total.

Este problema podría tener repercusiones que pueden llegar a la mesa del director de carreras de la FIA, Michael Masi. Muchos equipos se quejan de las agresivas curvas alrededor del Red Bull Ring y los escollos de 10 centímetros de altura que pueden provocar numerosos contratiempos de cara a la carrera del domingo.

Es una nueva polémica con la que tiene que lidiar la Fórmula 1, después de que este viernes todos los equipos se reunieran con Pirelli para realizar una votación con el objetivo de volver a los neumáticos de 2018. Votación que no fructificó, para desgracia de Ferrari y Red Bull y beneficio de Mercedes.

Muchos damnificados

Los pianos provocaron una masacre en los primeros entrenamientos del Gran Premio de Austria. Varios alerones delanteros acabaron destrozados y pocos equipos se libraron. El anfitrión, Red Bull, fue golpeado tres veces por este motivo. A Lewis Hamilton también le pasó factura: el británico llegó al box con dos alerones dañados. "Uno es reparable, el otro probablemente lo tengamos que tirar", dijo un portavoz de Mercedes. Ferrari también se vio afectado: Charles Leclerc tropezó con uno de los bordillos.

El mayor daño lo recibió Nico Hulkenberg. Cuando salió de la pista en la curva 9 rompió toda la parte izquierda de su alerón delantero. En el camino de regreso a la pista, el ala se desprendió completamente en contacto con un golpe. Además, se dañaron los deflectores y la parte inferior del suelo en el lado izquierdo. Haas también tuvo que desechar uno. "¿En qué pensaban?", preguntó provocativamente el jefe del equipo, Guenther Steiner. Entre los afectados estaba también Lance Stroll, que perdió el control en la curva 4 y pasó por uno de los temidos bordillos. Sin embargo, el alerón era reparable.

Helmut Marko cuestionó la presencia de los pianos. "Arruinan todo. Ya había problemas con la carrera de GT. ¿Para qué son? Hay un montón de espacio en el exterior y nadie tiene la ventaja si comete un error", dijo. El gerente del equipo de Racing Point, Andy Stevenson, es de los pocos que no se ha quejado: "Los pilotos deben correr en la pista. Hay un muro en Montecarlo y nadie se queja".

Mismo problema que en 2018

En 2018, la FIA aprobó colocar estos pianos disuasiorios en Austria para evitar que los pilotos ganaran tiempo en las escapatorias. Una idea que ya destrozó varios alerones ese mismo año. Uno de los equipos más damnificados fue McLaren. Los de Woking se quedaron sin alerones delanteros de respuesto y tuvieron que competir con el de 2017.

Este año el problema ha vuelto a repetirse y con más asiduidad por el cambio en el reglamento con los alerones delanteros. En 2019 son incluso más largos y, por tanto, más propensos a romperse al entrar en contacto con los pianos que separan la pista de la escapatoria. La FIA no parece que vaya actuar y lo bueno para el espectador es que esto añadirá un poco de picante a la clasificación del sábado y a la carrera del domingo donde el más mínimo fallo te puede destrozar.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios