MCLAREN SE ASIENTA EN EL CUARTO PUESTO

El día que Carlos Sainz hizo lo que le dio la gana dentro de McLaren

McLaren disfrutó del mejor fin de semana de 2019, y Sainz consiguió doblegar a un brillante Lando Norris en una carrera que administró a placer y con autoridad en los momentos clave

Foto: Carlos Sainz fue el mejor 'del resto' en el Gran Premio de Francia, por delante de Renault y el Red Bull de Pierre Gasly
Carlos Sainz fue el mejor 'del resto' en el Gran Premio de Francia, por delante de Renault y el Red Bull de Pierre Gasly

“Si puedes mantente en la vuelta del líder, es lo mejor”. A falta de dos vueltas para terminar el Gran Premio de Francia, Carlos Sainz recibía este mensaje de su ingeniero, Tom Stallard. Poco antes había sido doblado Lando Norris por Lewis Hamilton. McLaren defendía el orgullo de que su mejor piloto en la carrera no fuera doblado. Y así, Sainz arrimó su monoplaza al muro con un golpe de volante, como diciendo a los suyos: “¡aquí estoy, no me ha doblado!”. Lo consiguió. Pero el español tenía mejores motivos que celebrar con ese sexto puesto final que remataba un giro más tarde.

La carrera francesa ha confirmado la evolución de McLaren como cuarto equipo de la parrilla en estos momentos. A la progresión del MCL34 se une su eficacia estratégica y operativa, reforzada por el magnífico rendimiento global de sus dos jóvenes pilotos. Sin embargo, el Gran Premio de Francia se había convertido en un desafío personal para Sainz frente a un cada vez mas competitivo Lando Norris. Finalmente el español batió a su compañero y exhibió ante McLaren su capacidad para hacer lo que quería y cuando quería con su gestión de la carrera.

Un paso siempre por detrás

“Siempre iba un juego de neumáticos o una o dos vueltas por detrás para coger ritmo”, se sinceraba Sainz tras caer por la mínima ante Norris el sábado. El británico se había mostrado espléndido y un paso por delante en todas las sesiones. “Es el precio que asumo para que el equipo siga progresando, porque es exactamente lo que quiero del equipo”, reconocía el español ante el lastre de los diferentes experimentos con el MCL34 el viernes. A Sainz no le ayudaba que Norris ser batido nítidamente por primera vez en la temporada. No solo hacia la opinión pública, sino también en el seno del equipo. En carrera se necesitaba la respuesta.

Norris debía caer en la salida para llevar la iniciativa en la estrategia del equipo durante la prueba. Casi también le tocó a Max Verstappen, a quien Sainz atacó durante la primera vuelta. Pero el equipo definió su estrategia rápidamente: en Paul Ricard el enemigo era Ricciardo, y Renault en el campeonato. Importaba el Red Bull de Gasly, no el de Verstappen. Desde la segunda vuelta, el equipo marcaba a Sainz las referencias de Ricciardo y del francés. ¿Objetivo? Consolidar el sexto puesto (dejando un Red Bull a la espalda) a base de mimar los neumáticos como a un bebé y evitar las dos paradas.

Los mensajes de Norris...

El español aufría ‘graining’ en el tren delantero. Y entonces comenzaron los mensajes de Norris. “No puedo mejorar el ritmo si Carlos no lo hace”, le lanzaba el británico al equipo. “Que Carlos tire que estoy dañando mis neumáticos” ¿Era también el británico superior en carrera frente a un Sainz sin capacidad de respuesta? Como el Vettel de algunos momentos de 2019 frente a Leclerc. El peor fantasma para un piloto: acceder a las instrucciones de tu propio equipo que confirman tu inferioridad.

Ese fantasma ganaba cuerpo cuando McLaren priorizaba a Norris en boxes. Pero ¿No tiene preferencia el primer monoplaza en pista? ¿Quería McLaren invertir las posiciones entre sus pilotos? Stallard envió el mensaje al suyo antes de su parada. “Máximo ritmo ahora, Carlos”. Sainz atacó y pudo volver a la pista por delante de Norris, a quien el equipo tampoco le hizo un trabajo fino en boxes. Fue a partir de entonces cuando Sainz demostró hasta qué punto controlaba la carrera a su antojo.

Y el definitivo de Sainz

“Ok, Carlos los neumáticos tienen temperatura. Si pasas a Albon, los problemas con el neumático pasarán de atrás adelante”. Tras su parada en boxes, Sainz volvió a marcar la distancia a Norris. “Carlos, necesitamos un poco más de ritmo si puedes. Otras tres décimas" le pedía Stallard. Y Sainz daba las tres décimas. O más. Así, en varias ocasiones. “Si no acelera el Toro Rosso me va a alcanzar de nuevo”, volvía a pedir Norris. En otro momento el equipo le pedía a sus pilotos 1.36.5 como ritmo ideal para gestionar el neumático. Ambos marcaron en la misma vuelta 1.36.443. Sainz hacía la goma a placer.

Así, hasta que llegó ese mensaje definitivo de Sainz. "Veo que Lando está apretando. ¿Queréis que suba el ritmo?" O lo que es lo mismo: tengo en la cartera los billetes que queráis. "Lando no atacará si haces un 35.8”, le pedía Stallard tras analizar la situación con Norris, Ricciardo y Gasly. Dicho y hecho. Sainz comenzó a tirar y bajar incluso al 1.34 que no había tocado en casi toda la carrera. Allí se acabaron los mensajes de Norris y del equipo. Desafortunadamente para su gran fin de semana, el británico tendría luego sus propios problemas.

McLaren, con el cuarto monoplaza

“El resto de la carrera (después de superar a Norris en la salida) estuvo muy controlada, al ritmo que me pedía al equipo, intentando llegar al final con una parada. Un sexto relativamente fácil y cómodo". Iba sobrado, vamos, mensaje para todos. Si el principal rival de Carlos Sainz en Francia fue Lando Norris, el español contestó a los sucesivos mensajesdel británico en carrera con la única respuesta. "Había ritmo de sobra".

"Sin duda, fuimos el cuarto monoplaza, tanto en entrenamientos como en carrera", afirmó Sainz al terminar el Gran Premio de Francia. ¿Se consolidará en el futuro el salto cualitativo de McLaren en Paul Ricard? Ni el equipo lo esperaba ni nadie sabía explicar las razones. “Pensábamos que este circuito sufriríamos en las curvas 10 a la 13, que son parecidas a la primera de China, donde fuimos mediocres”, explicaba Norris el sábado. La temporada 2019 ha confirmado que el nivel de cada monoplaza -salvo Mercedes- varía según la naturaleza de la pista. Con las similitudes del Paul Ricard y el Red Bull Ring ¿Habrá más sorpresas el próximo fin de semana en Austria? De momento, Carlos Sainz se libró de una semana intensa en la prensa británica de no haber parado los pies a Lando Norris. McLaren tiene suerte con sus pilotos: la pelea entre ambos se presenta apasionante

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios