TERCER PILOTO ESPAÑOLS EN LAS 24H DE LE MANS

Miguel Molina, el candidato español de Ferrari para ganar las 24 Horas de Le Mans

Molina es uno de los pilotos de Ferrari para las carreras de resistencia y afronta con la marca italiana su tercera participación. Como Alonso y García, tiene opciones de victoria

Foto: Miguel Molina (d), junto a Toni Vilander (i) en una prueba de la Blancpain GT Challenge America. (@SROAmerica)
Miguel Molina (d), junto a Toni Vilander (i) en una prueba de la Blancpain GT Challenge America. (@SROAmerica)

Junto con Fernando Alonso y Antonio García, Miguel Molina es el tercer piloto español que participa en las 24 Horas de Le Mans este fin de semana. Y como ellos, también cuenta con opciones reales para ganar la carrera con Ferrari. Porque el catalán es uno de los pilotos oficiales de la marca italiana para las pruebas de resistencia y GT. “Realmente, ya el ir vestido de rojo es un privilegio, sobre todo cuando Ferrari es una marca mundialmente conocida y con la historia que tiene en el deporte del motor. Poder llevar estos colores es especial. Sí que es cierto que también te da una responsabilidad, pero tenemos la suerte de que el coche va muy bien y, como digo, ser piloto de Ferrari es más un placer que no presión nada por el estilo”, comenta el gerundés.

Antiguo piloto oficial de Audi, Molina compite en tres campeonatos diferentes esta temporada, incluyendo uno en Estados Unidos. “Lidero dos de ellos y estoy segundo en el otro…”, explica a El Confidencial horas antes de salir a las 24 Horas de Le Mans, donde tiene la misión de ayudar a lograr la victoria a los dos pilotos habituales de Ferrari en el campeonato: Davide Rigon y Sam Bird.

Pero Molina ya no es un debutante y, en su tercera participación, afronta la carrera conociendo el formato de una prueba que impacta inicialmente a todos aquellos sin experiencia. “El primer año estaba embobado, alucinando con todo lo que veía, porque esto es algo más que una carrera”, indica con la tranquilidad de quien ya sabe qué se le viene encima y actúa en consecuencia. “Esto es algo especial por lo que entra en juego durante toda una semana, incluso para los mecánicos son casi quince o veinte días… Para nosotros la semana de Le Mans es bastante dura, no puedes dejarte energía en cosas que no son importantes porque luego la puedes necesitar sobre todo en la carrera”.

El Ferrari 488 GT3 de Miguel Molina, en las 24 horas de Daytona del pasado año. (EFE)
El Ferrari 488 GT3 de Miguel Molina, en las 24 horas de Daytona del pasado año. (EFE)

"Duermo tranquilo y bien"

Molina llegaba a Le Mans directamente de ganar en Sonoma (Estados Unidos) y tras varias semanas sin descanso. Por ello en Le Mans afronta una suerte de 'Tourmalet' de las carreras tras pasar varios puertos de montaña antes. “Sí, lo noto, además llegué de Estados Unidos casi el lunes y aún estoy arrastrando un poco de jet lag, aunque el cuerpo se va adaptando. Aquí en Le Mans lo que quieres es estar tranquilo, esta vez hay que sacar fuerzas extra y tirar adelante la semana. Por suerte las cosas van bien, voy líder en dos de los tres campeonatos y en otro voy segundo, así que no me puedo quejar. Salvo para alguna cosa (el desfile en el centro de Le Mans de todos los participantes), no nos movemos del circuito durante toda la semana y eso ayuda muchísimo porque cualquier momento te puedes ir al motorhome y descansar un poco. Esta es una de las cosas que ayuda a gestionar todo esto”.

Afrontar la semana en Le Mans requiere saber manejar esa energía, pero otro tema es la carrera en sí misma. Cada piloto tiene sus hábitos a la hora de dormir -o no- en el poco tiempo disponible. La adrenalina, la tensión, el seguimiento de los compañeros por la noche, la mayor o menor experiencia... los años también ayudan en tan importante apartado. ¿Cómo lo lleva en este sentido Miguel Molina?: “No sé si es suerte o no, me puedo dormir tranquilo y bastante bien. Sí que es cierto que mi cuerpo sabe que tiene que estar pendiente. Ya me ha pasado varias veces en carreras de 24 horas que, cuando te vas a dormir después de un relevo y te tienes que despertar despues de tres o cuatro horas, mi cuerpo lo hace antes de que suene la alarma. Descanso, pero con el cuerpo alerta para lo que estamos en ese momento. Es increíble que el cuerpo humano pueda reaccionar de esta manera, a mi me sorprende”.

"El Ferrari aquí es increíble"

Molina compite en la categoría GTPRo, la más disputada de las 24 Horas de Le Mans, con diecisiete coches oficiales de Porsche, Ferrari, Aston Martin, Chevrolet y BMW y un plantel de pilotos oficiales con más de cuarenta victorias acumuladas entre todos ellos. Un coche de cada marca ocupó las cinco primeras posiciones en los entrenamientos oficiales. ¿Qué espera de semejante duelo y cuál es su objetivo?: “Lo importante aquí es no cometer errores, hacer el trabajo que toca y, en mi caso, vengo como tercer piloto, para ayudar a Davide y a Sam para el campeonato. Y, a la vez, intentar hacerlo bien para disfrutar algún día del campeonato completo. Es una responsabilidad, un trabajo difícil, pero tengo muchas ganas e ilusión. Esta carrera hay que tomársela como una normal, aunque no lo sea”.

¿Qué es lo que más le gusta y también disgusta de un circuito de 13,6 km, con medias por vueltasque rondan los 200 km/h?: “Lo que más es el coche, está diseñado para competir aquí y ganar las 24 Horas de Le Mans, solo conducirlo en este circuito es increíble, ves todo el trabajo que se ha hecho en el coche. Y lo que menos, las rectas tan largas que hay, que a veces te relajas demasiado y, cuando viene la curva, tienes que volver a meterte al cien por cien. Es un circuito muy especial y cada vez voy mejor”.

Miguel Molina (i), con los colores de Ferrari en el World Challenge América. (@SROAmerica)
Miguel Molina (i), con los colores de Ferrari en el World Challenge América. (@SROAmerica)

Un podio de ensueño

En su caso, Molina compite con un Ferrari 488 con el que ha de luchar por adelantar, pero también consciente de que será rebasado numerosas veces durante la carrera por los Toyota y el resto de los prototipos. “Es mucho más complicado adelantar a un coche de tu misma categoría que gestionar cuando te adelantan. Es difícil incluso adelantar a los amateurs aunque haya diferencias. En este sentido hay que estar muy atentos. Siempre se dice que pierdes tiempo cuando adelantas a alguien, pero también lo pierdes cuando te adelantan, así que hay que vigilar la cámara y los retrovisores cuando llegan los prototipos, y perder lo menos posible”.

Tanto Alonso como García han subido ya al podio de las 24 Horas de Le Mans, uno de los más espectaculares del mundo. Todo un sueño para Miguel Molina, que este fin de semana podría hacerse realidad. “Llevo solo tres años viniendo aquí, pero pensando subir ahí arriba desde hace muchos años. Tuve la oportunidad de venir con Audi en el 2011 cuando estaba en el DTM y me invitaron a verla. Es algo…cualquier piloto soñaría con estar ahí arriba y quienes lo han logrado son unos privilegiados. Para eso estamos, para conseguirlo algún día. Y si gano, sería la victoria más importante que puedes lograr en tu carrera”, zanja con una sonrisa.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios