El alemán fue el principal culpable

El error impropio de Vettel que queda tapado por la polémica sanción

El alemán se salvó de una quema considerable en la que muchos creen que era el justo ganador, pero la realidad es todo habría seguido su curso si no hubiese cometido el error

Foto: Vettel se quedó sin victoria en Canadá. (EFE)
Vettel se quedó sin victoria en Canadá. (EFE)

La polémica sanción de cinco segundos dejó a Sabastian Vettel sin victoria y Lewis Hamilton cargó con el cartel de villano para los espectadores del Gran Premio de Canadá de Fórmula 1. El alemán se salvó de una quema considerable en la que muchos creen que era el justo ganador, pero la realidad es todo habría seguido su curso si el bueno de Seb no hubiese cometido uno de esos errores que le dejan un escalón por debajo de los grandes de este deporte a pesar de sus cuatro mundiales.

A partir de la vuelta 40, Vettel se dejó caer en la pista y vio como Hamilton se acercaba a un segundo. El de Heppenheim tendría que aguantar la presión del W10 durante 30 vueltas, pero no duró ni ocho. En la vuelta 48 perdió el control de su monoplaza en la curva tres y se fue a la hierba. Salió descontrolado del problema y encerró contra el muro a un Hamilton que no quiso jugarse el tipo. Un movimiento que le costó la carrera al alemán.

No puede con la presión

Un año más, una temporada más, un gran premio más, Vettel volvía a cometer un error que no se debe pasar por alto ya que ha costado a Ferrari la primera victoria. Valoraciones de la sanción aparte, el piloto alemán creó esta circunstancia cuando, a pesar de la escasa distancia con el inglés, tenía la carrera controlada.

El último sector contiene la larga recta. El lugar más apropiado para adelantar, pero Hamilton no podía ni con DRS con la potencia del motor del SF90. En clasificación este sector mató a Mercedes y pudo arruinarlos también en carrera. El propio Hamilton reconocía por radio a su ingeniero que era incapaz ni siquiera de intentarlo. Lo que tendría que ser un mensaje de tranquilidad para el alemán parece que no le afectó positivamente. Solo con ver a la flecha plateada tan cerca le entraron los sudores fríos hasta cometer un error que puede ser clave en el mundial, como ya lo fueron los muchos de los que acumuló en 2018 para servir en bandeja el título a los de Brackley. "Por lo que recuerdo, era más rápido en ese momento y quería presionar a ‘Seb’ para forzar un error, pocas veces puedes hacer eso contra un varias veces campeón, pero llegó”, confesó Hamilton.

Diez vueltas más tarde del incidente se dio a conocer la decisión de Dirección de Carrera. Cinco segundos de sanción. Una sanción que encendió completamente a un Vettel que se olvidó prácticamente de pilotar y empezó a echar sapos y culebras por la boca en los doce giros finales. Totalmente descentrado, los nervios se apoderaron de Vettel en las últimas vueltas. El tetracampeón no entendía el motivo de la penalización. El alemán creía que irse por la hierba era la única opción que tenía en esa circunstancia. “Nos están robando la carrera”, dijo. Lewis aprovechó ese momento de incertidumbre para volver a meterse en su DRS y añadir más presión. Además, por detrás, Charles Leclerc volaba en la pista y ponía en peligro la segunda plaza. Pero el equipo volvía a barrer para casa de Vettel cuando el de 21 años confesaba al final de la carrera que no le comunicaron la sanción del alemán.

Vettel salvó el honor y la imagen de un gran fallo cruzando la línea de meta en la primera plaza para demostrar que era el merecedor de la victoria. Afortunadamente para el alemán pudo salvar la segunda plaza de milagro. El numerito tras la carrera tapó un error imperdonable, pero del que puede acordarse en el futuro él, su equipo y hasta los tifosi.

Vettel durante el GP de Canadá. (EFE)
Vettel durante el GP de Canadá. (EFE)

Un nuevo error impropio de un campeón

El error del piloto alemán se puede añadir a una larga lista que tiene contra las espada y la pared al alemán en la Scuderia. Solo con echar la vista a 2018 se pueden enumerar bastantes errores que acabaron con cualquier opción de Ferrari para volver a reinar en la Fórmula 1.

El más inolvidable en la cabeza de Seb fue el de Alemania. Vettel lo tenía todo de cara para hacerse con la victoria en Alemania, ante su gente, pero el germano cometió un tremendo error cuando lideraba la prueba y entregó así el liderato del Mundial a Hamilton. En Italia trató de atacar a Raikkonen en el arranque y se olvidó de Hamilton. El inglés lo aprovechó y pasó al teutón en una acción que terminaría con Vettel tocando a Hamilton y hundiéndose en la clasificación con un trompo. En la conocida curva de Spoon en Suzuka, nuevo trompo al intetar pasar a Verstappen a la desesperada. Pasó del podio a la 19ª plaza para terminar sexto. Y para finalizar el fallo de Austin que sirvió en bandeja el título a Hamilton. En la primera vuelta trató de superar a Ricciardo, pero yendo por el interior de la curva y con la posición ganada se puso nervioso y trompeó su coche de manera inexplicable.

Este año estaba sufriendo más por los problemas de rendimiento de su SF90 y la poca comodidad que estaba encontrando al volante que por fallos personales. Tan solo en Baréin repitió uno de esos errores habituales en el alemán. Perdió el control de su monoplaza y trompeó al perseguir a Hamilton. Ahora tendrá que cargar a sus espaldas con uno nuevo, aunque Ferrari y el propio piloto miren hacia otro lado.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios