"EL PEOR RITMO DEL AÑO", SEGÚN EL PILOTO

"¡Me gusta la agresividad!". Cómo Carlos Sainz y McLaren sacan agua de un pozo seco

La agresividad de Sainz en momentos clave de la carrera y la habilidad de McLaren en el momento clave de la carrera permitieron lograr un resultado que no estaba en los libros

Foto: Carlos Sainz reconoció que el apoyo del público y correr en casa la ayudaron a ser más agresivo (McLaren)
Carlos Sainz reconoció que el apoyo del público y correr en casa la ayudaron a ser más agresivo (McLaren)

“¡Me gusta la agresividad!”. Zak Brown celebró la maniobra de Carlos Sainz a Romain Grosjean que le valió un inesperado octavo puesto al piloto español y a McLaren en el Gran Premio de España. La tribuna del piloto español rugió. “Ha habido tres o cuatro adelantamientos que sin el empuje de los aficionados no se lograban. Hoy he sentido por primera vez como es correr delante de tanta gente que está contigo”, confesaba un aliviado Sainz tras la carrera. Porque McLaren no estaba para un octavo puesto.

Cuatro monoplazas resultaban inalcanzables para el MCL34 este fin de semana, y Toro Rosso se añadió a la lista en la carrera. El octavo puesto llegó porque tanto el piloto como su equipo fueron capaces de optimizar sus oportunidades y cada balón de gol entró. Pero si McLaren llegaba a Europa como potencial cuarto equipo, el Gran Premio de España también baja a ras de suelo las expectativas del equipo británico para las próximas carreras.

Ni ritmo, ni sensaciones

“La carrera de casa, y el peor ritmo de todo el año”. Sainz saboreaba un resultado de un piloto que no podía hacerse uno con su monoplaza. El equipo y el propio Brown eran conscientes de las limitaciones del MCL34 en Montmeló, de aquí que celebrara el caráter de su piloto y sus decisivas maniobras para un resultado que solo tras el coche de seguridad pudo hacerse realidad. “Estábamos a quince segundos del Toro Rosso”, reconoció el español al final de la carrera. Terminó hasta por delante de un Haas.

“El coche se movía mucho de atrás en el tercer sector, nos afectaba mucho el viento, gastábamos las ruedas de atrás…No tenía ni ritmo, ni sensaciones con el coche”, explicaba el español tras la prueba. Desde el principio, el panorama pintaba oscuro para McLaren. Norris quedó eliminado desde la salida, y Sainz languidecía en la pista. Pero aprovechó cada pelota que se puso a tiro para marcar. Con Ricciardo, que le había superado en la primera parada (“tardó en calentar el neumático duro y con la media le he pasado”). El coche de seguridad abrió el cielo para McLaren, que jugó el balón mejor que sus rivales con la estrategia y una maniobra fulminante.

Carlos Sainz este domingo en Montmeló. (EFE)
Carlos Sainz este domingo en Montmeló. (EFE)

"Gracias al momento perfecto de la parada ganamos una posición, una estrategia excelente pasando a los blandos que nos llevó a la octava posición", se felicitaba con razón Andreas Seidl. Mientras tanto, Toro Rosso marcaba en propia puerta con las lentas paradas de sus pilotos. Y los de Haas se empeñaron en un particular duelo que permitió a Sainz meter el último gol del partido a Grosjean. Con cinco coches más rápidos, sorprendía que Sainz y McLaren terminaran octavos. Ambos habían sacado agua de un pozo que estaba seco. El problema es que siga así en próximas citas.

El serio aviso para McLaren

El tercer sector de Montmeló -el más lento, y donde la tracción es importante- cruficaba a Ferrari. Si escuchamos a Sainz, también al monoplaza británico. Tanto el español como Norris confiaban en el ritmo de carrera como fortaleza y virtud del MCL34. Al final, “el peor ritmo de todo el año”. Tiempo habrá en Woking para analizar datos y exprimir neuronas. Por cierto, ¿cuántos motores Renault terminaron por delante de Sainz? ¿Y cuántos Honda superaban en carrera al español hasta que salió el coche de seguridad?

“Cosas de las carreras, que esta vez me han sonreído”. Al terminar, Sainz superaba poco a poco su incredulidad inicial ante un resultado inesperado. Que McLaren siga cuarto en el Campeonato de Constructores no la habría firmado a mitad del Gran Premio de España. El equipo británico llegaba a Europa con una ambiciosa evolución aerodinámica, como sus rivales. Sin embargo, la condición de Montmeló para escanear el rendimiento global de un monoplaza invita a la preocupación tras lo visto este fin de semana. Otros circuitos, otros compuestos y otras temperaturas confirmarán o no el diagnóstico. De momento, tanto Haas como Toro Rosso parecen haber pasado por encima a McLaren.

“En casa hay que arriesgar un poco más. Tiene que haber afectado un poco la afición, porque con el ritmo que teníamos no sé en qué otra carrera habría acabado octavo. Ha debido ayudar esa mentalidad luchadora de ir hacia delante aunque no tuviésemos ritmo", reflexionaba Sainz. La misma que Zak Brown valoraba en su piloto al terminar el Gran Premio de España. Y un año más, en los puntos y por delante de su compañero de equipo.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios