Vettel acabó a más de ocho décimas

El vapuleo de Mercedes (y Bottas) a Ferrari con la diferencia más grande del año

Ocho décimas y 1,2 segundos. Esa es la diferencia que ha sacado Mercedes a Ferrari en la clasificación del Gran Premio de España de Fórmula 1 con un Valtteri Bottas espectacular

Foto: Bottas hundió a todo el mundo en clasificación. (Reuters)
Bottas hundió a todo el mundo en clasificación. (Reuters)

Ocho décimas y 1,2 segundos. Esa es la diferencia que ha sacado Mercedes a Ferrari en la clasificación del Gran Premio de España de Fórmula 1. Un irreconocible Valtteri Bottas ha volado en Montmeló para dejar a los italianos más tocados que nunca. En Maranello se las prometían felices con las mejoras y el nuevo motor que traían a Barcelona, pero nada más lejos de la realidad. Los de Brackley están minando continuamente la moral a los italianos y, vistas las diferencias, este domingo podría ser un nuevo paseo para las flechas plateadas.

Ferrari no puede permitirse cinco dobletes en cinco carreras. En los anteriores grandes premios tiraron oportunidades claras de vencer. En Australia y China, el W10 superó al SF90, pero en Baréin y en Bakú el equipo italiano tuvo el monoplaza más rápido. En España todo hace indicar que no van a tener ni siquiera la oportunidad. “Somos lentos en todas las curvas”, expresaba un incómodo Sebastian Vettel que confesó haber sacrificado la clasificación por una puesta a punto destinada a la carrera. El alemán cumplió y saldrá tercero pero por muchas estrategias que piensen en la Scuderia, las diferencias están claras.

En el caso de Charles Leclerc, volvió a fallar. En la Q2, en el paso por el piano de la curva nueve, el de Mónaco destrozaba el fondo plano del SF90. A partir de la segunda sesión, en cada paso perdía trozos del suelo del monoplaza. Un problema que repercutió en la sesión final. Tras un exceso de agresividad en su pilotaje como ocurrió en Bakú, partirá desde la quinta plaza con el peor invitado posible entre medias, Max Verstappen. Los de Maranello tendrán que lidiar con el holandés y afrontar una carrera más de minimizar daños que otra cosa.

Unas mejoras estériles

Nunca desde 1992, con Nigel Mansell y Riccardo Patrese, un equipo ha dominado tanto en el inicio de un campeonato como Mercedes este año. Esto añade una presión tremenda en Maranello. Tal presión que Mattia Binotto anunciaba la introducción anticipada de la segunda evolución de su unidad de potencia que estaba prevista para el Gran Premio de Canadá. Ferrari buscaría así solucionar algunos problemas con el rendimiento de su motor y que limitaban también su aerodinámica. Numerosas mejoras implementadas con el objetivo de sobrepasar a los de Brakley para nada. Unas evoluciones estériles y un motor que ha llegado antes de tiempo cuando tendría que durar siete carreras. Un pequeño punto extra que se lleva la escudería alemana en este sentido.

“Muy cercano a la perfección”, sentenciaba tras la primera jornada en pretemporada en Montmeló para referirse a un SF90 rápido, cómodo de pilotar y fácil de poner a punto. Muy lejos quedan esas declaraciones. Dejar Barcelona con sensaciones semejantes a las cuatro carreras anteriores puede hundir en un fondo del que será difícil de salir tanto para Vettel como para Ferrari. "Somos lentos en todas las curvas, no solo el tercer sector, aunque ese es nuestro talón de Aquiles. Luego podemos recuperar un poco en las rectas. Creo que hemos exprimido el coche al máximo, pero no fue suficiente. El coche no va mal pero no somos lo suficientemente rápidos, en equilibrio sí estamos el punto adecuado", ha explicado Vettel.

Si nos fijamos en los sectores de los mejores tiempos, Ferrari ha podido luchar con Mercedes solo en el primer sector. Un primer sector que comprende una larga recta y una rapidísima curva en subida. Los de Maranello se vienen abajo en el segundo sector donde se pone a prueba el grip mecánico, y terminan de hundirse en el tercero donde la tracción es lo más importante. Un trazado donde se puede ver el mejor potencial del monoplaza y en el que Ferrari ha recibido una auténtica paliza. Aunque no han sido los únicos.

Leclerc pagó su agresividad en clasificación. (EFE)
Leclerc pagó su agresividad en clasificación. (EFE)

Este Bottas no es el de 2018

Este sábado quien más ha hecho magia no ha sido Mercedes, sino su 'segundo piloto' Valtteri Bottas. Desde el año 2005, un finlandés no enlaza tres poles consecutivas Está irreconocible en este inicio de temporada. Más guerrero, más fino en su conducción y, sobre todo, más rápido. Un Bottas que está poniendo contra las cuerdas a todo un pentacampeón del mundo que, sino reacciona, podría revivir lo ocurrido con Nico Rosberg en 2016. Lejos queda ya ese 2018 sin victorias y lleno de frustraciones.

El futuro del finlandés estaba en entredicho después de su temporada pasada pero ya nadie se acuerda de su sustituto, Esteban Ocon. El francés vive un año de espera en Mercedes para poder dar el salto en 2020 a la escudería, pero parece que tendrá que esperar más después de ver a un Valtteri más fuerte que nunca. Este sábado Hamilton ha recibido la mayor paliza en mucho tiempo en día de clasificación. A más de seis décimas se ha quedado. El de Stevenage se quejó de vibraciones en el último sector porque había grava en el circuito, presumiblemente de la salida de pista de Carlos Sainz. Pero la realidad es que en el primer intento no había excusa y ahí es donde Bottas sacó su talento. "Sentía que tenía mejor coche en la Q3, la he disfrutado. Los Libres 3 han sido complicados después del trompo. La temporada ha empezado de la mejor forma posible. Me he sentido cómodo en el monoplaza", ha expresado.

En carrera todo puede pasar, y más con el mismo monoplaza, pero lo que se puede observar es que el finlandés es el piloto que más a gusto se encuentra pilotando en este inicio de temporada. Hamilton no puede con él. Vettel ya ha reconocido en numerosas ocasiones no encontrarse cómodo al volante de su SF90, Leclerc ya pagó su novatada en Bakú y Verstappen no parece que su Red Bull le permita meterse en la lucha por el mundial. Bottas es el líder del campeonato, en Mercedes no hay órdenes de equipo y está ante su oportunidad de oro. Una oportunidad que, de momento, solo Hamilton puede arrebatarle.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios