LA MEJOR OPORTUNIDAD DE CLASIFICACIÓN DEL AÑO

Los picotazos siguen cayendo en la misma cresta de Carlos Sainz

El ritmo de Sainz en los entrenamientos del Gran Premio de Azerbaiyan iba camino del mejor resultado de la temporada, pero de nuevo el mal fario se cruzó en forma de un Haas

Foto: Carlos Sainz perdió una gran oportunidad en los entrenamientos del Gp de Azerbaiyán, pero aún así arrancará desde la décima posición. (McLaren)
Carlos Sainz perdió una gran oportunidad en los entrenamientos del Gp de Azerbaiyán, pero aún así arrancará desde la décima posición. (McLaren)

"Con las vueltas que estaba haciendo, era posible hacer un sexto o un séptimo". Parece que en este arranque de temporada todos los picotazos siguen cayendo en la misma cresta de Carlos Sainz. La sesión clasificatoria iba camino de proporcionar el mejor resultado para McLaren, pero el español se quedó por el camino. Sobre todo, ante el magnífico resultado logrado por Lando Norris.

Si en Australia fue el problema con el monoplaza pinchado de Kubica, en Bakú fue Kevin Magnussen quien involuntariamente arruinó la vuelta del español. Por no recordar los incidentes en Baréin y China durante el domingo. "Iba todo perfectamente hasta la última vuelta. El Haas se fue recto en la curva 2, sacaron la banderas amarilla y mi carrera se terminó. Una pena, porque todo el mundo estaba mejorando en la última vuelta ante la bandera a cuadros. No tuve ninguna oportunidad, siempre el mismo (en referencia a Haas), esta vez fue Kevin, y eso es todo". En el otro fiel de la balanza, la posición de salida y elección de neumático pueden representar gran oportunidad en una carrera tradicionalmente loca. Pero Sainz no quería pensar tan lejos. "Mañana (por el domingo) estaré más contento, imagino, pero hoy no me apetece pensar en mañana".

Lo que pudo haber sido y no fue

Sainz apuntaba maneras desde la Q1, sobre todo desde que marcaba un impresionante 1.41.9 que ya le habría permitido colocarse octavo de parrilla aún con dos sesiones por delante y la subsiguiente mejora de la pista. Un crono casi cuatro décimas más rápido que el de Lando Norris en esa misma tanda. De la Q1 a la Q3, en la que terminó séptimo final, el británico logró bajar medio segundo su crono, incluso reconociendo que su vuelta final "habría sido mejor si la hubiera acertado". Carlos Sainz se tiraba de los pelos al final de la sesión, ya que solo logrando subirse a la ola de la evolución normal de la pista habría rebajado sensiblemente su tiempo. Cuatro o cinco décimas menos le habrían permitido aspirar, en el mejor de los casos, a la quinta posición de Checo Perez, quien terminó con 1.41.5 en la Q3.

"El rendimiento del coche estaba ahí", reconoció un decepcionado Sainz al cierre de la jornada. "Veníamos toda la clasificación haciendo 1.41.'9, 1'42''0, que nos hubiese hecho pasar fácil a la Q3. Obviamente, la vuelta rápida del neumático era la tercera. Hemos hecho una vuelta de preparación. Antes de pasar por la bandera a cuadros hemos preparado todos la vuelta, pero claro, iba detrás de un Haas y ya sabemos qué pasa cuando vas detrás de un Haas, que puede pasar lo de bandera amarilla, y nos ha pasado a nosotros", remató tirando de ironía.

Oportunidad para la carrera

Ya en la segunda curva, Sainz tuvo que abortar la vuelta. "He hecho la curva uno, iba media décima más veloz, y allí estaba Magnussen con el trompo, vuelta amarilla, parar el giro y para casa", explicó. "Imagínate el cabreo que tengo, porque nos pasa algo fuera de nuestro control otra vez. Empieza a ser un poco cansino que nos afecten los errores de los demás. Es una faena". Sin embargo, el resultado final de los entrenamientos deja a Sainz en una posición favorable para la carrera. Por ejemplo, Ferrari buscó el paso al Q3 sacando a sus pilotos con gomas medias para salir con ellas a carrera. Por terminar undécimo podrá elegir un compuesto diferente a la mayoría de los clasificados en la Q3. Con la penalización a Antonio Giovinazzi ocupará la décima posición de salida, con la opción de alargar su relevo y superar en la primera parada en boxes a algunos de sus rivales mejores clasificados el sábado.

El ritmo de carrera del MCL34 es considerado en el seno de McLaren superior al de entrenamientos. En Bakú, el equipo británico pudo haber logrado el mejor resultado conjunto hasta el momento en 2019. En China se confirmó nuevamente en una pista no tan favorable, por lo que este gran premio podría suponer una buena oportunidad para que Sainz se libre de la mala fortuna que le está acompañando en estos primeros compases de temporada.

"Creo que el fin de semana está un poco comprometido, era mejor salir séptimo u octavo que décimo, pero no estoy contento porque el sábado es para hacer la clasificación lo mejor que puedes, y hoy no lo hemos hecho. Otra vez, culpa de los otros, así son las cosas". Aunque Sainz no quisiera pensar en ello, aún queda la esperanza para la carrera que apuntaba su compañero Norris: "Todo el mundo sabe que en una carrera como Baku no importa mucho donde empiezas, así que bebeos la leche y nos vemos mañana (por el domingo)".

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios