Ferrari y hamilton, noqueados

Australia, el gran premio de las bofetadas: "A quien le corresponda, que se j…"

No solo se trataba de una derrota, sino de la fórma en que llegaba. A Ferrari se le pinchó el globo de la pretemporada, mientras que Hamilton fue vapuleado por Bottas

Foto: Incluso Red Bull y Verstappen superaban en la meta a Ferrari, los grandes favoritos de la pretemporada. (EFE)
Incluso Red Bull y Verstappen superaban en la meta a Ferrari, los grandes favoritos de la pretemporada. (EFE)

Es solo el comienzo de un campeonato, pero el Gran Premio de Australia destacó más por descerrajar expectativas que por confirmarlas. A Ferrari se le desarboló todo el henchido velamen con el que llegaba a Albert Park. Y el campeón del mundo, Lewis Hamilton, recibió un gancho de hígado que le despertó de su idílica realidad con la con la Fórmula 1. Porque la de Melbourne fue la carrera de las bofetadas.

Todos los frentes que podían caer lo hicieron estrepitosamente para Mattia Binotto y los suyos, hasta incluso hacer el ridículo en la apertura de la temporada. Pero ¿no arrancaba Ferrari como favorito? ¿Es la de Albert Park una tormenta pasajera o el paso de una gran borrasca por Maranello? Solo ha hecho falta una carrera para empezar a probar la capacidad de gestión de Binotto en tiempos de cólera, aquella por la que Mauricio Arrivabene también recibió el finiquito. La dolorosa derrota de Hamilton es más cuestión de orgullo personal. Bueno, dependerá de Valtteri Bottas.

"¿Por qué somos tan lentos?"

"¿Por qué somos tan lentos?", preguntó Sebastian Vettel con la carrera ya vendida. "No lo sabemos", recibió como respuesta. En un segundo se había escenficado con toda su crudeza y desconcierto la impotencia de Ferrari en este arranque de 2019. ¿No era el SF90 una máquina "casi perfecta" en Montmeló, según Vettel? Fue un error psicológico del piloto, un mensaje tan lesivo como la derrota en la pista. Pero el ingeniero no podía dar ninguna respuesta a la ingenuidad del alemán por la radio. En Ferrari tienen demasiada información por analizar. Porque no se trataba de que el equipo italiano cayera, sino hacerlo tan desarbolado ante las elevadas expectativas que había generado en pretemporada. Quienes llegaban como favoritos han sido desplumados hasta por Red Bull y Honda en el podio.

"No hemos estado contentos con el coche durante todo el fin de semana", sentenció Vettel después de la carrera, detallando las grandes diferencias de rendimiento de ese guante que era el SF90 en Montmeló. Siete décimas el sábado, 57 segundos en la meta el domingo... Aún se recuerdan los mensajes de alarma de Fernando Alonso en 2013 o 2014, cuando avisaba que la temporada estaba perdida al rodar a un segundo de Red Bull o Mercedes en Albert Park. La prudencia invita a esperar antes de sentenciar al SF90 y a Ferrari. La configuración del circuito australiano no es la de Montmeló, ni su asfalto el mismo, ni la temperatura ambiental… Albert Park ha confirmado en repetidas ocasiones hasta qué punto distorsiona la foto de una temporada.

Tras acabar el 2018 en blanco, Bottas empezó el 2019 con una victoria. (EFE)
Tras acabar el 2018 en blanco, Bottas empezó el 2019 con una victoria. (EFE)

La pesadilla de frenar a Leclerc tan pronto

Por el momento, solo cabe apuntar algunas hipótesis en ese pósit amarillo que pegamos a la pared para chequearlo en las próximas carreras. Desde Mercedes se percibía sinceridad en su mensaje de que algo fallaba en pretemporada en el W10. Vale. Otros circuitos de diferente configuración pondrán a prueba a ambos monoplazas y quizás las tornas cambien. Mercedes y Ferrari han optado por dos filosofías aerodinámicas diferentes con sus alerones delanteros (y todo lo que se deriva de ellos) y habrá que esperar para conocer la eficacia global de cada una de ellas. Porque la hipótesis última que a todo el mundo aterraría es que en Mercedes sean unos maestros en el arte de emboscar su potencial para modularlo y no provocar la desbandada de la audiencia.

Todavía con Ferrari, la carrera también arrojó un incómodo escenario que Binotto no necesitaba tan pronto: frenar a Charles Leclerc frente a Sebastian Vettel. Que el alemán fuera tan lento se antoja más a razones técnicas (paró mucho antes que su compañero), pero la imagen de un líder tan prematuramente protegido insufla presión a una válvula que saltará tarde o temprano de repetirse esta temporada. Ya puede Vettel dar caña a Leclerc en las próximas carreras. Eso sí, nadie negará a Binotto que ya ha puesto las cartas sobre la mesa con sus dos pilotos. Pero que ni siquiera Ferrari mostrara 'grinta' para luchar por la vuelta rápida de Leclerc… ("No queríamos arriesgar y bla, bla bla"). Buena muestra de la desazón y perplejidad que debía vivirse en el muro de boxes.

La imagen de un Vettel tan prematuramente protegido insufla presión a una válvula que saltará tarde o temprano de repetirse esta temporada

Mensaje de Bottas, dentro y fuera de la pista

La segunda bofetada fue para el campeón del mundo. Debió resultar demoledor que un compañero incapaz de ganar un gran premio en 2018 te endosara casi medio minuto para empezar 2019. Como ese boxeador pagado y confiando, Hamilton recibió un buen gancho que le tumbó en la lona. Noqueado en la pista, también preguntó anonadado por estrategia tan diferente a la de Bottas. Quien el año pasado en Hungría era metafóricamente degradado a 'wignman' (escolta) por la radio (Toto Wolff luego tuvo que disculparse) aprovechó para pasar factura en Alberto Park.

También harán faltan más carreras para confirmar que este imponente Valtteri Bottas puede plantar cara o no a Lewis Hamilton. Humillado el pasado año, el finlandés se ha dedicado este invierno a reconstruirse física y mentalmente. De momento, al británico le han endosado una derrota que no sufría en años por parte de un compañero de equipo. Un mensaje de radio terminó de rematar ‘viaje’ de Bottas a Hamilton en la pista. Esta vez le toco al propio jefe.

"Felicidades, es la revancha del año pasado", le dijo Toto Wolff al su piloto. Quizás algún día el propio Bottas explique cómo procesó en su cabeza tales palabras. "Desde luego… a quien corresponda… que se joda", dijo Bottas. ¿Revancha por qué, si había aplastado a su compañero de equipo? ¿Se acordaba el finlandés de aquel mensaje humillante de Hungría o de la carrera que tuvo que regalar en Sochi? ¿Era un mensaje para ese patrocinador finlandés que le abandonó durante el invierno por su mala temporada? En todo caso, Lewis Hamilton aún debe estar intentando encajar el gancho de quien no parecía figurar en el mapa.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios