Algo ha cambiado para Sainz y McLaren, pero mejor no mirar al crono para saberlo
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
buen primer día de sainz con el nuevo mclaren

Algo ha cambiado para Sainz y McLaren, pero mejor no mirar al crono para saberlo

McLaren lograba cuajar con Carlos Sainz la mejor primera jornada de pretemporada en años al acumular una gran carga de trabajo, pero con un crono que no sirve aún de referencia

placeholder Foto: Carlos Sainz terminó segundo en la primer jornada de pretemporada de 2019. (McLaren)
Carlos Sainz terminó segundo en la primer jornada de pretemporada de 2019. (McLaren)

¿Carlos Sainz y McLaren segundos, a cuatro décimas de Sebastian Vettel y Ferrari en el primer día de la pretemporada 2019? Sí, pero no. No puede decirse que el MCL34 haya nacido 'quick out of the box', como se define en el argot a un monoplaza con una buena base desde el primer momento. Si escuchamos al piloto español al final de la jornada, queda tiempo para calibrar su verdadero potencial. Pero tampoco es un McLaren de las últimas temporadas.

Sainz afrontaba una jornada importante en su carrera porque se visibilizaba por primera vez la responsabilidad de liderar McLaren. Por su parte, el equipo británico necesita redimirse ante el fiasco del MCL33 y de Honda desde 2015. Más que ese crono, el logro fue culminar un primer día de pretemporada con 119 vueltas, cifra que McLaren no veía en años. Porque tampoco la jornada fluyó como podría indicar el tiempo final esa primera clasificación de 2019.

placeholder Carlos Sainz dio 119 vueltas este lunes a Montmeló. (EFE)
Carlos Sainz dio 119 vueltas este lunes a Montmeló. (EFE)

La "buena señal" de las agujetas en el cuello

El debut en 2019 fue laborioso para Sainz, empezando por el impacto de rodar de nuevo con la generación de Fórmula 1 más rápida de la historia. Incluso a la hora de comer el piloto español ya notaba sus efectos, especialmente en el cuello. "Sobre todo por la mañana, tras las primeras vueltas a la hora de comer estaba muy cansado". Tras esa tanda matutina Sainz salía del ‘motorhome’ retorciendo y estirando el cuerpo tras haber pasado por la camilla de su fisio. "El coche sigue haciendo 1.18 o 1.19 en Barcelona sin problemas. Lo piensas y hace cinco años, cuando debuté en la Fórmula 1, no bajámos de 1.26 y ahora coges y, de repente, haces 1.18 el primer día de test y te das cuenta de lo rápidos que son".

Tampoco hubo regalos en la pista. El MCL34 no es esa montura tan consistentemente rápida como el tiempo final de la jornada podria indicar. Problemas de 'graining' a primera hora, falta de equilibrio del monoplaza... Por la mañana, 56 vueltas y sexto. Sensación agridulce, sin bajar del 1.20. A casi dos segundos de Vettel. Sin embargo, el MCL34 repetía tandas y tandas para completar un programa amplio de pruebas, descartes y correcciones de diferentes soluciones, la clave para cualquier equipo en pretemporada. Por la tarde, McLaren y su piloto corrigieron el tiro y hubo confianza para atacar con un compuesto blando (C4). Primero, 1.19.318. Luego, el 1.18.558 que desplazaba a Romain Grosjean de la segunda posición, aunque también este con un compuesto más duro que Sainz. Ni tan mal ni tan bien.

"He disfrutado, he ido encontrando puntos flacos del coche, los hemos ido mejorando, cambiando la puesta a punto, a veces en la dirección correcta, a veces en la dirección negativa. Pero lo importante es que hemos completado todo el trabajo, que he disfrutado, que mañana tendré agujetas en el cuello y es buena señal. Porque quiere decir que has hecho muchas vueltas". En concreto, Sainz fue el tercer piloto con más giros en la jornada, tras Vettel y Verstappen. "Todo el mundo tiene que estar orgulloso y contento. El plan de trabajo de este invierno que hemos llevado a cabo para que el coche estuviera listo en la presentación y a las nueve en la pista ha dado sus frutos", explicaba Sainz al terminar. De hecho, en McLaren se buscó deliberadamente salir pronto a rodar para reforzar esa imagen. "Estoy muy contento de formar parte de este primer día tan diferente a los anteriores", explicaba un Sainz satisfecho por la carga de trabajo acumulada en la jornada. "Pero afortunado no, porque he visto el trabajo que se ha hecho, he formado parte de ese trabajo en la fábrica y aquí no hay secretos. El que trabaja, se prepara y pone atención al detalle acaba teniendo su recompensa. Este año hemos llegado mejor preparados a los test y el coche ha ido mejor en cuanto a vueltas".

Más que el crono, el éxito está en terminar un primer día de pretemporada con 119 vueltas, cifra no vista en McLaren en años

Luces y sombras

Pero la jornada también dejaba luces y sombras que Sainz no quiso despejar. "Iremos poco a poco analizando. Yo ya sé perfectamente después de hoy cuáles son los puntos fuertes, los puntos flacos, lo que quiero que el equipo trabaje de aquí a mañana, lo que tiene que probar Lando (Norris), lo que me gustaría probar a mí el día siguiente e ir poco a poco mejorándolo, porque es ahora cuando empieza el proceso largo de pruebas y de ver cómo podemos mejorar el coche que tenemos ahora. Tenemos una buena dirección para el resto de los días". Entonces, Carlos ¿cuáles son esos puntos fuertes y flacos? "No te lo puedo contestar porque obviamente es algo privado del equipo y algo privado nuestro. Los tests son siempre tan secretos, sabes identificar tus puntos flacos y fuertes y hay que trabajar en ellos. Insisto, cuando lleguemos a Australia y hagamos una 'quali' y una carrera habrá tiempo de hablar e identificarlos".

Para Sainz, "las sensaciones han sido relativamente buenas" en cuanto a que no tuvieron ningún problema. "No me he dado ningún susto, no he visitado la gravilla… Son cosas que pueden pasar en los primeros días y suelen pasar, así que sensaciones buenas". Vale, ¿el tiempo por detrás de Ferrari puede indicar algo? "El valor por encima de todo está en la cantidad de vueltas que haces. Y luego, el 'feeling' con el coche más que el tiempo. Soy un piloto muy de 'feeling', si me da el que me tiene que dar, sé que puedo ir rápido. Es lo que valoro. Todavía no lo sé, ya habrá tiempo para hablar de ello".

Por lo demás, Sainz también explicaba las sensaciones de un primer día en un Fórmula 1 después de casi dos meses de pausa. "Las primeras diez o veinte vueltas el cuerpo necesita adaptarse al coche, hay que buscar el límite, y cuando lo has encontrado, empiezas a sentir esas sensaciones tan buenas que te da un monoplaza de Fórmula 1. Es un día muy divertido, uno de los días es de los que más disfruto, sobre todo cuanto te toca estrenar un coche. Este coche no había dado ninguna vuelta, y tener el privilegio de dar su primera vuelta, de estrenarlo, de empujarlo.... Llegar al límite por primera vez es una sensación que me gusta mucho. En los F1 de hoy en día crees que estás al límite, pero poco a poco sigues encontrando más”. El dolor de cuello, por lo visto, es el resultado y la mayor satisfacción. Hasta el miércoles.

Carlos Sainz McLaren Fórmula 1
El redactor recomienda