nuevo gran patrocinador de haas

El recién llegado a la Fórmula 1: entre la nostalgia... y tocarle las narices a Red Bull

La bebida energética británica Rich Energy llega finalmente a la Fórmula 1 intentando desafiar a Red Bull, y con los colores más míticos en la historia de este deporte

Foto: Haas, un equipo recién llegado de la Fórmula 1. (EFE)
Haas, un equipo recién llegado de la Fórmula 1. (EFE)

“Son noticias realmente interesantes, que el Haas se va a parecer al Lotus de sus buenos momentos, blanco y negro, mis colores favoritos. Creo que va a ser algo que le va a gustar a los miles de aficionados que aún lo recuerdan”. Tras la presentación del nuevo monoplaza americano el legendario Mario Andretti también se hacía eco de los nuevos colores que Haas recupera para la Fórmula 1, el mítico negro y dorado que tanto recuerda al famoso John Player Special, una de las libreas más icónicas en la historia de la F1.

Que recuperar aquellos colores puedan ser noticia ilustra su carisma a pesar del paso de los años. Nunca un monoplaza había sido totalmente negro, un color psicológicamente idóneo para transmitir la intensidad de la competición. Distinguió con particular elegancia a algunos de los monoplazas más atractivos de la Fórmula 1 en manos de Emerson Fittipaldi, Mario Andretti y Ayrton Senna, entre otros. Diseñados, para rematar la leyenda, por Colin Chapman uno de los grandes genios de este deporte.

David frente a Goliat

“Es una combinación muy atractiva la del blanco y negro, aunque la hemos evolucionado, hemos añadido el blanco porque de otra forma hubiera sido una copia total de los ochenta”, explicaba en la presentación del VF19 el responsable de Haas, Gunther Steiner, en referencia a la tipografía blanca con el nombre del equipo situado en los laterales del nuevo monoplaza. No le faltaba razón en cierta manera porque en los Lotus de John Player Special algunos patrocinadores incluso llegaban a incorporar su tipografía con el color dorado. Menos la petrolera Texaco. “Mientras el coche sea bonito y el nombre de la compañía de Gene (Haas Automation, propiedad del empresario americano) esté presente como patrocinador, (el jefe) está contento”.

El equipo americano se anticipó a sus rivales varios días y concentró un amplio protagonismo mediático con la llegada de un nuevo patrocinador, Rich Energy, la compañía de bebidas energéticas cuyo máximo responsable William Storey ambién apunta maneras protagonistas en la Fórmula 1. Llegó a insinuar “que queremos batir a Red Bull también en la pista”. En todo caso, su decisión sobre la decoración de los Haas ya se antoja un éxito mediático, y que por ambición no quede. ¿El lema de la bebida energética? "Olvida las alas, Rich Energy te da cuernos" El terreno deportivo aún está por ver. "Pensamos que Haas es un socio de ensueño para nosotros. Es un David frente a los Goliats de la Fórmula 1, y estamos haciendo lo mismo en el negocio de las bebidas”. Donde se supone que, también, Red Bull es el rival. De momento, Rich Energy se ha singularizado con sus colores. Aunque con reminiscencias de un pasado glorioso.

Una marca nacida para un coche de carreras

Colin Chapman era un genio que no solo revolucionó la tecnología de la Fórmula 1. También era un zorro comercial con el patrocinio gracias al olfato desarrollado con su presencia en Estados Unidos e Indianápolis. Su Lotus 49 incorporó el tabaco a la Fórmula 1 en el Gran Premio de España de 1968 con los colores de Gold Leaf, una marca de Imperial Tobacco, abandonando el verde y amarillo tradicional como equipo británico. Pero en 1972 los ejecutivos de la tabaquera le propusieron ir más allá. La televisión empezaba a entrar en los hogares de todo el mundo. Para aumentar el impacto, Imperial Tobacco diseño la marca, los colores y el nombre específicamente para ser promocionados a través de Lotus: nacía así John Player Special, que daba nombre y una imagen al equipo no vista hasta ese momento.

Además, empezaron ganando los títulos de 1972 y 1973 con Jochen Rindt y Emerson Fitippaldi. El patrocinio de la marca también se extendió a otros ámbitos (motos, competiciones de fuera borda, tenis motocross…), pero la Fórmula 1 se impuso como el escenario total. La colaboración con Lotus también fue innovadora en otros sentidos porque John Player Special pagaba hasta los pilotos y cubría el presupuesto para toda la temporada, con la seguridad financiera que suponía para un equipo de carreras, no precisamente la norma en aquellos tiempos. Y más dinero acercaba a las victorias. Lotus (como Ferrari en su día) también era una marca de coches deportivos de gran éxito que ayudaba a financiar las carreras. La llegada de John Player Special también cambió el modelo de negocio.

El epílogo de Senna

La simbiosis de valores y éxito era perfecta, aunque el equipo no siempre ganara títulos. Pero una nueva revolución del genio Chapman con el efecto suelo permitió a Lotus volver a ganar títulos en 1978 con Mario Andretti y reforzar la imagen y leyenda de John Player Special. El propio Chapman volaba en un avión privado que incluso pintó con los colores de la empresa.

Chapman estiró la cuerda más de la cuenta con algunos conceptos innovadores en la Fórmula 1, y Lotus comenzó a declinar deportivamente a comienzos de los ochenta. Entró además en relaciones con John DeLorean y acabó de entrar en barrera. Lotus se convirtió en clase media hasta la llegada de Ayrton Senna en plena era turbo revivió los colores de John Player Special a los que distinguió más si cabe con su inconfudible casco amarillo, ofreciendo momentos impactantes como su primera victoria bajo el increíble diluvio del Gran Premio de Portugal de 1985, o aquellas increíbles poles con un coche que le le dejaba tirado y con la victoria en los labios. Fue el epílogo de John Player Special, que en 1986 dijo adiós para siempre. Haas, Rich Energy y Williams Storey tienen complicado seguir aquella estela, la verdad.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios