DESDE SU INFANCIA, Y HASTA OCHO HORAS DIARIAS

Encerrado en un simulador: así vive Lando Norris, el rival de Carlos Sainz en McLaren

Con solo 19 años, Norris reconoce que "en 2015 no sabía nada de coches". Cuatro años después, es piloto de Fórmula 1. Uno de sus secretos, la obsesión por el simulador

Foto: Lando Norris, en el box antes de salir a pista. (Foto: @McLarenF1)
Lando Norris, en el box antes de salir a pista. (Foto: @McLarenF1)

“Estos chicos con tanto talento llegan al deporte cuando son muy jóvenes. Aún tienen mucho que aprender, pero (lo hacen) en una plataforma pública. Así es el deporte en general, atletas, pilotos, deportistas llegan a la cumbre mucho más rápido. Se persigue el talento pero claro, eres una persona diferente a los 19, 20, 30 años…”. Christian Horner se refería a Max Verstappen, pero sus palabras sobre las nuevas generaciones de pilotos podrían aplicarse a la perfección a Lando Norris, el compañero de Carlos Sainz en McLaren. En realidad, el británico acababa de cumplir diecinueve años cuando fue nominado como piloto del equipo.

Quizas ya no sea casualidad que el equipo británico cuente con la edad media más joven de toda su historia. Pero el caso de Norris es paradigma andante de las palabras de Horner. Por su meteórica trayectoria en las carreras, su preparación y hábitos de vida. Un simulador despertó su pasión por la competición, y en un simulador vive encerrado cada día. Literalmente.

Hasta ocho horas al día

“M vida es prácticamente esta, en el simulador. Es lo que más disfruto en la vida. Incluso quizás paso demasiado tiempo en él. Creo que probablemente sea uno de los usuarios más activos. ¡Son días el tiempo que paso sentado”. Lando Norris trabajaba como apoyo de McLaren en cada gran premio con el simulador del equipo. Pero en casa siempre ha tenido otro específicamente desarrollado para él que utiliza desde hace años. Motorsport.com le visitaba en su piso de Guildford, y el sistema es el rey de la casa, donde prácticamente todo gira en torno a esta herramienta. De hecho son dos simuladores en el piso, compartido por Norris con Sacha Fenestraz, también piloto de carreras.

Según propia confesión, Norris dedica hasta ocho horas diarias en su simulador personal. Tras su paso por el karting, a los 14 años ya competía en coches (El Ginetta Junior británico) Pero el simulador ha contribuido a su éxito año a año en todos los certámenes de monoplazas en los que ha participado, salvo el subcampeonato del pasado año en GP2. 2 “Empecé con el Gran Turismo (el famoso juego de PlayStation), mi primer juego, y luego todo despegó a partir de aquí”.

El propio Norris reconoce que el uso permanente del simulador ha sido clave en el desarrollo de su carrera. De hecho el joven piloto reconoce que “antes de 2015 no sabía nada sobre coches”, en relación a la vertiente técnica de la competición. Evidentemente, también ha contado con asesoramiento y formación de los diferentes equipos y, especialmente, del ingeniero Stefan de Groot, con Norris desde que comenzara a rodar en monoplazas. “Es capaz de explicar las cosas, qué pasa en un coche y por qué. Esto me ha ayudado mucho a progresar como piloto, y también estuvo en la Fórmula 2 también”. Desde aquel 2015, en solo tres años Norris ha empezado a rodar en un Fórmula 1 y en cuatro es piloto de gran premio.

En el salón de casa

Sin embargo sin el simulador personal su carrera no hubiera sido tan meteórica. El sistema preside la estancia principal de su piso. Desarrollado por la empresa Pro-Sim, (creada por otro piloto de carreras ya retirado, Adrian Quaife-Hobbs) ha sido personalizado para Norris, quien también está en permanente contacto con la empresa para la actualización constante del sistema. Ordenador aparte, cuenta con tres pantallas de alta calidad, iluminación especial y un volante específicamente personalizado para el piloto. Norris envía sus sesiones a la base de Pro-Sim para su análisis, y el pasado año también utilizaba el simulador principal de la empresa antes de acudir a cada circuito del campeonato GP2.

Al margen de permitirle conocer a fondo los diferentes circuitos, Norris ha utilizado el simulador para entender el funcionamiento y la puesta a punto en un monoplaza. “En casa, en el simulador, puedes cambiar los diferentes niveles de carga, barras estabilizadoras, muelles, alturas... En el RFactor del Pro Sim todo está equilibrado y medido. Si elevas la altura trasera, por ejemplo, cambia el flujo de aire y la carga aerodinámica del coche. Aprendes cambiado cosas diferentes, lo que te da una mejor idea para cuando estas compitiendo el fin de semana”.

Durante décadas, este conocimiento solo se podía adquirir con la práctica real en un circuito. De aquí también la precocidad de muchos jóvenes en estos tiempos, como recordaba Horner, que suplen así las restricciones de entrenamientos privados de la mayoría de los campeonatos internacionales. Además de campeón del mundo CIK-FIA de karting, Norris ha ganado la Toyota Racing Series, dos certámenes de Fórmula Renault el mismo año, la Fórmula 3, y todos ellos en su temporada de debut, salvo en mencionado GP2 de 2018. El fruto del talento, pero también de horas y horas de simulador durante toda una niñez y adolescencia.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios