ENTRE LA OPORTUNIDAD Y LA DISCRIMINACIÓN

La polémica detrás de la nueva F1 femenina en la que hay tres candidatas españolas

La W-Series ha nacido rodeado por la polémica ya que hay pilotos a favor porque lo ven como una oportunidad de demostrar el talento femenino y otra parte señalan una discriminación

Foto: Carmen Jordá junto a un monoplaza de Fórmula E.
Carmen Jordá junto a un monoplaza de Fórmula E.

Las W-Series van cogiendo forma. El campeonato de automovilismo destinado únicamente para mujeres tiene una lista de 50 pilotos candidatas para la primera temporada, la de 2019, en la que las españolas Carmen Boix, Marta García y Carmen Jordá están entre ellas. Los organizadores explicaron que la creación de este campeonato femenino surgió ante las dificultades que la mujer tiene para llegar a competiciones como la F1 y a la hora de competir de tú a tú contra los hombres, una opinión que ha generado polémica entre las personas que están a favor porque lo ven como una oportunidad de darse a conocer y demostrar su talento mientras que otra parte señala una discriminación y un paso atrás en la lucha por la igualdad.

La primera temporada de las W-Series tendrá un cupo aproximado de 20 pilotos. Las carreras se llevarán a cabo en seis rondas en circuitos europeos, junto al DTM y otras categorías de la región. Esta nueva competición está apoyada por el expiloto británico David Coulthard y el diseñador de Red Bull, Adrian Newey, entre otros. Su objetivo es reforzar el papel de la mujer en el mundo del motor y que puedan hacerse un hueco oficial en algún equipo de la F1. Recientemente, pilotos como María de Villota, la escocesa Sussie Wolff o la colombiana Tatiana Calderón se encontraban dentro de la estructura de algunos equipos. Aún así, ninguna mujer ha competido en un Gran Premio desde que lo hiciese en 1976 por última vez la italiana Lella Lombardi. Llegó a disputar 12 carreras. La colombiana es la última mujer que ha estado al volante de un Fórmula 1.

Lella Lombardi, fue la primera mujer en competir en F1 en el GP de Mónaco de 1975. (Imago)
Lella Lombardi, fue la primera mujer en competir en F1 en el GP de Mónaco de 1975. (Imago)

"Otro paso para acercarse a la marginación"

"En el corazón del ADN de las W-Series está la firme creencia de que las mujeres pueden competir de igual forma con los hombres en el mundo del motor". Así se define el nuevo campeonato frente a la opinión de muchas de las pilotos, como la de IndyCar Pippa Mann, que está en contra de esta iniciativa. La inglesa cree que se está tirando el dinero ya que podría ir destinado a apoyar las carreras de muchas pilotos con talento. "Estoy muy triste hoy por el futuro de las mujeres en el automovilismo en Europa. Otro paso para acercarse a la marginación. Se están gastando millones de euros y en lugar de un sistema de becas para apoyar al talento, se separa a las pilotos, se las fuerza a una situación en la que su única oportunidad para pilotar es con una normativa de segregación", apuntó Mann.

"Hay mucho talento, muchas pilotos que no deberían estar en esta posición. Sé que el sistema no funciona, pero… ¿Lo vamos a arreglar así? Supuestamente en Europa piensan eso. Di 'no' a la segregación. Competimos como iguales", finalizó Mann.

Uno de los principales problemas de esta competición es que no te garantiza nada. En lo competitivo, la idea es que la piloto que destaque pueda dar el salto a una F3 o F2 y, en lo económico, 1,5 millones de dólares en premios (1,3 millones de euros), con 500.000 (435.000 euros) para la ganadora de la general. Por lo que ganar el campeonato no significaría nada visto el montante necesario para llegar a una competición como la Fórmula 1.

¿Hay desventaja física?

Uno de los motivos que defienden la separación de género son las condiciones físicas. Muchos opinan que la dureza de una competición como la Fórmula 1 hace imposible que las mujeres puedan competir al mismo nivel que los hombres. Carmen Jordá fue una de las pilotos que más apoyó esta iniciativa. La de Alicante considera que cuentan con una desventaja física. Aunque Coulthard, creador del campeonato, no defiende exactamente esta visión. “De cara a ser un piloto de éxito, debes ser talentoso, determinado, competitivo, valiente y físicamente preparado, pero no el tipo de superpoderes que requieren otros deportes y tampoco tienes que ser un hombre", aseguró.

Jean Todt, presidente de la FIA, siempre ha sido partidario de la creación de un campeonato femenino. "Existe un problema de falta de interés de las mujeres por el automovilismo", apunta. "Quizá tampoco se las ha animado desde fuera a meterse en esta industria", añadía el directivo francés, que también apuntaba a la posibilidad de un problema físico en comparación con los hombres. "Hay dos segundos entre el récord de los 100 metros hombres y mujeres. Si me preguntas si una mujer es capaz de hacer lo que hacen Hamilton, Vettel o Verstappen, no tengo respuesta a esa pregunta".

Una opinión que también ha secundado Ron Dennis, ex jefe de equipo de McLaren, quien no espera ver a una mujer compitiendo en la Fórmula 1 en el futuro cercano: "No creo que vaya a suceder pronto. Hay algunos deportes que son difíciles desde el punto de vista físico para las mujeres, y la Fórmula 1 es uno de ellos". La realidad es que han sido varias las mujeres que han logrado vencer a los hombres en pruebas automovilísticas. Jutta Kleinschmidt, ganó el Dakar, Ellen Lohr, ganó en el DTM con Mercedes, Danica Patrick, ganó una prueba de la IndyCar en Motegi por delante de pilotos de la talla de Scott Dixon y Helio Castroneves. La pregunta es: ¿habrá una mujer en los más alto de la Fórmula 1 algún día?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios