Las últimas horas de alonso en la f1

Las seis grandes polémicas que han marcado a Fernando Alonso en la Fórmula 1

Con 17 años de trayectoria en la Fórmula 1 es difícil pasar por la competición sin polémicas y más cuando eres campeón del mundo y de los pilotos más mediáticos

Foto: Alonso y Massa en el podio del GP de Alemania de 2010.
Alonso y Massa en el podio del GP de Alemania de 2010.

Con 17 años en la Fórmula 1, Fernando Alonso ha debido superar episodios polémicos que han sido parte de su trayectoria. Momentos que, para bien o para mal, también evocan a su figura. En El Confidencial hemos realizado un repaso de estos capítulos que tanto marcaron al asturiano como a los actores que lo acompañaron.

El dardo en 2006 a Renault y Fisichella

Con el primen mundial bajo el brazo, Alonso sabía del potencial de Renault en 2006 para conseguir el segundo y en plena lucha durante el GP de China tuvo su primera gran polémica. El español tuvo tiempo para atizar al equipo que le hizo y le estaba haciendo campeón y a su propio compañero de equipo, Giancarlo Fisichella. En China acabó particularmente descontento con las dos paradas en boxes durante el gran premio, cuando su cambio de neumáticos en la primera no fue suficientemente rápido y luego un mecánico tuvo un error con la tuerca de rueda trasera derecha en la segunda, lo que le costó una ventaja de 23 segundos. Por si fuera poco, en la cabeza de la carrera veía como el italiano no ponía oposición a Schumacher, quien se llevó la victoria e igualó el mundial a falta de dos carreras.

La rueda de prensa del fin de semana siguiente en Suzuka sirvió para lanzar una bomba que tocó el corazón de Renault y molestó a Fisichella. En esa rueda de prensa, Alonso hizo pública su opinión de que algunos empleados de Renault quieren ganar el campeonato de constructores más que verlo retener la corona de pilotos. También citó el Gran Premio de Estados Unidos, cuando su coche no fue competitivo y acabó quinto por el tercero de Fisichella. No ganó una carrera desde entonces, con Ferrari venciendo en seis de las siete siguientes. Un hecho que preocupó y enfadó al asturiano hasta el punto de decir que se sentía solo en el equipo y que su compañero no le ayudaba a revalidar el título. Tuvo tiempo incluso de mencionar la fiesta de celebración del triunfo de Schumacher en China a la que acudió el italiano para hacer más daño. Tras estas declaraciones el mecánico de la tuerca fue cambiado de posición en el equipo y por suerte para Alonso, la carrera de Suzuka salió perfecta y dejó el mundial sentenciado después de este arrebato.

El GP de Hungría de 2007

Su llegada a McLaren en 2007 se convirtió en la temporada más polémica de la carrera de Alonso. A partir de la carrera del Gp de Mónaco, la lucha entre ambos se recrudeció. Hasta tal punto que en Hungría todo explotó. Hamilton ignoró las órdenes de equipo cuando Alonso tenía que ser el último que diera la vuelta buena y el asturiano se la jugó en los boxes. Esperó lo suficiente para que Lewis no pudiera dar una vuelta buena. Tras esto la relación del español con Ron Dennis tocó fondo y la guerra ya estaba abierta. Alonso contra Hamilton, Ron Dennis, McLaren, la prensa inglesa... Nada podía acabar bien, y así fue. En China, penúltima carrera del mundial ya se preparaban para celebrar el título pero una mala estrategia acabó con el inglés atrapado en la puzolana y con un cero en su casillero. Sacaba 17 puntos de 20 en juego a Raikkonen y en Brasil terminó de rematar la faena. Lo perdió todo. Todo el mundo que estaba en contra del español acabó llorando, Alonso con una sonrisa en el podio y Raikkonen celebrando su primer título en Ferrari.

Alonso y Hamilton durante su etapa en McLaren. (EFE)
Alonso y Hamilton durante su etapa en McLaren. (EFE)

El escándalo de espionaje

Ese mismo 2007, en el GP de Bélgica, el Consejo Mundial del Deporte recogió nuevas pruebas de que McLaren había espiado a Ferrari. Dichas pruebas fueron aportadas por Alonso y Pedro Martínez de la Rosa tras recibir advertencias por parte de la FIA de que se quedarían sin superlicencia si no colaboraban. Hamilton, en cambio, no aportó nada y tampoco recibió sanción. Finalmente, la FIA castigó a McLaren con la pérdida de puntos en un campeonato de Constructores que habría ganado... la prensa inglesa señaló al asturiano como principal responsable.

El Crashgate de Singapur en 2008

El Gran Premio de Singapur de 2008 se convirtió en una carrera para el recuerdo por la sorprendente manera en la que ganó Alonso, al volante del Renault y en un equipo que no ganaba desde 2006. El español paró antes de lo esperado en boxes. Poco después, su compañero Nelsinho Piquet sufría un accidente en la curva 17 provocando la salida del safety car. El reglamento no permitía parar durante este período y Alonso sacó provecho para colocarse primero. Una posición que no soltaría nunca.

El escándalo saltó cuando en 2009 Nelsinho Piquet, ya fuera de Renault, denunció a la escudería francesa. A petición del equipo se había estrellado adrede para que Alonso, que ya había parado, pudiera ganar. La FIA dio inmunidad al brasileño a cambio de que confesara todo, y el ingeniero jefe Pat Symonds y Flavio Briatore, director del equipo, fueron expulsados de la Fórmula 1, uno temporalmente y el otro de por vida. Uno de los mayores escándalos del gran circo y una victoria, la número 20 de Alonso, que nunca le quitaron ya que nunca quedó demostrado que estuviera al tanto de lo que pasó.

El "Fernando is fasther than you" en 2010

En Alemania 2010, en Hockenheim, Alonso no podía pasar a su compañero de equipo Felipe Massa. Fue cuando el piloto español definió la situación por radio como "ridícula". El equipo en vista del claro ritmo de Alonso dio una orden que se hizo famosoa por la frase "Fernando is faster than you" (Fernando es más rápido que tú) "Confirma que has entendido este mensaje". Massa dejó a Alonso pasar y el español ganó la carrera. La orden fue mal recibida por los fans y fue especialmente cruel para un Massa que vio como quedaba en un segundo plano. Algo que le generó problemas psicológicos. Una clara orden que no pasó por alto la FIA y sancionó a Ferrari con 100.000 dólares (en aquella temporada estaban prohibidas).

Lo más duro para el piloto español vino en la rueda de prensa posterior con las continuas preguntas de medios ingleses. Catalogaron de "victoria sucia" su primer puesto y le recordaron el triunfo de 2008 en Singapur.

Alonso y Massa en el podio del GP de Alemania 2010. (Reuters)
Alonso y Massa en el podio del GP de Alemania 2010. (Reuters)

El tweet que nunca llegó en 2012

Alonso fue muy duro y explícito con los de Maranello en declaraciones a los periodistas italianos durante el fin de semana del GP de India. El asturiano veía como el Vettel recuperaba el terreno después de un mal inicio y eso enfadó al piloto español. Su mensaje vino a decir, más o menos, que en Ferrari se hablaba mucho de novedades, pero no había evolución real. En esas declaraciones también tuvo tiempo para salir con el famoso "luchamos con Adrian Newey", en una indirecta al equipo técnico de Maranello.

Pat Fry se dio por aludido ante sus palabras. "Pero para estar donde queríamos y donde podíamos, necesitábamos ser perfectos,y no lo fuimos”, en un plural mayestático que también incluiría a los pilotos. Alonso se 'mosqueó' ante las palabras del director técnico británico y querría contestar públicamente al comentario de Fry a traves de Twitter. Su objetivo era denunciar la falta de evolución de Ferrari en su lucha contra Red Bull el mismo día de la clasificación del GP de India donde terminó quinto y Vettel logró la pole. Finalmente, tras una larga discusión, Domenicali consiguió apaciguar al piloto español, quien continuaría después con mensajes en la línea de 'tuits' anteriores, de contenido positivo. Insistiendo, eso sí, en mantener la presión sobre Ferrari: "Necesitamos seguir llevando piezas nuevas a Abu Dabi para mejorar nuestras prestaciones".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios