Logró su quinto mundial de fórmula 1

Lewis Hamilton o el niño negro que arrasa en la historia del deporte de blancos

Hamilton ha logrado coronarse por quinta vez como campeón del mundo de Fórmula 1. Cinco veces, se dice pronto, pero es una proeza que lo catapulta al podio de los más laureados

Foto: Lewis Hamilton se coronó campeón del mundo por quinta vez. (Reuters)
Lewis Hamilton se coronó campeón del mundo por quinta vez. (Reuters)

Lewis Hamilton ha logrado en el Gran Premio de México coronarse por quinta vez como campeón del mundo de Fórmula 1. Cinco veces, se dice pronto. Pero es una proeza que solo han alcanzado dos pilotos en la historia, Juan Manuel Fangio (5) y Michael Schumacher (7). De esta manera el británico se ha colado en el podio de la historia. Un piloto al que muchos consideran el mejor y que tenía destinado llegar al gran circo desde la humildad y las trabas que tuvo en sus inicios por los prejuicios de este deporte.

"Eres simplemente el mejor, el mejor, el mejor", le dijo por radio Niki Lauda tras conseguir su cuarto título mundial el año pasado y no le falta razón al tres veces campeón de la F1. El inglés se ha servido de su talento, agresividad y pasión para deleitar a todos los aficionados de la F1 con pilotajes estratosféricos que le hacen colocarse como uno de los grandes y el mejor británico de la historia. Este año hemos visto buenos ejemplos de ello como la increíble pole en Singapur donde firmó un tiempo sobrehumano o la exhibición de pilotaje en casa de Ferrari. “Soy pasional en la pista porque amo la victoria, amo las carreras, amo los coches, amo el humo que despiden y, en general, amo la competición”. Esa es la palabra con la que se define Hamilton. Un piloto pasional que lo fue desde que se subió en su primer kart y lo será hasta su última carrera.

Unos comienzos difíciles

Hamilton y su familia han estado sumados en muchas dificultades económicas desde que era un niño. Era tal la ilusión por los coches de aquel niño que su padre le otorgaba la posibilidad de correr en karting en Gran Bretaña a pesar del enorme coste que eso causaba. Aun así, ese no fue el único problema que encontraron. Los prejuicios de ver a un niño negro en un 'deporte de blancos', como se decía, llenó de trabas su evolución mayormente en países como Estados Unidos. Pero todas las esperanzas que puso su familia en el joven Hamilton rápidamente se transformaron en éxitos. Triunfos que también le sirvieron al de Stevange para ganarse el respeto de todo el mundo del motor y olvidar su color de piel. Un caso similar a la historia de Tiger Woods en el golf.

En sus inicios consiguió llamar la atención entre los cientos de pilotos de karting en Inglaterra. Comenzó a correr a los ocho años y pronto empezó a ganar carreras y campeonatos a nivel regional y luego nacional. Como cualquier otro joven piloto, Hamilton tenía ídolos y referentes, entre ellos Ayrton Senna. Quién le iba a decir a ese niño que en 2018 iba a tener dos títulos mundiales más que su ídolo.

Hamilton durante su etapa en McLaren. EFE)
Hamilton durante su etapa en McLaren. EFE)

Su fichaje por McLaren a los 13 años

El de Stevenage con tan solo 10 años ya pudo conocer al jefe de McLaren y máximo dirigente del equipo, Ron Dennis, en una de esas competiciones. El pequeño le pidió un autógrafo y le mostró su admiración. “Hola, soy Lewis Hamilton. He ganado el campeonato británico y un día quiero correr con tus coches”, dijo el pequeño Hamilton a Dennis, que quedó impresionado con el chico. “Llámame en nueve años, arreglaremos algo entonces”, reconoce Dennis en su libro autobiográfico que le respondió.

A esos años ya demostró esa valentía y ese gen ambicioso que tanto le caracterizan en su pilotaje. No hubo que esperar los nueve años a los que hacía referencia Ron Dennis. Tan solo tres años después, en 1998 y después de que Hamilton ganase su segundo título británico, McLaren anunció su incorporación a su programa de jóvenes pilotos. Hamilton, bajo la tutela de Dennis, continuó compitiendo en karting hasta 2001, cuando dio el salto a los grandes monoplazas en la Fórmula Renault 2000 UK. Desde allí fue demostrando su talento y ampliando su palmarés: en 2003 ganó la Fórmula Renault 2.0 UK, en 2005 se proclamó campeón de la Fórmula 3 y en 2006 no tuvo rival en la GP2.

Gen ganador desde el principio

De cara a 2007, Ron Dennis no dudó en elegir a Hamilton para el asiento que había dejado Juan Pablo Montoya a mitad de la temporada anterior. McLaren renovaba su plantilla y el británico llegaba junto a Fernando Alonso en una temporada que pasó a la historia por la tremenda rivalidad entre el asturiano y el británico. Era su primera temporada en el gran circo y ya demostró que era un piloto diferente. Un rookie fue capaz de plantarle cara a todo un bicampeón del mundo y para muchos de los mejores de la historia. Finalmente, el año no acabó bien para el de Stevenage pero ya se vislumbraba un futuro muy prometedor para un joven Lewis.

Ya sin el asturiano en el equipo, el británico conseguía su primer título mundial en su segundo año en la Fórmula 1. Un hecho histórico tras convertirse en el campeón más joven de la historia en ese momento. Por desgracia para él, el McLaren cada año que pasaba perdía rendimiento y se veía superado por otras escuderías. Ese hecho, junto al espíritu ganador de Hamilton, provocó la fuga del piloto a Mercedes. Un movimiento que muchos criticaron y lo calificaron de un cambio no muy inteligente tras un primer año en el que solo logró una victoria pero que las últimas temporadas le acabaron dando la razón a Lewis. Campeonatos en 2014 y 2015.

A medida que su popularidad crecía su estilo de vida también cambiaba. Fiestas, amistades importantes, numerosos viajes durante la temporada. Muchos dijeron, cuando perdió el mundial de 2016 contra Nico Rosberg, que el británico estaba cerca de su final y aburrido de la F1. Ahora con dos mundiales más y habiendo recuperado su mejor versión este año ha vuelto a demostrar que es capaz de todo. Su trayectoria no parece tener techo y quién sabe si algún día incluso supere en títulos a Michael Schumacher, que ganó siete mundiales. Nadie concoce el futuro pero en el presente la realidad es que se ha ganado un hueco entre los mejores de la historia.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios