EL ESPAÑOL SE DESPIDE MONZA Y DE ITALIA

Por qué se le hará tan dificil a Fernando Alonso despedirse de la catedral de Monza

Alonso recuerda cómo toda su vida deportiva ha estado tan vinculada a Italia, así como las sensaciones de haber corrido para Ferrari, y lo especial de haberse subido al podio de Monza

Foto: La última victoria de Alonso y Ferrari en Monza: GP de Italia 2010. (Reuters)
La última victoria de Alonso y Ferrari en Monza: GP de Italia 2010. (Reuters)

El periodista británico Nigel Roebuck recordaba en su última columna en 'Autosport' la conversación con Fernando Alonso en Daytona el pasado més de febrero. “Pequeñas victorias, es como Gilles (Villeneuve) solía llamarlas”, le comentaba el periodista británico al piloto español. “Decía que estaba contento incluso con un coche sin remedio si dejaba la pista el fin de semana sabiendo que había hecho el mejor trabajo posible. Esto quizás te suene”. “Completamente, soy igual, nunca conocí a Villeneuve, pero cuando estaba en Ferrari la gente todavía hablaba de él, y entendí por qué: era un ‘racer’, un luchador, y para mí eso es más importante que cualquier otra cosa”, le contestaba Alonso.

Es lo que le queda al español en al recta final de la temporada: pequeñas victorias en cada una de las pistas en las que se va despidiendo de la Fórmula 1. Pero Monza no es un circuito más, tampoco su público. Y por muchas razones. Entre otras, su pasado con Ferrari, tan presente estos días.

"Un sitio especial"

¿El mejor recuerdo de Monza? “2007 y 2010 (sus victorias con McLaren y Ferrari), cualquier podio. Cualquiera es especial con la invasión de la pista, pero el podio y los aficionados son el mejor recuerdo que llevaré de aquí”, explicó Alonso en la primera jornada del Gran Premio de Italia. “Solo las victorias en España, en el Gran Premio de España, son más emotivas. Y luego las de Monza”. Pero la de 2010 ha sido la última de Ferrari hasta el momento en esta pista, y sigue en el recuerdo con un sabor distinto. “Fue un momento muy emotivo cuando ganas en Monza vestido de rojo y con todos los 'tifosi', tan emocionados con la victoria. He disfrutado cada podio aquí, porque celebran las victorias, especialmente de Ferrari. Pero incluso cuando no gana Ferrari también parecen disfrutar. Este es un sitio especial en el calendario de la Fórmula 1. Correr en Ferrari muy especial, no solo en rojo, sino en cualquier color, estar en el podio de Monza es un momento que nunca olvidarás, cuando ves a la gente en la pista, miras hacia la primera curva, e incluso a la tercera, y está llena de gente todavía. En 2010, con el mono de Ferrari eran momentos incluso más apasionados de lo que lo son ya”.

El propio Alonso recordó después de hablar con la prensa algunos de esos momentos cuando publicó en las redes sociales un 'selfie', todavía vestido de Ferrari, desde lo alto del podio en el que recordaba cómo toda su carrera deportiva ha estado ligada a Italia de manera muy significativa. “Italia para mí es muy especial, crecí aquí corriendo en los karts, con Minardi, Flavio Briatore toda mi carrera, con Ferrari. Tengo un vínculo muy fuerte con los aficionados italianos, será un fin de semana muy emotivo para mí”.

Un monoplaza nuevo

Ya en el presente, sin embargo, el último fin de semana de Alonso en Monza se presenta extremadamente complicado, quizás en la misma línea que Spa. Desde el punto de vista físico, no quedan secuelas del accidente de la salida belga. "No tuve grandes dolores, quizás el único día fue el martes. Cuando me levanté tenía la espalda un poco dolorida. Fue pasando poco a poco y hoy no tengo ninguna molestia”. Pero no puede decirse lo mismo del monoplaza.

El accidente de Spa ha exigido la práctica reconstrucción del MCL33. Para empezar, con un nuevo chasis. “Creo que es el que usamos durante la pretemporada y las primeras carreras”, explicó Alonso al respecto. “Así que ya lo hemos utilizado. Todo el coche, no solo el chasis, ha sido sustituido: el suelo, los alerones frontales y otras piezas de las que andamos limitados. Ha sido bastante caro. Teníamos suficientes repuestos, afortunadamente, pero quizás nos hemos quedado sin ellos”.

En cuanto al motor, aún quedan dudas sobre su estado, pero tarde o temprano, el golpe de Spa pasará factura en este apartado. “Creemos que esta todo a salvo, vamos a probarlo. En vez de poner el motor de los viernes, vamos a poner el de carrera para ver que está todo bien. El domingo pensamos que se había dañado el motor y teníamos que cambiarlo, pero con otros chequeos que han hecho estos días parece que están bien. Mañana (por este viernes) vamos a comprobar que rueda con normalidad y que podemos salvarlo. Tomaremos la decisión de si cambiamos aquí el motor o más adelante en la temporada. Más o menos tendremos que cambiar una vez más, hay que decidir cuándo. Es un doble cero, porque más adelante habrá un penalización”.

Monza 2007. Victory 🏆, pole position🏆, fastest lap🏆. #mclaren

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el

"No vamos a engañarnos"

En todo caso, el último Gran Premio de Italia en Monza se antoja tan complicado o peor que el de Bélgica, la carrera más decepcionante de una temporada ya de sí cada vez más dura para McLaren. "Va a ser un fin de semana muy complicado, no vamos a engañarnos, han pasado solo cuatro días desde Spa, donde tuvimos las peores prestaciones de la parrilla, y llega otro circuito que tenemos marcado en el calendario como muy difícil”, anticipó el piloto español.

“Intentaremos aprovechar cualquier oportunidad, hacer una buen crono, cualquier lluvia que venga el sábado o domingo será bienvenida. Tenemos de momento para mañana, pero no cambia mucho, la queremos sábado y domingo. Pero bueno, las carreras son impredecibles”. Quién sabe si, para despedirse, pueden caer una de esas pequeñas victoriasde las que hablaba Gilles Villeneuve, todavía hoy ídolo de los tifosi italianos.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios