El halo justifica su presencia

Por qué Leclerc no terminó con las ruedas del McLaren de Alonso en la cabeza

El halo justificó su presencia y silenció a los críticos una vez más tras salvar la vida de Leclerc después de que el McLaren de Alonso volara y golpeara violentamente su Sauber

Foto: El estado del Halo del Sauber de Leclerc tras el accidente. (Twitter: @F1)
El estado del Halo del Sauber de Leclerc tras el accidente. (Twitter: @F1)

"Las marcas de las ruedas podrían haber estado en realidad en la cabeza de Charles", confesó Charlie Whiting. El halo justificó su presencia una vez más en el Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1. El discutido elemento salvó la vida de Charles Leclerc después de que el McLaren de Fernando Alonso volara y golpeara violentamente el Sauber del monegasco por la embestida de Nico Hulkenberg en la salida. En las repeticiones detalladas que se han visto del incidente muestran que el coche del asturiano fue desviado por el halo, que tenía marcas del impacto de los neumáticos del MCL33. "Vi la repetición y qué tan buena era la prueba del halo", dijo Alonso.

"Se puede ver que no se necesita mucha imaginación para pensar que las marcas de los neumáticos podrían haber estado en realidad la cabeza de Charles. Lo que está claro son las significativas marcas tanto en el neumático como en el halo. Tomamos muchas fotografías, y nuestros investigadores se pondrán en contacto con Sauber para asegurarse y ver si las fijaciones y los pernos que lo reparan están en buen estado y, lo que es más importante, para ver si se ha distorsionado. Esperemos que podamos aprender todo lo que podamos de esto. Ha sido un golpe bastante fuerte", confirmó Whiting.

Laurent Mekies, director de seguridad de la FIA, definió el halo como “el sistema más completo que hemos encontrado tras varios años de intensa búsqueda”. Como cambian las cosas cuando lo puedes ver prácticamente en primera persona. Lo de Leclerc no es la primera vez que pasa y muchos, con razón, han cambiado su visión de un elemento poco estético, pero clave para la seguridad de los pilotos. Incluso el propio Leclerc reconoció en Twitter que no le gustaba especialmente ese elemento de seguridad, pero agradeció tenerlo: "¡Nunca he sido fan del halo, pero debo decir que estoy muy feliz de tenerlo sobre mi cabeza hoy!". También el propio Jean Todt, remarcó que “la seguridad es lo primero”.

El halo silencia las críticas

Varios expilotos del gran circo salieron en defensa del elemento que evitó un problema mayor este fin de semana. Desde el “ya puede acabar la discusión sobre el halo” que señaló Nico Rosberg al “¡el halo es bonito!” de Felipe Massa. Mientras, el expiloto de Marussia, Max Chilton, agregó: "Y la gente todavía piensa que los monoplazas no deberían tenerlos. Podríamos haber perdido otro talento fantástico hoy sin él". El expiloto de Super Aguri, Anthony Davidson, estuvo involucrado en las pruebas del sistema de halo antes de su implementación y lo catalogó como "la mejor solución por el momento" antes del inicio de la temporada 2018. Al analizar el accidente en Sky F1, Davidson dijo: "Todos tenemos que decir y admitir que el halo hizo su trabajo. Ahora debemos apreciar la razón por la que está en el coche".

El 'halo' fue la primera propuesta que surgió para evitar muertes como la de Jules Bianchi en 2014, pero muy pocos lo veían aplicable al reglamento por su pobre estética. Una 'simple' pieza de tres barras situada encima del cockpit. La realidad es que era el único sistema que soportaba un neumático lanzado a casi 200 km/h. "Hubo algunos momentos en que se te paraba el corazón cuando se hacían las pruebas estáticas desde un ángulo lateral con el peso equivalente al de un autobús de Londres, asusta bastante ver la carga que se le aplica”, explicaba Matt Morris, responsable de ingeniería de McLaren.

No es la primera vez que el halo hace acto de presencia. En Fórmula 2, Tadasuke Makino sufrió un tremendo accidente con Nirei Fukuzumi. Ambos se tocaron en la curva 4 del Circuito de Cataluña con tan mala suerte que el monoplaza de Nirei pasó por encima del de Makino impactando contra el halo. El elemento acabó con grandes marcas del choque y salvó al japonés de un más que probable golpe en la cabeza.

Así acabó el monoplaza de Tadasuke Makino
Así acabó el monoplaza de Tadasuke Makino

Nadie lo quería

El halo fue una introducción polémica a la F1 esta temporada. Su llegada al gran circo generó varias controversias. Problema para implementarlo en el monoplaza, incomodidad para los pilotos y pobre estéticamente hablando. Entre los equipos, sólo Ferrari lo aprobó. Y de los pilotos, más del 50% votó en contra el pasado invierno. A pesar de ello, la FIA estaba decidida a tenerlo en 2018 aunque tuviera a (casi) todo el mundo en contra. Defendían que afectaba poco a la visibilidad y salvaría al piloto en un 18% de incidentes. Aun así, gran parte de las personas relacionadas con el gran circo y aficionados a la competición aseguraron que el halo atentaba contra el espíritu de la F1 como una fórmula de cabina abierta.

Por su estructura y ubicación era complicado instalar un sistema que cumpliera con el reglamento técnico y deportivo. Por su impacto aerodinámico en los flujos hacia las tomas de aire de motor y alerón trasero y por las exigencias para reforzar el chasis y pasar las correspondientes pruebas, hacían del elemento una implementación bastante compleja para los equipos.

En cuanto a la estética, el halo no gustaba ni a los que defendían implantarlo, como Vettel, Ricciardo o Hamilton. Algunos sencillamente lo odiaban, como Raikkonen, que instó a "tirarlo a la basura". Ahora esta tendencia ha variado y ya son mayoría los defensores que los detractores. El halo va encontrando su hueco en la Fórmula 1 y aunque parezca una medida temporal, está resultando muy exitosa.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios