Sin tercera victoria consecutiva

Fernando Alonso se queda sin victoria: los dos Toyota, excluidos por infracciones técnicas

Alonso, Buemi y Nakajima firmaron la tercera victoria en el WEC, pero cinco horas después los comisarios descalificaron a los dos Toyota. Rebellion se llevó la victoria en Silversone

Foto: El Toyota número 8 celebró la victoria antes de ser descalificado. (Twitter: @Toyota_Hybrid)
El Toyota número 8 celebró la victoria antes de ser descalificado. (Twitter: @Toyota_Hybrid)

Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima firmaron una victoria estéril en el Mundial de Resitencia. Toyota consiguió un doblete en una carrera que solo vio peligrar cuando Kobayashi se salió de pista. Dominio de principio a fin, sin rival y con la única intriga de algún fallo en el prototipo que no llegó en carrera, pero sí lo hizo después. Ambos Hybrid Toyota TS050 fueron excluidos de las 6 Horas de Silverstone debido a infracciones en el 'skid block', las planchas inferiores del coche para controlar su distancia al suelo. Rebellion se llevó un doblete inesperado de Silverstone.

Los dos prototitos no pasaron los test de deflexión. La parte delantera del suelo del monoplaza del asturiano tenía un desgaste de 6 milímetros en el lado derecho y de 8 en el izquierdo. Mientras que en el número 7 fue de 9 mm por debajo de la carga de 2500 N especificada en ambos lados de las planchas inferiores. Ese excesivo desgaste en la plancha violaba el artículo. 3.5.6.d de las reglamentaciones técnicas LMP1H, lo que provoca la exclusión del monoplaza.

Toyota se defendió y alegó ante los comisarios que el daño en las planchas inferiores se debía a que los monoplazas habían rodado fuera de pista, pero esa explicación fue rechazada. "El diseño del coche debe ser capaz de soportar los rigores normales de una carrera de resistencia de seis horas", respondieron los jueces. Más tarde, en un comunicado, la marca japonesa apuntó al impacto con los nuevos pianos del circuito británico como la causa, y señaló que el diseño y la construcción de esa parte no ha cambiado desde que la introdujo a principios de la temporada 2017. "Desde entonces ha superado con éxito test similares, el más reciente esta temporada en Spa", explicó. A última hora del domingo, Toyota aún no había decidido si recurriría la sanción.

​Una victoria estéril

Con este resultado, Alonso mantiene la ventaja que tenía en el Mundial tras vencer en Spa y en Le Mans junto a sus compañeros. Desde el comienzo de la prueba, los Toyota empezaron a marcar un ritmo muy superior al resto en una carrera prácticamente siempre encabezada por el número 7. Los Rebellion, por su parte, cumplieron su cometido y acabaron tras ellos a pesar del toque entre ambos en la salida.

La carrera no fue un camino de rosas para el coche de Alonso. "El stint inicial del coche número 7 nos mató, pero luego nuestro set-up fue mejor y finalmente nos quedamos con tres de tres". Después de que el asturiano cumpliera, adelantara a Mike Conway y situara momentáneamente a su Toyota como líder, el cambio de piloto no salió como se esperaba. Un horroroso turno de Nakajima con muchos problemas en el prototipo propició que el número 8 acabara a más de veinte segundos de la cabeza. Una distancia que duró hasta faltar una hora y media de prueba. Solo un error o un fallo del prototipo 7 podían hacer perder la victoria al trío formado por Kobayashi, Conway y Pechito López.

El error de Kobayashi decidió

Esta vez el héroe no fue Fernando Alonso, sino Buemi. El suizo se encargó del último ‘stint’ y de recortar una distancia de veinte segundos. El expiloto de Fórmula 1 empezó a marcar un gran ritmo y recortó la distancia a 16 segundos hasta la parada de los dos Toyota. En el paso por boxes, el prototipo número 7 tuvo que cambiar la parte trasera lo que favoreció al otro monoplaza de la marca japonesa a acercarse a seis segundos.

La distancia ya no era tan clara y el japonés, vista la gran distancia que había perdido, falló. Su prototipo tuvo una excursión por la hierba lo que dañó el fondo plano. Buemi se colocaba a dos segundos y ya solo era cuestión de tiempo que fuera adelantado. Cuando el suizo llegó a su altura, el japonés tuvo que dejarle pasar a falta de 48 minutos para terminar la prueba. A partir de ahí el duelo se acabó y Buemi cabalgó hacia una nueva victoria en el WEC, en una carrera donde los japoneses no tuvieron su día. El propio Nakajima pidió disculpas a su equipo en la ceremonia del podio. Por desgracia para él y su equipo, lo peor estaba aún por llegar.

Sorprendente tirunfo de Ferrari

En LMP2 hubo poca emoción. La escudería de Jackie Chan firmó un doblete con mucha autoridad. Los dos prototipos llegaron pegados a los últimos minutos de la prueba pero desde el equipo no quisieron problemas y firmaron un resultado perfecto para la escudería del actor de Hong Kong.

En GTE-Pro fue donde saltó la sorpresa y más variedad de líderes hubo. El Ferrari 51 de AF-Corse consiguió una victoria contra todo pronóstico seguido del Porsche 91 de Lietz y Bruni. El picante final lo pusieron Tincknell con el Ford 67 y Christensen con el Porsche 92 en la lucha por la tercera plaza. Finalmente, tras mucha lucha y varios toques, el Ford se llevó el duelo. La categoría amateur también dio su espectáculo aunque nadie pudo toser al equipo del actor Patrick Dempsey. El Dempsey-Proton de Campbell, Andlauer y Ried se impusieron al Aston Martin 90 del TF Sport pilotado por Yoluc, Adam y Eastwood, y al 95 AMR de Lamy, Dalla Lana y Lauda que completó el podio.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios