cinco carreras en seis semanas

El desenfrenado calendario de Fernando Alonso tras Le Mans: desgaste físico y mental

Tras las dureza de las 24 Horas de Le Mans, Fernando Alonso inicia uno de los periodos más exigentes en la temporada de la Fórmula 1: cinco carreras en seis semanas

Foto: Alonso no tendrá el calendario más benévolo tras las duras 24 Horas de Le Mans (EFE)
Alonso no tendrá el calendario más benévolo tras las duras 24 Horas de Le Mans (EFE)

Fernando Alonso viene de conquistar este fin de semana las 24 Horas de Le Mans con una exhibición histórica en la noche del trazado de La Sarthe. El asturiano acabó con una felicidad que hacía mucho tiempo no veíamos, pero también molido por la dureza de la prueba. Le Mans ha sido la segunda cita consecutiva tras la debacle de McLaren en Canadá, pero lo que viene hasta las vacaciones de agosto será una auténtica locura para el piloto español.

En Fórmula 1 afrontará los grandes premios de Francia, Austria, Gran Bretaña, Alemania y Hungría. Todos ellos con un solo fin de semana libre, el del 15 de julio. Era obligado a pesar de su decisión de competir en el Mundial de Resistencia (WEC). Un calendario con 26 pruebas en nueve meses, lo que podría suponer un gran desgaste físico y mental tras una prueba tan dura como Le Mans.

Recuperar sensaciones con el McLaren

La primera parada es el Gran Premio de Francia. Por suerte para Alonso es en el mismo país y el viaje es mínimo. En el Circuito de Paul Ricard confía en que su equipo pueda volver a la carga después de los decepcionantes abandonos en Mónaco y Canadá, ahora animado por haber cumplido el sueño de ganar las 24 Horas de Le Mans. "No es frecuente que tengamos que pilotar en pistas nuevas o pistas que son nuevas para la mayoría de nosotros pero que ya tienen un gran legado, así que después de mi experiencia en Le Mans es fantástico seguir en Francia e ir al Paul Ricard. Ganar las 24 Horas de Le Mans todavía me parece un sueño, fue una semana increíble. Pero ha finalizado y ya estoy deseando volver a competir con mi coche".

El asturiano nunca ha competido en el circuito Paul Ricard en F1, pero ya rodó en un test hace unos años y comprobó el nuevo diseño del circuito. "Creo tiene potencial para ser un gran circuito, e ir a un lugar nuevo siempre hace las cosas emocionantes, ya que todos estamos en la misma posición, aprendiendo sus características desde cero. Será una carrera difícil para los coches y los pilotos y un desafío técnico complicado para configurar los coches. Sin embargo, parece que hay algunas oportunidades de adelantamiento, lo que con suerte podría proporcionar carreras emocionantes. Después de un par de fines de semana decepcionantes, espero que podamos recuperarnos en Francia con un resultado más positivo".

La exigente gira europea

Superada la prueba de Paul Ricard, Alonso seguirá afrontando una larga gira europea. Tras Francia llegarán cuatro carreras en cinco semanas, únicamente con el parón del fin de semana del 15 de julio, que será utilizado por las escuderías para añadir mejoras a sus monoplazas de cara al Gran Premio de Alemania. La idea de la organización respecto a la temporada pasada es más carreras que en 2017 y menos descanso entre ellas para conseguir un reto mayor para equipos y pilotos. Por lo que si lo sumas el WEC, el desgaste es brutal.

Tras finalizar la gran gira europea, actos promocionales aparte, el asturiano podrá disfrutar de un corto periodo de vacaciones, aunque una semana más corta que sus compañeros en el Gran Circo. Si todos los pilotos tendrán descanso desde el 30 de julio hasta el 23 de agosto, Alonso tendrá que estar preparado mucho antes, ya que del 17 al 19 de agosto llega la tercera prueba del WEC, las 6 Horas de Silverstone, y la preparación es mucho más amplia que la de un gran premio de F1.

El peor plan de viaje

Un plan de viaje incluso peor que los meses de junio y julio llegará cuando la temporada esté más avanzada. El cambio de fecha de las 6 horas de Fuji para que Toyota pueda contar con Alonso en su evento de casa implica que tendrá cinco semanas consecutivas de viajes a través de tres continentes. El Gran Premio de Rusia a finales de septiembre irá seguido por el Gran Premio de Japón y la carrera de Fuji del WEC, que se disputa el 14 de octubre. Alonso tendrá que viajar entonces a Norteamérica para las dos citas seguidas en Austin y Ciudad de México.

Por último, noviembre será el mes en el que Alonso finalice todas sus competiciones, pero también será uno de los más exigentes. El día 11 correrá el Gran Premio de Brasil y el día 16 ya debe estar en Shanghái, a más de 18.000 kilómetros de distancia, preparado para saltar a pista con su Toyota. Lo hará con el jet-lag muy presente: hay una diferencia de 10 horas entre Sao Paulo y Shanghái. Tras la carrera china, Alonso se desplazará más de 6.000 kilómetros para disputar la última prueba del calendario de Fórmula 1, el Gran Premio de Abu Dabi. Ahí dará por finalizado uno de los calendarios más exigentes de un piloto. Pero lo que está claro es que Alonso, con casi 37 años, no ha perdido su hambre de victoria.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios