DECEPCIONANTE RENDIMIENTO EN LOS ENTRENAMIENTOS

Desconcierto total: A McLaren se le pinchó el globo, y de qué manera

A diferencia del viernes, el rendimiento del MCL33 fue muy poco competitivo, y los dos pilotos de McLaren incluso pudieron haberse quedarse atrapados en el Q1

Foto: Alonso, en Canadá. (EFE)
Alonso, en Canadá. (EFE)

Simple y llanamente, McLaren se llevó un soberano tortazo en los entrenamientos clasificatorios del Gran Premio de Canadá. Solo un dato para empezar. 2017, con Honda: duodécimo de parrilla, a casi dos segundos del mejor tiempo de Hamilton. 2018, con motor Renault: decimocuarto, a 1.3 del mejor tiempo en Q2 y a 1.9 de la pole definitiva y saliendo del Q1 sus dos pilotos con la lengua fuera, y gracias a que algunos factores jugaron a favor de Alonso y Vandoorne, porque pudieron haber quedado enterrados en la primera tanda. El aterrizaje de la modesta curva ascendente en las últimas carreras ha sido duro para el MCL33 y sus pilotos.

El pésimo resultado del sábado trunca momentáneamente el optimismo hacia una tendencia de mejora tras la evolución introducida en Montmeló. “No ha pasado nada, al ir cómodos ayer no hemos hecho casi ningún cambio durante esta noche en el coche, y esta mañana se comportaba igual, ni mejor ni peor, era el mismo, pero cuando cruzabas por meta y veías el tiempo siempre faltaban algunas decimillas, hemos perdido un poco de competitividad”. Alonso y Vandoorne necesitarán solventar la papeleta durante la carrera, porque el bajonazo fue demoledor.

Falta de adherencia en curvas lentas

“Este circuito prioriza el ritmo de carrera, porque no puedes adelantar, tienes que ser fuerte el domingo y no poner todos los esfuerzos el sábado, porque no hay puntos en los entrenamientos”, explicaba un optimista Alonso tras los libres del viernes, dando a entender que McLaren concentraba sus esfuerzos en priorizar la preparación para la carrera. Pero ni aún así podía explicarse el pinchazo que sufría el globo de la primera jornada.

“Hemos perdido competitividad hoy tanto en los libres 3 como en la crono”, explicaba un Alonso que detallaba las razones de esa pérdida de rendimiento en relación a los rivales, “no íbamos tan rápidos como ayer. El coche se sentía bien, como ayer, no hemos hecho grandes cambios ni hemos tenido graves problemas, pero no éramos suficientemente rápidos. Hemos vuelto a la posición que temíamos antes de llegar al fin de semana en la que podíamos estar”.

Eric Boullier hablaría luego de la "falta de grip en curvas lentas" como uno de los problemas del monoplaza británico, "la velocidad mínima más alta es 140 Km/h, es un poco como Bahrein. Y para compesar esta falta de grip tenemos que llevar más ala, lo que significa más drag. Así que el mejor compromiso para nuestro ritmo es llevar más drag y carga, y esto nos lastra"

Las duras comparaciones con los rivales

El Gilles Villeneuve es una pista de alta velocidad, duras frenadas, y tracción. A una vuelta, el MCL33 mostró todas sus carencias ante el desconcierto de sus protagonistas. Tanto Alonso como Vandoorne terminaron en el Q2 separados por una centésima, buena muestra del límite del monoplaza británico. La comparación con la referencia de los motores de Renault también era cruel. Los otro cuatro monoplazas terminaron entre los nueve primeros. Alonso, a ocho décimas de Sainz, el último entre los equipos con la misma unidad de potencia. Por delante del español terminaba también un Haas, un Sauber y un Toro Rosso.

Incluso el Sauber de Lecrerc terminó por delante. Y Brendon Hartley, con el Toro Rosso y Honda a sus espaldas, terminaba en la misma posición que Alonso el pasado año, a 1.1 segundos del mejor tiempo en el Q2. Sin olvidar que Gasly, por detrás, no contaba con la evolución de Honda que sí incorporaba en su monoplaza Hartley. Los dos McLaren podrían haberse quedado atrapados en el Q1 de haber estado presente en los entrenamientos.

En carrera, salvar la imagen y los muebles como sea

Aunque McLaren contaba con más optimismo con el ritmo de carrera, el desconcierto del sábado deja la puerta abierta a una carrera dura, en la que sus pilotos necesitan salvar la pésima imagen inicial con un resultado en los puntos, salvando además incidentes y averías mecánicas. De lo contrario, las próximas semanas pueden ser duras. “Estamos expectantes de mañana intentar recuperar un poco de velocidad. Los puntos son los domingos, y hoy no podemos ya cambiar nada, y ojala salga un buen día”.

Una gran salida y una estrategia agresiva serán obligados una vez más para Alonso. En el primer apartado, con los riesgos que implicar jugársela en el embudo de la primera curva del Gilles Villeneuve, un verdadero cara o cruz. En el segundo, Alonso confía en las opciones de neumáticos para la carrera. “Todavía queda muchas simulaciones que hacer y muchas estrategias que mirar”, explicaba en referencia al trabajo en la sede de Woking y el análisis de sus ingenieros, “las hiperblandos son los neumáticos a evitar, sobre todo si salimos del once para atrás. Así que tenemos nuevas de ultras y dos de las rojas, e intentaremos aprovecharlas todas. Es un circuito donde suelen salir muchos coches de seguridad, con los muros tan cerca no hay posibilidad de recuperar el coche. Intentaremos arriesgar un poco más, no tenemos nada que perder, estamos fuera de los puntos, eso suele dar beneficios, y a ver si mañana es uno de esos días”. Ya puede serlo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios