LAS CLAVES PARA QUE SE FIRME EL ACUERDO

La revolucionaria boda del año en F1, cerca: Red Bull y Honda podrían unirse en mayo

Red Bull habría confirmado ya a Honda su interés en utilizar sus motores en 2019. Colocar este año el motor nipón a Toro Rosso ha proporcionado conclusiones positivas

Foto: Max Verstappen con su Red Bull en el GP de Australia de esta temporada. (EFE)
Max Verstappen con su Red Bull en el GP de Australia de esta temporada. (EFE)

Red Bull afronta un dilema estratégicamente crucial sobre su futuro suministrador de motores en Fórmula 1: o seguir con Renault o apostar por Honda. Pero a falta de cuadrar ciertos plazos y circunstancias, la decisión para 2019 estaría encarrilada hacia el fabricante nipón.

Fuentes desde Japón detallan a El Confidencial que Red Bull habría alcanzado ya un acuerdo verbal con Honda para utilizar sus motores en 2019. Porque colocar este año el motor nipón a Toro Rosso –su equipo ‘B’– ha proporcionado ciertas conclusiones que dibujan un 2019 ilusionante. Tanto, que el acuerdo puede materializarse en pocas semanas, con Red Bull fiando a Honda su destino en la Fórmula 1. ¿Jugada maestra o decisión precipitada?

Dos carreras clave para la decisión final

Red Bull todavía no ha tomado una decisión definitiva, pero sí hay un compromiso no escrito para trabajar con Honda. A mediados de mayo se puede materializar el acuerdo, aunque todavía se desconoce cómo. Si únicamente en clave privada o también pública, coincidiendo precisamente con el 15 de mayo –fecha en la que los equipos deben comunicar a la FIA su motor para 2019. “No es un compromiso, sino una indicación”, matizaba Christian Horner, jefe de Red Bull, postponiendo la decisión al verano. Pero sea cuando sea, el camino quedaría allanado tras unos meses que han acelerado todos los plazos; no sólo por el avance sorprendente de Honda, también por cómo Red Bull quiere perfilar desde ya el 2019 en distintos frentes, desde su situación en pista hasta otras negociaciones claves.

¿Qué debe ocurrir para cerrarlo todo en mayo? Hay dos fechas clave: una este fin de semana, en el Gran Premio de Azerbaiyán, donde se prevé una reunión entre Red Bull y Masashi Yamamoto, director de competición de Honda. La segunda será el 13 de mayo, en el Gran Premio de España, donde Red Bull daría el ‘sí quiero’ a Honda si estas dos carreras confirmaran el avance de su motor. Entre medio, los japoneses intentarían introducir alguna mejora para escenificar su compromiso. Porque en vista de cómo este 2018 está confirmado su buena sintonía con la familia Red Bull, ambas partes tienen intereses particulares en iniciar el matrimonio cuanto antes.

¿Por qué Honda y no Renault?

¿Por qué Red Bull se va con Honda? Hay varios motivos. Primero, ciertas estimaciones sitúan a Honda en una prometedora curva de evolución capaz de acercarles a los mejores más rápido que Renault. De ser así, el revulsivo que necesitaría Red Bull para acompasar su brillante aerodinámica hacia el título. El peor de los casos es que Honda se quede a la par de Renault. Pero esto no cambia el criterio de fondo, porque frente a una Renault que parece estancada en su motor y cada vez más dispuesta a apostarlo todo a su equipo de fábrica, Red Bull se convertiría en la punta de lanza del proyecto de Honda en la F1. A grandes rasgos, un acuerdo estratégico que no ofrece desventajas.

Porque además de una fuerte inversión desde Japón que les permitiría ahorrarse unos 15 millones de euros al año, Red Bull encontraría ahora en Honda un factor clave que no ha tenido estos años con Renault: ser su cliente prioritario y trabajar codo con codo adaptando el coche al motor, y viceversa. Con Honda, Red Bull se reencontraría con el mismo esquema que ya le llevó a dominar la F1 junto Renault entre 2010 y 2013: equipo y motorista funcionando en paralelo con una continua retroalimentación de mejoras. Algo que a día de hoy sólo tienen Ferrari y Mercedes...

Red Bull baraja previsiones optimistas una vez comience a andar el proyecto. Porque Honda este año ha llevado a cabo una importante reorganización interna para construir un motor 100% fiable, y están ya muy cerca de conseguirlo. Pero también se empiezan ya a dibujar grandes atisbos de esperanza en cuanto Honda empiece a exprimir la maquinaria. Esa fase llegará previsiblemente en junio, alrededor del Gran Premio de Francia. Sería entonces cuando Honda introduciría mejoras a Toro Rosso con más potencia y rendimiento... pero concebidas ya en clave de su 2019 con Red Bull.

¿Estrechando el cerco a Ricciardo?

El acuerdo con Honda puede darle a Red Bull una importante baza estratégica sobre un asunto clave: la renovación de Daniel Ricciardo. Si ciertas pistas sugerían estos días su posible marcha a Ferrari, Christian Horner le estrechaba el cerco. “Tendrá que tomar como muy tarde una decisión en verano; no podemos esperar para siempre, y si no funciona habrá que ver otras opciones”. ¿Pero cuáles? “La alternativa más obvia es Carlos Sainz; tiene contrato con nosotros… y además tenemos otros pilotos jóvenes”. Pero teniendo ya en Honda un proyecto atractivo sobre la mesa, ¿se atrevería ahora Ricciardo a dejar Red Bull e irse a Ferrari?

La duda de los pilotos es trascendental, porque de ellos dependerá que Red Bull transforme en éxitos una excelente estructura de trabajo que ahora se integraría al ambicioso proyecto de Honda. Una triple cuadratura de piezas soñada desde hace tiempo que puede echar a andar en unas semanas. Porque de cumplirse las expectativas de Japón, Red Bull ya puede haber encontrado la pareja perfecta para volver a ganar el mundial de Fórmula 1.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios