Fórmula 1: Esteban Ocon: Sainz, a veces, me parece demasiado agresivo. Más que Alonso
ENTREVISTA CON EL PILOTO DE FORCE INDIA

Esteban Ocon: "Sainz, a veces, me parece demasiado agresivo. Más que Alonso"

El piloto de Force India recuerda con El Confidencial cómo batió a Verstappen en el primer año en monoplazas del holandés. Hoy, Esteban Ocon también sabe que Mercedes le vigila de cerca

Foto: Esteban Ocon, la viva imagen de una sonrisa destinada al éxito en la Fórmula 1. (REUTERS)
Esteban Ocon, la viva imagen de una sonrisa destinada al éxito en la Fórmula 1. (REUTERS)

Hablar con Esteban Ocon es una experiencia singular. Responde serio y frío, como el resto de pilotos, pero de repente le brota esa sonrisa de cualquier chico de 21 años persiguiendo su sueño de la infancia. El suyo es ser el primer campeón del mundo francés de la Fórmula 1 desde Alain Prost, algo que también lo celebrarían en Barcelona y Málaga, donde nació parte de su familia. Pero, ¿cuándo?

A corto plazo es difícil, porque Ocon empieza ahora su segundo año en Force India, equipo de mitad de tabla. Pero al mismo tiempo ya encamina la rampa de lanzamiento a Mercedes, marca que le apoya desde hace años y donde puede recalar en 2019. Atiende a El Confidencial cogiendo una silla, poniéndola en una esquina de la mesa y sentándose con las piernas cruzadas y un café. Ocon parece entender la Fórmula 1 igual que la vida, un arte que conviene tomarse con calma para triunfar en ella. Quédense con esto.

Ocon, al volante del Force India durante los test de pretemporada. (Reuters)
Ocon, al volante del Force India durante los test de pretemporada. (Reuters)

Ganó a Verstappen antes de la F1

Esteban se maneja en español pero no lo suele utilizar, quizá uno de sus muy pocos rasgos de inseguridad. Porque si otros como Hamilton o Verstappen se han ganado su reputación a base de un carácter duro como el hierro, Ocon ya va camino de hacerlo en base a la calma y la relajación, algo atípico en un deporte donde prima la arrogancia. Eso fuera de los circuitos, porque dentro es hábil y rápido como pocos; el único que ganó a Max Verstappen antes de llegar a la F1. Y con él van a tener que vérselas Fernando Alonso y Carlos Sainz más de una vez este año...

"El año pasado ya luché con Alonso en varias carreras", recuerda Ocon. "Es un piloto fantástico, con mucha experiencia y además muy duro en la pista". ¿Qué sentía Ocon, un 'rookie', midiéndose rueda a rueda con un bicampeón? "Lo bueno de Alonso es que, si en algún momento luchas con él, siempre sabes que no te va a causar problemas. Es un tipo muy limpio en la pista".

¿Pero qué hay de Sainz, un perfil distinto pero también con proyección? "Sainz es muy bueno también y ha hecho cosas grandes, pero a veces me parece demasiado agresivo. Más que Alonso. Tengo la sensación de que no sabe controlarse tanto en la pista, quizá por falta de experiencia, no lo sé. De hecho, la última vez que me encontré con él en pista me sacó del asfalto", cuenta Ocon, recordando su incidente en el Gran Premio de Malasia. Uno de otros tantos que tuvo en 2017, porque aunque Ocon apunte alto, su debut fue un contraste: grandes éxitos por un lado, y muchas piezas rotas por otro.

¿De dónde sale tanta seguridad?

Que se lo pregunten a Sergio Pérez, su compañero en Force India. Se tocaron en pista hasta tres veces, desatando una guerra civil dentro del equipo. Al final acabó en un brillante octavo puesto, pero, ¿cómo se gestionan estos obstáculos al empezar en F1? "Fueron momentos muy malos y no queremos que ocurra de nuevo; la prioridad está ahora en el equipo y no perder más puntos en conjunto. Es una etapa acabada...". Pero ser un 'team-player' obliga a trazar una línea entre el egoísmo y el espíritu de equipo. Schumacher, Vettel y Alonso, por ejemplo, forjaron sus leyendas tirando a veces por la primera. ¿Ocon? "Hay que luchar limpiamente, no tocarnos y no romper el coche. Lo único que sé es que tengo que tener cuidado cuando luche con mi compañero", explica ante un futuro más definido por los responsables de Force India en lo que respecta a sus pilotos.

El francés tiene claro que así ganará a Pérez, quien le batió en su día por sólo 13 puntos con mucha más experiencia. En 2018, ¿vuelta a la tortilla?. "Checo es un piloto muy bueno y he aprendido mucho de él, pero ahora ya le puedo ganar directamente. Ya no quiero aprender de él; consiste ya sólo en ganarle. Y no quiero ponerme más presión a mí mismo. Ni tampoco voy a cambiar nada de mi".

¿Pero por qué tanta seguridad, y más aún ante alguien tan experimentado? Ocon es uno de esos deportistas que ha pasado muchas etapas, pero quemándolas todas rápido. De ganar la GP3 en 2015 pasó en un año a la F1 con un equipo pequeño (Manor), y de ahí a uno medio (Force India) en sólo seis meses. ¿El secreto? "Procuro no ponerme presión sobre. Ni tampoco voy a cambiar nada de mi", dice pensando en 2018. Porque a base de pocos errores y cumplir lo que le pide el equipo, está cociendo su ascenso en la F1 a un ritmo inalcanzable para muchos. Porque si de éxito se trata, con Ocon no se trata de el qué, sino del cómo...

Ocon y Verstappen, como el azúcar y la sal

¿Qué hace Ocon tan tranquilo un año tan importante, que o bien le puede lanzar al estrellato o estancarle como a muchos otros? "De pequeño tenía ya mucha presión; sabía que si no rendía esto se me podía acabar al día siguiente. En cuanto llegué aquí, simplemente me mantuve así de relajado", recuerda el francés. Por ejemplo, igual que cuando ganó a Verstappen en la Fórmula 3, algo extraordinario en vista para la progresión del holandés en la Fórmula 1: tres victorias, estrella de Red Bull, equiparado con Ayrton Senna... y un perfil tremendamente más mediático y explosivo.

Entonces, ¿qué falla en Ocon para no estar (aún) al nivel de Verstappen? La respuesta está en sus estilos tan distintos. Cabría recordar lo que Max Verstappen contó a El Confidencial en 2017. "Hay amigos que te quieren por ser quien eres... y otros porque estás en F1"; "No tengo ninguna inspiración"; "Si me pego una semana en casa sin correr, me aburro"; "Con mis amigos me junto para correr en kárting y hablar de carreras"; "Cuando me retire, correré en otras cosas y me montaré mi circuito". Un animal de las carreras viviendo a toda velocidad, con un talento y carácter estelares.

Con la misma ambición, Ocon es la otra cara de la moneda. "Siempre he tenido la certeza de que, si hago bien mi trabajo, al final me va a ir todo bien. Y además soy alguien a quien le gusta disfrutar de la vida. He trabajado para llegar a la F1 desde que era muy pequeño. Amo lo que hago, y creo que existen peores problemas en la vida que tener un poco de inestabilidad en una curva, ¿verdad?". Como por ejemplo, perderse unas vacaciones con sus amigos en la playa, algo indispensable para coger fuerzas en vacaciones. En el 'paddock' hay quien cree que Verstappen entiende la vida misma como una simple distracción de las carreras; Ocon, en cambio, como un viaje lento en el que se divierte, reflexiona, aprende... para luego saber triunfar a 300km/h.

Verstappen es ejemplo de éxito vibrante e inmediato. Ocon, de cocinar los éxitos a fuego lento para el futuro. "Ganar a Verstappen en la F3 fue una inyección de confianza, pero él está ahora un paso por delante", confiesa Ocon al escuchar la analogía. "Con Red Bull, tiene un equipo que le permite firmar podios y victorias. Pero yo no descarto luchar con él en el futuro si hay un título en juego". Porque quién sabe en qué se convertirá Ocon si sigue "igual de relajado", pero con más experiencia y un coche ganador. Para algunos, sería el triunfo de la 'cocción lenta' en el deporte más rápido del planeta.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios