volverÁ a coincidir con alonso en le mans

"Qué calladito lo tenías, Antonio". El secreto que engatusó a los españoles en Daytona

Antonio García fue el único de los españoles que subió al podio en las pasadas 24 Horas de Daytona. Alguien que, a pesar de los años, disfruta cada día más como piloto

Foto: Antonio García en Daytona Beach. (EFE)
Antonio García en Daytona Beach. (EFE)

De los cuatro pilotos españoles que compitieron en las 24 Horas de Daytona solo Antonio García se subió al podio. Un año más. Tras ganar la pasada temporada con Chevrolet el certamen IMSA en el que se integra la carrera, sigue en lo más alto en Estados Unidos. Tras compartir la prueba con Fernando Alonso, Daniel Juncadella y Miguel Molina, García explica en El Confidencial su experiencia, cómo vio a sus compatriotas y a su amigo de la infancia, con el que reencontrará en las próximas 24 Horas de Le Mans.

El propio García se refiere a ambos como “Zipi y Zape” por su larga vida en común en los circuitos desde la infancia, y después con una carrera en paralelo de gran éxito. Alonso, en monoplazas. El otro, en las carreras de resistencia, donde también ha ganado todo. “En Daytona hemos coincidido bastante. No sé qué pasará en Le Mans. Creo que poco a poco vamos rememorando cosas, recuperando no solo la relación que teníamos, sino que también hay más día a día en las carreras entre nosotros que hacía mucho que no compartíamos”.

Daytona, como las clásicas del ciclismo

Para Alonso fue la primera carrera de 24 horas de alto nivel, al margen de la experiencia que compartieron hace muchos años con un Hyundai en Barcelona. En su caso, García corrió tres pruebas de un día completo solo en 2017. Así, desde hace muchos años. Al igual que ciclistas como Alejandro Valverde han mejorado con el tiempo para las exigencias del ciclismo, ¿puede ocurrirle a un piloto que una exigente carrera de 24 horas se haga rutina por la experiencia con los años?

“Sí, yo creo que la experiencia te da eso, efectivamente”, contesta García, “pero también los años pasan factura. Por eso me cuido ahora mucho físicamente y no paro de hacer ejercicio, no puedes parar porque al final depende de las estrategias, y si el ingeniero te dice que tienes que hacer las últimas tres horas, pues te toca. Tienes que dar todo. Sí es cierto que la experiencia te da esa serenidad, de cuándo y cómo administrar fuerzas. Precisamente, a Daytona la he comparado mucho con las clásicas del ciclismo, porque vas al 'tran tran' durante la carrera y luego se dan con la mano abierta en los últimos veinte kilómetros”.

"He sufido este año cada vuelta de Daytona"

Muchos pilotos comentaban en las redes sociales cómo habían quedado destrozados físicamente tras Daytona, incluso jocosamente. A alguno incluso le costaba andar. “Yo también he acabado cansado, la intensidad se ha notado”, explica García, “Le Mans es muy intenso en cuanto a ritmo, son 24 horas al sprint. Pero Daytona ha sido esto, 800 vueltas con solo tres neutralizaciones significa que hemos dado el 95% del 100% de la distancia de la prueba. Cuando me bajé del coche por tercera vez noté que realmente necesitaba un masaje para estar al 100% para el último relevo”.

Otros pilotos también reconocían que disfrutaron del pilotaje por sí mismo, sin pensar nada más que en el manejo de la máquina, sin agobios y ansiedades, porque los largos relevos y la naturaleza de Daytona permitían pilotar como el que pedalea en un pelotón ciclista, siguiendo con el símil. ¿Le ocurrió a García en algún momento? “Disfrutas los años en los que el coche va bien, y en mi caso no he estado al 100% contento como iba este año. Cuando te faltan tres o cuatro décimas en el coche hace que no te relajes. Si te relajas te dejas una o dos décimas. Y esto se nota física y mentalmente más. El punto ese de ir casi todo automático no lo tienes. Este año se ha sufrido en cada vuelta de Daytona”.

"Y resulta que la escapada llegó a la meta"

Pero a pesar del podio, García se ha quedado con cierta sensación de frustración. Aunque veía a los escapados del equipo Ford rodando a la vista, no pudieron echarles el guante. García utiliza el mismo ejemplo ciclista para explicar por qué se escapó una posible victoria. O, al menos, la posibilidad de disputarla al final. “Fue como si hubiéramos estado todos en el pelotón durante toda la prueba y los Ford se hubieran escapado diez minutos por delante. Y resulta que esa escapada llegó a la meta. Todos esperábamos que se neutralizara la carrera en un momento dado, pero no ocurrió. Fue un Daytona diferente que nos pilló a todos a contramano”.

Antonio García firmando autógrafos en Daytona. (EFE)
Antonio García firmando autógrafos en Daytona. (EFE)

La prueba no correspondió a lo esperado. “Varió un poco el concepto de carrera americana. Hemos hecho casi la misma distancia que un Le Mans. La comparé el otro día con las última de Le Mans y recorrimos la misma distancia aunque son circuitos diferentes (Y Le Mans más largo con más zonas rápidas). La estrategia previa cambiaba mucho. Cuando llevas seis y ocho horas de carrera nunca vas al límite, y para la estrategia (por ejemplo, para cambiar de frenos y otras operaciones) esa falta de banderas amarillas cambió todo. Que en las últimas ocho horas no hubiera cambio todo. El año pasado hubo veintiuna neutralizaciones, y la gente este año lo ha notado también por la tele. No pudimos hacer una estrategia arriesgada y poner en jaque el equipo Ganassi. Se convirtió en una carrera un poco sosa en este sentido, de no poder tener el tirón final para luchar contra ellos”.

"Ahora entiendo por qué estás aquí"

Como veterano en Daytona entre los españoles, ¿cómo veía a Alonso, Juncadella y Molina? "Creo que a los tres por igual... La primera vez que les vi, cuando ya empezaban a entender y ver lo que significaba Daytona y el ambiente, me miraban con la sonrisa en la cara como diciéndome: “Ahora entiendo por qué estás tan a gusto aquí”, o “qué calladito te lo tenías, Antonio, porque este es un ambiente increíble”. Sobre todo en Daniel y Miguel les veías que decían: “Cómo mola esto”. Para Fernando, esta es una de las razones por las que quiso venir a Daytona después de haberlo descubierto en Indianápolis. Ya sabía de qué iba a la cosa y no le sorprendió tanto".

¿Y qué ha podido llevarse Alonso de Daytona? “Es difícil decirlo, pero estoy seguro de que con todas las vueltas que haya podido dar, el tener que gestionar el tráfico, compartir coche con otros pilotos… todo este tipo de cosas las va a poder aplicar incluso hasta en la Fórmula 1”. Pero Alonso acaba de anunciar que correrá en Le Mans y en el WEC. ¿Que le parece a García? “Me sorprendió entre comillas cuando me lo dijo, pero le ves, y yo hubiera hecho lo mismo. En muchos momentos vi mucho paralelismo entre su forma de pensar y la mía, no me sorprende”. ¿No será demasiado osada la aventura? ¿Es exigente todo lo que va a hacer? “Sí, lo es, los viajes, no solo compaginar solo las carreras sino también los tests, los programas de trabajo, va a ser difícil… Pero cuando tiras para adelante no lo piensas”.

"Me siento el más afortunado del mundo"

Ha ganado en Daytona, Le Mans, Sebring el Imsa... prácticamente todo en el mundo de la resistencia ¿Por qué sigue compitiendo Antonio García? "Uno, porque es mi pasión. Dos, porque es mi trabajo y creo que de momento no veo mi vida sin esto. No sé cuando llegará el punto en el que empezaré a agotarme física y mentalmente. Visto lo visto correré hasta que me echen”.

Efectivamente, escuchando a García también se escuchan ecos de su amigo Alonso. “Me gusta correr porque forma parte de mi vida, es un poco lo que decía Fernando, correría todos los fines de semana en lo que sea. Y tengo, tenemos, la suerte que se nos ha dado muy bien y podemos correr en los mejores sitios que existen. Correría en cualquier lado. Es mi pasión, con lo que más disfruto, es mi trabajo, y encima me pagan por ello. Me siento el más afortunado del mundo”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios