la tecnología eléctrica condiciona todo

Así es la Fórmula E: "Los frenos nunca responden igual y te vas contra el muro"

Diferentes soluciones técnicas, gestión de la energía eléctrica, estrategias de carrera, accidentes seguros en circuitos urbanos.... La Fórmula E es más compleja de lo que parece

Foto: La Fórmula E inaugura este fin de semana la temporada en Hong Kong. (Formula E)
La Fórmula E inaugura este fin de semana la temporada en Hong Kong. (Formula E)

“Para nosotros es un mundo apasionante, un mundo nuevo a investigar, y por primera vez todos tenemos la sensación de que volvemos a algo parecido a los orígenes de la F1, cuando investigabas algo que llegaba luego a los coches de calle”. Joan Orús es el ingeniero responsable del equipo español Campos Racing, que en la Fórmula E es responsable de la parte técnica de Mahindra, uno de los fabricantes presentes en el campeonato.

El campeonato de monoplazas eléctricos comienza su cuarta temporada este fin de semana en Hong Kong. ¿Cómo son estos monoplazas en continua evolución? ¿Qué desafíos y diferencias presentan a sus pilotos frente a los de toda la vida? ¿Qué factores determinan el desarrollo de las carreras? Al margen de las respuestas, lo único cierto es que la Fórmula E es diferente a cualquier otra competición automovilística.

Los dos factores que deciden una carrera

A grandes rasgos, dos son las claves de cada fin de semana. Por un lado, la vuelta de clasificación. Por otro, la gestión de la energía eléctrica en la carrera. “A diferencia de muchos campeonatos, aquí solo hay una vuelta. La clave es tener el coche y al piloto preparado para una vuelta perfecta, porque no hay más oportunidades”, explica Orús a El Confidencial. “Es crucial porque son circuitos urbanos, sí que hay adelantamientos, pasan cosas, accidentes, pero una buena vuelta te define el resultado en carrera”. Si fallas aquí, adiós al fin de semana.

En cuanto la gestión de la energía, la FIA ha determinado que las carreras sean suficientemente largas para que los coches no cuenten con autonomía de energía para ir a fondo todo el rato. En este sentido, influyen las soluciones técnicas que cada fabricante haya elegido para aquella parte del monoplaza que está permitido desarrollar. Porque otras están bloqueadas por reglamento. Y ya en acción, la estrategia de eficiencia del equipo y la capacidad para gestionarla por parte del piloto es crucial.

“En la Fórmula E hay diferentes concepciones de monoplaza”, explica Orús, que cuenta con amplia experiencia en otras disciplinas del automovilismo. "La batería, el monocasco, la aerodinámica y los frenos son iguales para todos el mundo. El motor, la transmisión, la electrónica del motor, la refrigeración y la suspensión trasera son libres, y también los amortiguadores. Y cada constructor diseña estas áreas para poder competir con los demás”. Por ejemplo, Audi contaba con cajas de cambio de tres marchas el pasado año mientras la de Renault tiene solo una. Pero con soluciones tan diferentes ambos han ganado carreras. “Todavía estamos en fase de investigación para ver qué línea es mejor”.

La cuarta temporada de la Fórmula E tendrá 14 carreras en 11 circuitos. (Reuters)
La cuarta temporada de la Fórmula E tendrá 14 carreras en 11 circuitos. (Reuters)

Pilotos de gran palmarés y bien pagados

El plantel de pilotos de la Fórmula E cuenta con profesionales de gran palmarés que cobran sin necesidad de aportar patrocinadores para asegurarse un puesto. Pero aunque los monoplazas eléctricos estén lejos de un Fórmula 1 y cuenten solo con el equivalente a 270 CV de potencia máxima, no resultan nada fáciles de pilotar por sus condicionantes técnicos.

“Primero, porque es mucho más pesado que los Fórmulas que han llevado (880 kg de peso mínimo, con las baterias de 320). Luego, la gestión del neumático en los entrenamientos y en carrera durante las primeras vueltas. Aunque en estos circuitos urbanos que son por calles donde no corre nadie el 'grip' se incrementa a medida que avanza la carrera, con lo cual el neumático va mejorando. Y luego, está la gestión de la energía”.

Esos malditos frenos

Pero antes, un fin de semana puede perderse totalmente por un mínimo error en los entrenamientos. “Tener los frenos y neumáticos a punto en esa única vuelta de clasificación es lo más complicado. Solo hay una vuelta de salida en 170 kw, y luego solo tienes una vuelta de 200. La presión del neumático influye mucho, y por eso ves a muchos pilotos que cometen muchos errores en los entrenamientos”, continúa Orús.

En la carrera, los ingenieros trabajan antes con los simuladores para establecer la estrategia. Y es trabajo del piloto saber llevarla a cabo. Aquí entra en juego el factor clave de la regeneración de energía (a través del freno trasero) que, aparte de por los mapas, "también se modifica en función de la temperatura de la batería y su estado de carga, con lo cual los mapas de regeneración son diferentes a principio o a final de carrera”, explica el ingeniero de Campos Racing, "lo que provoca el cambio constante en la gestión de la frenada. "Es muchísimo más complicada de lo que están acostumbrados pilotos de gran experiencia. Aquí los frenos nunca responden igual, con lo que un mínimo error te lleva al muro. En otro campeonato con un error de 10 cm pisas una línea, hierba o asfalto, y nadie se ha dado ni cuenta que te has equivocado en esos 10 cm. Aquí, rompes la suspensión y para casa”.

"Accidente seguro y, de repente, todo cambia"

En la Fórmula E no se trata solo de ser el más rápido, sino el que también mejor gestiona la energía eléctrica disponible. "Saber en qué momento ahorrar, gastar más, regenerar más energía y además jugar con la estrategia de carrera: ir una vuelta más largo, una vuelta más corto para tener energía en uno de los dos coches, para adelantar en las paradas en boxes… Todo esto hace las carreras atractivas”.

Pero sobre todo, la experiencia de estos tres años le ha enseñado a Joan Orús que existe un atractivo para atraer al espectador que se encuentra ante monoplazas sin sonido y que deben ser cambiados a mitad de carrera. “En la Fórmula 1 tú no sales a una carrera pensando que va a haber un accidente y vas a aprovechar tu estrategia en función de eso. Aquí el accidente es prácticamente seguro. Sales esperando en qué momento habrá un coche de seguridad y debes saber qué hacer para aprovechar y adaptarte a esas condiciones, por lo que estás permanentemente a la espera de que algo que va a ocurrir y siempre ocurre, y todo cambia de repente”. Como cada año, está cambiando la tecnología eléctrica en pleno desarrollo. En dos años, diez fabricantes estarán presentes oficialmente en la Fórmula E.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios