tres historias de sueños cumplidos

Alonso, de ídolo a jefe: así apostaron los pilotos de Fórmula 1 por los eSports

El pasado fin de semana en el circuito Yas Marina, los eSports se cruzaron con la F1 de la forma más real jamás vista, con los pilotos dando la bienvenida a sus homólogos virtuales.

Foto: Fernando Alonso y Cem Bolukbasi en el GP de Abu Dabi de 2017.
Fernando Alonso y Cem Bolukbasi en el GP de Abu Dabi de 2017.

Cada vez más, el mundo de las competiciones virtuales va tomando inercia. Lo que hace unos años era un juego de niños, ahora mueve millones de dólares. La Fórmula 1 se ha subido al carro este 2017 y a través de dos iniciativas llevadas a cabo por McLaren y la propia Fórmula 1 respectivamente, los eSports han tomado una importancia en el mundo del motorsport que no se había visto jamás. Pilotos virtuales andan por los paddocks de los circuitos con el mismo derecho que quienes se suben a los monoplazas.

Estos últimos días han llamado la atención varias historias de algunos de los jóvenes que han destacado en las carreras virtuales, aunque haciendo uso de habilidades muy reales. Se trata de historias de superación en las que prácticamente lo único necesario para triunfar es mucha dedicación y talento, sin requerir los grandes apoyos y las enormes cantidades de dinero que suelen ser tan importantes en el mundo de las carreras reales. Pero además, los héroes de estas historias comienzan a hacer las delicias de los pilotos 'reales.

Admirando a tu propio jefe

¿Cuántos tienen la suerte de llevarse bien con su propio jefe? Una suerte poco común, sin duda. Mejor aún es cuando lo que uno siente por su jefe llega a la admiración, hasta el punto de tratarle de leyenda. Está claro, Fernando Alonso merece el 'título', por lo que es lógico que el piloto virtual turco Cem Bolukbasi se expresara de esta forma al hablar del significado que tenía para él, el hecho de poder formar parte de la escudería del piloto asturiano. Una historia tan curiosa como adorable de un aficionado que gracias al trabajo duro y al esfuerzo en el mundo de las carreras a través de los ordenadores, consiguió cumplir un sueño al trabajar con un bicampeón del mundo de Fórmula 1. Además, ya se habían conocido...

Bolukbasi ocupó titulares en dos ocasiones separadas y con todo el derecho del mundo. La primera fue cuando se anunció que sería piloto del equipo de carreras virtuales de Alonso. La segunda llegó cuando en la penúltima carrera de la gran final virtual logró una espectacular victoria en el circuito de Spa-Francorchamps. Curiosamente, su nuevo jefe estaba allí para disfrutar del éxito de su piloto, lo que hizo que el resultado fuera aún más vistoso. Con tal solo 19 años dejó su país y ahora vive en Alemania, centrándose en competir de forma virtual aunque también en su día hizo sus pinitos en el mundo del motorsport, compitiendo en motocross. En Turquía, ya es un personaje conocido.

De la cocina al podio y recuperando una carrera perdida

Si Bolukbasi copó todos los primeros titulares al ganar la segunda de las tres carreras que formaban la gran final del primer Campeonato del Mundo de Fórmula 1 virtual, el hombre más feliz en Yas Marina fue Brendon Leigh. Este británico de 18 años cumple las expectativas del 'gamer' tradicional: introvertido, extremadamente habilidoso y con un trabajo que no tiene nada que ver con el mundo de las carreras. Leigh, que sorprendió con una impresionante carrera bajo la lluvia en las semifinales, trabaja habitualmente en una cocina y desde allí, se lanzó a por la victoria en la última final, llevándose así un merecido título que le supondrá un salto a la fama, por lo menos virtual.

Pero más allá de su talento, uno de los momentos de Leigh que más llamó la atención fue su gran expresividad durante las carreras. En un momento de la gran final, con probablemente la mayor tensión que había vivido jamás, sacudió el dedo índice para mostrar su desacuerdo con la acción de un piloto rival. Esto se habría quedado aquí —bueno, y en los múltiples 'memes' que Internet produciría— de no ser por lo que ocurrió al día siguiente en la última carrera del año de la Fórmula 2. Allí, Oliver Rowland usó el mismo gesto para mostrar su desaprobación por la acción de otro piloto... ¿casualidad? Podría, hasta que el propio piloto tuiteó para resolver de forma inequívoca cualquier duda que pudiera haber al respecto.

Otro de los grandes protagonistas virtuales en los últimos días fue Rudy van Buren, el holandés que ganó la competición 'World's Fastest Gamer' de McLaren a través de la cual el equipo de Woking esperaba encontrar a su nuevo piloto de simulador. Curiosamente, Van Buren no era simplemente un joven aficionado a los videojuegos, sino que en su día había sido campeón holandés de karting. Pero, como a menudo sucede en estas historias, los fondos se terminaron y sin los apoyos suficientes, tuvo que dar por terminada su carrera deportiva. Una puerta cerrada que volvió a abrirse gracias a McLaren. Y a fin de cuentas, ¿qué mejor color para volver al mundo del motorsport que el naranja? En especial, para un neerlandés... Los 'gamers' están llegando a la Fórmula 1 y esto es solo el comienzo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios