comienza la cuarta temporada de la FÓrmula E

El consejo a Agag tras birlar un patrocinador a la F1: "Tú haz lo que tengas que hacer"

Con la llegada de Audi y la próxima entrada de los fabricantes alemanes que se unen a los ya presentes, la Fórmula E entra en otra nueva dimensión empresarial y tecnológica

Foto: Alejandro Agaj, CEO y fundador de la Fórmula E. (Foto Twitter de @FIAFormulaE)
Alejandro Agaj, CEO y fundador de la Fórmula E. (Foto Twitter de @FIAFormulaE)

El próximo fin de semana comienza en Hong Kong la cuarta temporada de la Fórmula E, el campeonato de monoplazas eléctricos fundado por Alejandro Agag y Enrique Bañuelos. Con la llegada de Audi este año y en un futuro próximo de Mercedes, BMW y Porsche, el certamen ha logrado su consolidación definitiva siendo la tercera competición automovilística con más ingresos del mundo tras Fórmula 1 y Nascar, y sigue en pleno proceso de evolución técnica.

El Confidencial habló con Agag, CEO y accionista de la Fórmula E, quien afronta con gran optimismo esta nueva temporada. “Se presenta muy bien, y viene de la traca final que tuvimos cuando en la última semana del pasado campeonato tuvimos el anuncio de Porsche y Mercedes a la vez, algo que no esperaba. Nos hizo terminar el año con un gran optimismo y fuerza. Ahora seguimos la estela, y hemos empezado este con el anuncio de Hugo Boss, un patrocinio histórico en el mundo del motor. Además, empezamos en Honk Kong, que es una de nuestras carreras preferidas”.

"Al principio, era como saltar de un trapecio"

Hace pocas fechas, la firma de moda largamente vinculada a la F1 anunciaba su paso a la FE, algo simbólico para Agag. "Si, tiene dos significados, el primero es que voy a ir muy bien vestido desde ahora (risas). Pero, luego, ves también aquel podio de Ayrton Senna en Brasil en el que no podía ni levantar el brazo, y el logo que llevaba en el pecho era el de Hugo Boss. Para mí, la historia de la F1 tiene mucho significado, y los patrocinadores son parte de esa historia visual. Son símbolos muy importantes, y lo de Hugo Boss es muy importante para nosotros”.

La realidad era muy diferente cuando arrancó la Fórmula E, con serias dudas sobre su viabilidad futura. ¿Cuál ha sido el punto de inflexión para su supervivencia y actual crecimiento? “Cuando empezamos en su día Bañuelos y yo -hace cinco años- era casi como saltar de un trapecio al siguiente, y saltar del primero hacia lo desconocido. Esperábamos que alguien nos diera la mano y nos siguiera llevando para arriba. Y eso pasó cuando en marzo de 2015 Liberty-Discovery se asocian con nosotros, conseguimos hacer esa ronda de capital donde entran, y aquí cambia la percepción. Hasta ese momento todo el mundo pensaba que era una locura e iba a durar dos meses. Pero cuando entraron, la gente dijo, "¡Cuidado!. Esto está para quedarse, así que hay que meterse", y a partir de aquí ha sido como una bola de nieve, porque desde entonces han entrado muchas marcas y patrocinadores”.

¿Hasta qué punto se ha revalorizado la FE desde aquellos tiempos con Bañuelos con tantas dudas en el proyecto? “Muchísimo, cuando empezamos era una aventura y valía cero o negativo. Hoy la FE es un campeonato muy consolidado. A nivel de ingresos estamos después de la F1 y Nascar, y a nivel global segundos después de la F1. No tengo una idea exacta de la revalorización, pero como compañía ya es muy valiosa”.

"Liberty no nos dice que trabajemos con la F1"

Con Liberty a bordo, y también propietario de la F1, ¿hay coordinación para los dos campeonatos, sinergias, o son líneas paralelas trazadas desde la cúspide del grupo empresarial en Denver? “En realidad aquí hay tres compañías diferentes, y las tres tienen como referencia a la misma persona, que es John Malone”, explica Agag. Por un lado está Liberty Media, que tiene la F1, y por el otro está Liberty Global y Discovery que tienen un trozo de la FE y actúan en conjunto. Vamos en paralelo. Liberty no nos dice a la F1 ni a nosotros que trabajemos juntos. De hecho, estuve en Denver con Malone y le pregunté: “¿Qué quieres que haga?, porque acabamos de levantar un esponsor a la F1 (Allianz)”. Y me dijo: “Tú haz lo que tengas que hacer. Actúa con los mejores criterios para tu compañía”.

La llegada de Liberty no solo ha influido en la percepción del campeonato y su futuro, también ha transformado su gestión. “Tenemos libertad total, pero evidentemente su influencia ha sido totalmente positiva. Tener una compañía como Liberty y Discovery en el accionariado, con consejeros, reforzando el management… Yo tenía un equipo muy personal, pero cuando entraron ellos hemos traído nuevos profesionales de la parte financiera, comercial, marketing... Hemos creado un equipo espectacular, unos procesos de empresa muy importante, y se debe a la influencia de las dos empresas”. Y respecto a la Fórmula 1, “nunca me ha interesado competir con la F1. Queremos plantear la FE como algo muy diferente. Pero parte del éxito que estamos teniendo es que somos diferentes. Nos interesa ser muy únicos y diferentes, vinculados a lo eléctrico y en el centro de las ciudades. Cada uno por su lado y vamos muy bien”.

"No veo inminente la entrada de Ferrari"

¿No tiene miedo Agag que la llegada de los grandes fabricantes alemanes (junto a los que ya están como Renault, Jaguar o Mahindra) dispare los costos para una tecnología eléctrica en pleno desarrollo? “Sí, esto es muy importante, tenemos mucha precaución y hemos preparado esto. Cuando creamos la FE diseñamos unas reglas según las cuales cada constructor ha de vender su coche entero de ese mismo año, en las mismas condiciones y con el mismo software, a dos equipos con un precio máximo de un millón por coche. Esto hace que entre un poco de sentido común. Si eres Audi y te gastas trescientos millones en tu coche y luego se lo tienes que dar a otro por un millón… Queremos que gasten e inviertan en tecnología, pero dentro de un límite”.

¿Y entre esos fabricantes de futuro está Ferrari? “Sería fantástico, pero creo que, de momento, es un cambio cultural muy fuerte para ellos. Marchionne ha dicho que está mirando la FE, pero no para Ferrari, quizás para Maserati. Pero nunca he hablado con él, de hecho ni le conozco. No lo veo inminente, me encantaría pero dentro de cinco o diez años los coches eléctricos van a estar ahí arriba. He visto el nuevo Tesla Roadster, de 0 a 100 en 1.9 segundos, y esto no lo he visto en ningún Ferrari”.

Agag valora también el haber logrado que la FE se instale en grandes capitales mundiales, con Nueva York como uno de sus grandes éxitos. “Pero si tuviera que elegir una ciudad en las que compite la FE sería Zúrich, porque que un país cambie el marco legal vigente desde hace décadas para autorizar una carrera específica de la FE me parece uno de los logros más importantes de cómo está avanzando la revolución eléctrica, y cómo los gobiernos y los parlamentos se dan cuenta de que hay que cambiar la forma en la que nos movemos. De hecho, podríamos correr en cualquier lugar de Suiza”.

Cristiano Ronaldo y sus compañeros en el simulador de Fórmula E de Audi.
Cristiano Ronaldo y sus compañeros en el simulador de Fórmula E de Audi.

Cristiano Ronaldo con un Fórmula E

Desde el punto de vista tecnológico, el desarrollo de la batería eléctrica es uno de los grandes objetivos de la FE. La próxima temporada llegará un momento crucial con un nuevo tipo de batería que permitirá completar una carrera con el mismo coche, ya que todavía hay que cambiar de monoplaza a mitad de la prueba por su autonomía. “Es lo más importante. El chasis siempre lo vamos a hacer nosotros para controlar costos. Lo que vamos a liberalizar un día es la batería, no sabemos cuándo porque es muy caro. Pero el cambio de dos baterías por carrera a una es ya algo histórico. Porque esta batería ya existe, la tenemos en pruebas, hace poco en Valencia. Dará más potencia y más velocidad y prestaciones. Y esto hace muy visible cuánto está contribuyendo la FE a la tecnología eléctrica. En cuatro años hemos conseguido doblar la capacidad de las baterías". Precisamente, ese incremento de velocidad hará que se deba modificar la actual filosofía de circuitos urbanos. "Me gustaría seguir corriendo en la ciudad, pero sí que es cierto que se van a quedar pequeños los actuales trazados", admite el emprendedor español.

El mismo día de la conversación con Alejandro Agag, Audi entregaba los coches de su gama a los futbolistas del Real Madrid como parte de un acuerdo comercial. Los jugadores utilizaron simuladores para comprobar su habilidad al volante, y el fabricante alemán había elegido para ello sus monoplazas de la FE. “Y había un monoplaza expuesto, me mandaron la foto", explica Agag, "estas marcas tienen unos presupuestos de promoción y unas posibilidades de acceso enorme, como el caso de Audi y el Real Madrid, y todas ellas tienen la FE como plataforma de marketing. Habrá miles de fotos por todo el mundo de Cristiano Ronaldo con un Fórmula E. Es todo la misma bola de nieve que va creciendo”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios