Por qué Alonso necesita el abrebotellas de Daytona para el champán de Le Mans
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PENSANDO EN LE MANS, SU GRAN OBJETIVO

Por qué Alonso necesita el abrebotellas de Daytona para el champán de Le Mans

La revista americana Racer avanzaba la presencia de Fernando Alonso la próxima edición de otro clásico del automovilismo, las 24 Horas de Daytona. Considerando que Zak

placeholder Foto: Fernando Alonso en el pasado GP de EEUU. (Imago)
Fernando Alonso en el pasado GP de EEUU. (Imago)

La revista americana 'Racer' avanzaba la presencia de Fernando Alonso la próxima edición de otro clásico del automovilismo, las 24 Horas de Daytona. Aunque la noticia aún no es oficial, considerando que Zak Brown es “non executive chairman” del grupo editor, y que la participación tendría lugar con el propio equipo del responsable de McLaren, aceptemos “Daytona” como animal de compañía para el español en enero de 2018.

¿Por qué Alonso quiere competir en las 24 Horas de Daytona? ¿Significa que las 24 Horas de Le Mans serán la siguiente etapa en su camino hacia la Triple Corona? “En un par de semanas habrá más noticias, y serán magníficas” apuntaba Alonso en Austin, dejando entrever que pronto habría novedades en su futuro. Quizás la próxima sea la participación en la mítica carrera francesa. De momento, Daytona sirve como aperitivo.

Correr en la misma pista que su amigo Antonio García

El secreto parecía arderle a Alonso en la boca en el pasado fin de semana. Pues ayer la publicación americana revelaba que Alonso competiría en Daytona en el seno del equipo United Autosports. Le acompañaría Lando Norris, reciente campeón de la Fórmula 3, una de las promesas más espectaculares de la última década y posible tercer piloto de McLaren en 2018. Un ticket deportiva y comercialmente irresistible.

Foto: Las 24 horas de Daytona es una de las carreras de resistencia más importantes del mundo. (Daytona International Speedway)

Alonso reconocía en Austin su deseo de ampliar su programa en 2018 más allá de la Fórmula 1. Por su naturaleza, Daytona –en la que también participará un año más Antonio García, amigo personal- supone una primera experiencia en una carrera de resistencia a nivel internacional. En Indianápolis, Alonso se tiró directamente a la piscina de un óvalo americano. Y si bien contaba con un amplio periodo de preparación dado el singular formato de la prueba –casi un mes-, el desafío era extraordinario ante la total inexperiencia en esta disciplina.

Aunque a Alonso le distigue una rápida capacidad de adaptación a cualquier aparato con cuatro ruedas y un volante, las 24 Horas de Daytona pueden servir como necesaria rampa de lanzamiento para Le Mans. Y también para las 6 Horas de Spa en mayo, prueba del Mundial de Resistencia que sirve como ultimo acto preparatorio para la carrera francesa, y que el español debería ya afrontar con su equipo para las 24 Horas de Le Mans.

Foto: A finales de mayo, Fernando Alonso presentó su marca Kimoa en Nueva York. (Instagram/fernandoalo_oficial) Opinión

Uno para todos, y todos para uno

La dinámica y formato de una carrera de larga duración es radicalmente diferente a una de Fórmula 1. El piloto debe afrontar una suerte de ‘ducha escocesa’ durante 24 horas. Es decir, relevos de intenso pilotaje alternándose con períodos de pausa y descanso, que cuerpo y mente deben asimilar siempre rindiendo a pleno rendimiento. El ritmo medio de cada relevo incluye sortear el tráfico de diferentes categorías con ritmos muy distintos. Y faceta crucial para Alonso será la conducción nocturna. Por supuesto, con constantes doblajes incluidos. En este sentido, la carrera de Daytona cuenta con un alto porcentaje de horas nocturas, por lo que esta sería una experiencia fundamental para Alonso de cara a Le Mans.

El piloto español también se integraría en un equipo de pilotos en un vehículo con una puesta a punto que ha de ser equilibrada para todos ellos. Trabajo en equipo donde el lucimiento personal se subordina a la estrategia del conjunto. Una carrera de 24 horas también implica una compleja maquinaria de relojería y logística que el piloto ha de conocer para integrarse en ella. Una vez terminado el campeonato de Fórmula 1, Alonso contaría con tiempo para preparar la carrera americana en entrenamientos privados.

Foto: El GP de México regresó al calendario de la F1 en 2015 tras 23 años de ausencia. (EFE)

Dado el éxito deportivo y comercial de las 500 Millas, para el español (por su popularidad en el mercado americano) como para McLaren, la operación americana ya sería un éxito en sí misma, resultado deportivo aparte. Cabe suponer que si Alonso compite en Daytona tendrá opciones de hacerlo en Le Mans, uno de los Tres Objetivos de la Triple Corona. Pero las 24 Horas de Le Mans son todavía una incógnita.

Las incógnitas del WEC y Toyota

En 2018 se abren los cielos para Alonso con la carrera francesa. Por la no coincidencia con la Fórmula 1, y también por la libertad que confiere la ruptura de Honda, cuya continuidad hubiera dificultado la participación con Toyota, el único fabricante oficial -y rival de mercado- que podría tomar parte en la próxima edición. Porque el gran candidato para Fernando Alonso era Porsche que, sin embargo, hace dos meses decidió abandonar el WEC y Le Mans con un año de anticipación.

Pero tanto este certamen como la presencia de Toyota navegan por rumbo todavía incierto, del que también depende la presencia del español en Le Mans. Inicialmente, el fabricante nipón iba a anunciar sus planes la pasada semana en la carrera de Fuji, en Japón. Pero ha demorado su decisión a la espera de la reorganización técnica del campeonato y de Le Mans puesta en marcha ante la repentina retirada de Porsche. Sus responsables están definiendo un nuevo reglamento técnico que permita contar con equipos que puedan rivalizar con Toyota sin descafeinar la carrera.

No son solo las 24 Horas de Le Mans

La cúpula nipona se plantea si vale la pena seguir o no sin la presencia de Porsche. Para tomar una decisión, el entorno de Alonso se mantiene en estrecho contacto con el presidente del WEC, Pierre Fillon, y con los responsables de Toyota. Pascal Vaselon, al frente del equipo, ya dejó abierta en verano la posibilidad de contar con algún piloto de F1 para 2018, en clara alusión a Alonso, con quien mantiene una estrecha relación de los tiempos de Michelin con Renault. Si Alonso fichara por Toyota, debería también participar en las 6 Horas de Spa, además de su presencia en algunas de las simulaciones privadas de 30 horas que se llevan a cabo para Le Mans. Al menos, es el programa habitual, como fue el caso de Nico Hulkenberg con Porsche hace dos años.

Si la presencia en Daytona es el anticipo de algo más, quizás "habrá más noticias, y serán magníficas". Con Alonso en Le Mans, la locura con el piloto español en las 500 Millas puede quedarse pequeña.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fernando Alonso Fórmula 1 Zak Brown McLaren Lando Norris Antonio García Honda Le Mans Porsche
El redactor recomienda