Es noticia
Menú
Hamilton vapulea a Vettel con una vuelta récord; Alonso entra a la Q3 y Sainz 15º
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL BRITÁNICO DESTROZA EL CRONO EN SUZUKA

Hamilton vapulea a Vettel con una vuelta récord; Alonso entra a la Q3 y Sainz 15º

Vettel y Hamilton, los dos pilotos que se disputan el título mundial, dominaron unos libres pasados por agua en los que Alonso fue 12º y Sainz sufrió un fuerte accidente

Cualquiera que se imagine la sala de prensa de cualquier circuito de la Fórmula 1 creería ver a unas 200 personas trabajando a destajo entre un bullicio considerable. Y más aún mientras se disputa una sesión clasificatoria clave para decidir el campeón del mundo. Hamilton o Vettel. Vettel o Hamilton. Es la gran pregunta en el 'paddock'. Pero nada de eso. En todas las clasificatorias siempre se cumple una suerte de ritual entre la prensa: el silencio sepulcral, solo interrumpido por algunos cuchicheos y el sonido de las teclas de los ordenadores. Pero hoy era un día especial. Porque sólo un mago como Lewis Hamilton sabe contener el aliento a cientos de profesionales.

Y de repente, se rompe el silencio. Se escucha una marabunta de gritos, aspavientos y gestos de sorpresa. Alguno se lleva las manos a la cabeza. Aparece Hamilton en la pantalla de televisión con la frase 'récord del circuito', por si alguien no captaba el alboroto. Lo consiguió en la Q2, rompiendo otra de las marcas de Michael Schumacher, aquel al que ya igualó en 'poles' en Bélgica. Pero Hamilton, pese a lo que digan sus cadenas y tatuajes, es como un niño. Nunca se cansa, quiere más. Y en la pista lo traduce siendo incansable, explosivo, rápido. Llegó a la Q3 y remató la faena con una vuelta de absoluta locura. De 1:27:8 a 1:27:3. Lo hizo tan bien que hasta parecía fácil. Una marca de los genios. Lewis Carl Hamilton...

No es sólo una vuelta que le coloca en la 'pole' sobre un circuito tan especial como Suzuka, sino una muestra de fortaleza ante Vettel. Al alemán, que acabó tercero, le enfocaban tras la Q3 lo que muchos veían como una cara de póker. "¿Que cómo estoy? Pues bien...". La respuesta, algo encorsetada, le salió a más de uno alguna que otra carcajada. Porque Hamilton ya había legitimizado la rotura del silencio en la sala de prensa. En uno de los días más aburridos y monótonos de todo el año, el inglés recordó a toda la F1 qué significa sudar el éxito. No todos los días se endosan cinco décimas a Vettel... y en su trazado favorito. Hoy son 33 puntos de ventaja, pero este domingo pueden ser 40 a su favor. Que nadie diga que Hamilton no lo venía avisando...

Y no, Vettel no está muerto en este campeonato. Otro tema es Ferrari y su manifiesta debilidad respecto a Mercedes en circuitos de curvas rápidas como Suzuka. Y la suerte, esa que ha sido esquiva últimamente en Maranello, les dará este domingo una opción de atacar a Hamilton en la salida. Valtteri Bottas, segundo tras Hamilton, acarrea una sanción de 5 puestos por usar una nueva caja de cambios. En su sitio saldrá Vettel con el cuchillo entre los dientes. Quizá no tenga mejores oportunidades de echarle el gancho en lo que quede de mundial. Frente a ellos, una primera curva que se ha cobrado varias víctimas en la historia. Que se lo digan a Ayrton Senna y Alain Prost...

La misma mala suerte de Bottas la sufrirá su compatriota Raikkonen. Acabó sexto y volvió a estar descafeinado, con el agravante de otros cinco puestos de sanción que le colocan 11º en la salida. Ni siquiera logró batir a los Red Bull, inspirados en curvas rápidas, pero insuficiente para estar arriba. Con las penalizaciones, Ricciardo saldrá 3º y Verstappen 4º, con Esteban Ocon –una de las revelaciones del día– pegado a su estela junto a Sergio Pérez.

Vandoorne rompe su racha; Sainz 15º

Stoffel Vandoorne se quedaba a las puertas de volver a entrar a la Q3 por tercera vez consecutiva, tras conseguirlo en Singapur y Malasia. 'The flying Waffel', como le llama alguno ya en el 'paddock'. Y es cierto que en Malasia fue notoriamente superior a Fernando Alonso y hasta el asturiano lo reconocía este jueves en la rueda de prensa. Pero a la hora de la verdad, una vuelta sobresaliente del asturiano en la Q2 le metía en los diez primeros y sacaba al belga del grupo. No lo dijo, pero quien conoce a Alonso sabe el buen sabor de boca que le dejan estas cosas. Y más aún tras Malasia. Como cuando en 2014 recordaba el '17-3' que le endosó a Raikkonen...

En el resto del grupo, Carlos Sainz fue incapaz de pasar de la 15º posición tras no encontrar un buen ritmo durante toda la jornada. El madrileño también acarrea una penalización de 25 puestos que le relega mañana directamente a la última posición, justo detrás de Alonso. Renault sufrió un pequeño bajón respecto a las últimas carreras, con Nico Hulkenberg 12º y Jolyon Palmer 14º. Entre ellos partirá el Haas de Kevin Magnussen.

Fuerte accidente de Grosjean en la Q1

La imagen más espectacular de la Q1 la dejó Romain Grosjean, que sufrió un fuerte accidente tras perder el control de su coche en las enlazadas del primer sector. El francés acabó impactando contra las barreras y provocó la aparición de la bandera roja, por lo que ningún piloto pudo mejorar sus tiempos. Así, Grosjean partirá 16º por delante de Gasly, Stroll, Ericsson y Wehrlein.

El caso de Grosjean deja por otro lado una lectura interesante: con los nuevos coches, Suzuka se ha convertido en uno de los circuitos más exigentes de todo el calendario. Quizá incluso el que más. Porque si Kimi Raikkonen y Valtteri Bottas ya acabaron golpeando el muro en los Libres 3, el accidente del francés evidencia el reto mayúsculo de domar estos nuevos coches por sus rapídisimas curvas. El mínimo error conlleva un accidente inmediato. De algún modo, será un factor a tener en cuenta ante posibles sorpresas en la carrera de mañana...

Cualquiera que se imagine la sala de prensa de cualquier circuito de la Fórmula 1 creería ver a unas 200 personas trabajando a destajo entre un bullicio considerable. Y más aún mientras se disputa una sesión clasificatoria clave para decidir el campeón del mundo. Hamilton o Vettel. Vettel o Hamilton. Es la gran pregunta en el 'paddock'. Pero nada de eso. En todas las clasificatorias siempre se cumple una suerte de ritual entre la prensa: el silencio sepulcral, solo interrumpido por algunos cuchicheos y el sonido de las teclas de los ordenadores. Pero hoy era un día especial. Porque sólo un mago como Lewis Hamilton sabe contener el aliento a cientos de profesionales.

Fórmula 1 Lewis Hamilton Sebastian Vettel Fernando Alonso
El redactor recomienda