El tricampeón muestra su lado más personal

El odio hacia Hamilton por 'presumir' de dinero y el caso opuesto de "Mayweather"

En una entrevista con el portal oficial de la Fórmula 1, Lewis Hamilton mostró el lado más personal detrás del campeón del mundo

Foto: Lewis Hamilton dio un gran paso adelante hacia su cuarto título en Sepang. (EFE)
Lewis Hamilton dio un gran paso adelante hacia su cuarto título en Sepang. (EFE)

Lewis Hamilton es uno de los personajes más polarizados del paddock de la Fórmula 1. El británico es un piloto sensaciónal —de eso no hay duda— que a menudo parece ser víctima de sus propias declaraciones y de un carácter caprichoso o incluso en ocasiones pueril. Pero es precisamente ese carácter el que hace que buena parte de la afición le tenga en un pedestal. En una reciente entrevista en la web oficial de la Fórmula 1, el tricampeón se preguntaba cómo era posible que el boxeador Floyd Mayweather presumiera tanto de dinero y a la gente le encantara, mientras que si él mismo comparte una foto de su avión nuevo, rápidamente recibe críticas por todas partes. ¿El secreto? Seguramente esté en ser uno mismo y de eso, Hamilton sabe un rato.

Hamilton, un hombre polémico pero genuino

Es innegable que Hamilton es un hombre que levanta polvareda allá donde va. A pesar de ser su trabajo el de piloto de Fórmula 1, un vistazo rápido por sus redes sociales muestra un hombre con inquietudes en el mundo de la moda y la música e incluso con una afinidad con los animales fuera de lo habitual. De hecho y aunque no forma parte de su más reciente entrevista, en el pasado Hamilton había mencionado creer más en los animales que en las personas. En ella sí que habla de lo mucho que adora tanto a los animales como a los niños, por ser seres 'puros' y que 'no han sido manchados por la sociedad'. Palabras ciertas pero que denotan también un cierto hastío con la tendencia de las personas a querer estar cerca de la gente de éxito solo por intereses, algo con lo que sin duda ha tenido que lidiar.

Los orígenes humildes de la familia de Hamilton hacen que el piloto de Mercedes sea a menudo extravagante en sus gustos, dando —sobre todo en el pasado— la estereotípica imagen de 'nuevo rico' con más dinero que estilo. Pero sus interacciones en las redes sociales y con la gente en persona suelen estar entre las más genuinas del paddock de la categoría reina. Donde otros comparten sus bienes por presumir, Hamilton suele hacerlo por puro aprecio a todo aquello que le ha tocado vivir y de lo que puede disfrutar. Como un niño pequeño en el cuerpo de un exitoso atleta de 32 años que es feliz montando en moto, escalando montañas y escribiendo música aunque sobre todo disfrutando de su familia, amigos y perros —los famosos Roscoe y Coco—.

Floyd Mayweather presume de dinero pero aún así, la gente adora su carácter. (Twitter Floyd Mayweather)
Floyd Mayweather presume de dinero pero aún así, la gente adora su carácter. (Twitter Floyd Mayweather)

Vive cada día como si fuera el último

En la entrevista en exclusiva a la web oficial de la Fórmula 1, Hamilton menciona cómo no entiende el odio y los ataques cuando él comparte una imagen de su nuevo avión mientras el mundo parece adorar a otro polémico deportista como es Floyd Mayweather. Este último suele ostentar de bienes, dinero y una vida de éxito y los 'ciudadanos de Internet' responden positivamente a ello. A Hamilton le cuesta entender la diferencia aunque seguramente la clave esté en lo genuino de sus actitudes. Mayweather es un chico malo. Ese es su personaje —que además es real—; el de un deportista rico que vive una gran vida y lo muestra a cada oportunidad. Por su parte, el piloto de Fórmula 1 es algo más 'hippie'. Amante de la naturaleza, con un punto filosófico y recientemente convertido al veganismo. Presumir de éxito no cuadra tanto con él; parece forzado.

¿Cual es el secreto del hombre con más 'pole position' en la historia de la Fórmula 1? Pues según él mismo, el clásico cliché de vivir cada día como si fuera el último, afirmando que la gente está demasiado pendiente de lo que va a pasar el próximo año, dentro de cinco o de diez aún sin saber si van a estar presentes. Para Hamilton, lo importante es disfrutar de la vida y hacer lo que su corazón y no su cabeza le dice que está bien. Por lo general, ello incluye ir de un sitio para otro en su moto —una MV Agusta— y disfrutar de la fiesta con los suyos. Aunque estén al nivel de quien gana millones de euros al año, son placeres terrenales que le acercan a sus seguidores. Prácticamente cualquiera puede montar en moto y pasarlo bien con sus amigos, además de amar con locura a una mascota —o dos—.

Especialmente creyente, Hamilton se considera un hombre afortunado al haber podido transformar su sueño en una realidad, vivir tal y como quiere y verse en una situación que le permite ayudar a los demás hasta cierto punto. Es cierto que en pista, Hamilton puede llegar a ser implacable en sus batallas pero fuera de ella y más allá de sus ocasionales enfados con la prensa, es un joven con ganas de pasarlo bien tanto. De hecho, este año le vimos un bonito gesto en pista cuando en el Gran Premio de Hungría devolvió a Valtteri Bottas la posición que el finlandés le había dado para que intentara presionar a los Ferrari por la victoria. El inmaduro Hamilton está madurando como persona. ¿Le hará esto mejor piloto?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios