A Daniil Kyvat se le acabó la mecha: la última víctima de la 'trituradora' de Red Bull
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
llegó con solo veinte años

A Daniil Kyvat se le acabó la mecha: la última víctima de la 'trituradora' de Red Bull

A pesar de las oportunidades que Red Bull le ha dado, el piloto ruso no ha podido cuajar su potencial y expectativas tras cuatro años intensos y bajo enorme presión

Foto: Daniil Kvyat en Singapur. (EFE)
Daniil Kvyat en Singapur. (EFE)

“Es cierto lo que dicen, que en un año de Fórmula 1 es como unos cuantos en la vida. Tendré entonces unos cuarenta años”, explicaba en tono de broma al principio de 2017 Daniil Kyvat sobre sus intensas experiencias en el Gran Circo, en “esa montaña rusa en la que he vivido y me ha cambiado estos cuatro últimos años”.

Foto: Carlos Sainz y Daniil Kvyat, hasta ahora compañeros en Toro Rosso. (Imago)

Ayrton Senna tenía 24 años cuando debutó en la F1. Con 23, Kyvat está de salida desde el próximo GP de Malasia. El piloto ruso ha vivido mucho, rápido y muy intensamente desde el punto de vista humano y deportivo. Gran lector de los clásicos como reconoce, hasta se publicaba un libro sobre su vida hace pocos meses. Sin embargo, el viaje a través de su particular montaña rusa en la F1 parece que ha llegado a su término.

“Una mezcla de Vettel y Raikkonen"

Red Bull ha dicho basta. Mientras Sainz terminaba cuarto en Singapur y entraba en el Q3, Kvyat lo hacía contra los raíles, gota que colmó el vaso de Helmut Marko. Porque desde que fuera apeado de Red Bull el pasado año, el ruso ha sido una sombra de aquel piloto tantas expectativas despertaba. Marko le consideraba “una mezcla de Vettel y Raikkonen" cuando le aupó a la F1. En su debut se convirtió en el más joven en puntuar de la historia de la F1. No había terminado su primera temporada cuando fue promocionado al primer equipo, el tercer piloto después de Vettel y Ricciardo en toda la historia del Red Bull Junior Team.

Sin embargo, la realidad ha sido ceñuda con Kvyat. Después de ser ‘degradado’ a Toro Rosso y sustituido por Verstappen en 2016, volvía a encontrarse con Sainz, como en los tiempos de GP3. De hecho, Marko le eligió por delante del español para dar el salto a la Fórmula 1. Pero en diecisiete carreras compartidas en Toro Rosso, Sainz logró 42 puntos por los 4 del ruso en 2016. Este año, van 48 frente a otros 4. ¿Qué ha pasado con Daniil Kvyat?

"El Torpedo hunde al Ferrari de Vettel"

Cuando Vettel dio el salto a Ferrari, Marko tiró de Kvyat, que por juventud y potencial fue preferido sobre Jean Eric Vergne. Quizás fue demasiado prematuro enfrentarle a un Ricciardo que batió al piloto alemán el año anterior en Red Bull. En su primera temporada el ruso incluso llegó a superar al australiano, aunque este sufrió una pésima fiabilidad durante 2015. Pero cuando Ricciardo se recuperó en 2016, comenzó a poner contra las cuerdas a Kvyat, que se subió otra vez a esa montaña rusa que ha sido la tónica de su carrera. En el Gran Premio de China 2016 logró el segundo podio de su carrera tras una agresiva maniobra en la salida que le valió el famoso apodo de 'El torpedo', por parte de Vettel, no sin antes reprocharle públicamente su comportamiento en la arrancada. Solo dos semanas después, la montaña rusa llegó a su punto más bajo. En su propia casa.

En una salida alocada para ganar terreno, Kvyat golpeó violentamente a Vettel, y este se llevó a Ricciardo por delante, quien terminó undécimo. Involuntariamente, golpeó de nuevo al Ferrari, que fue eliminado. Cuatro días más tarde, el piloto ruso recibió una llamada directa de Helmut Marko. “Estaba en la cama viendo Juego de Tronos”, reconoció irónica y maliciosamente cuando se le preguntó en Montmeló qué hacía cuando recibió la llamada. Verstappen le iba a sustituir en el GP de España. “Era inconsistente, y no podía soportar la presión de Daniel Ricciardo”, justificaría después Marko para tomar la decisión.

placeholder Kvyat en su último gran premio. (EFE)
Kvyat en su último gran premio. (EFE)

"No ha mostrado su verdadero potencial"

Kvyat no ocultó la dureza del golpe desde el punto de vista psicológico. En Alemania tocó fondo. El mensaje por radio cuando supo que había quedado atrapado en el Q1 fue descorazonador. Más si cabe, su desahogo posterior. “Debería ser mejor que esto, sé que no es mi yo real el que está pilotando el coche, y es muy doloroso. Todo se ve muy mal ahora mismo, y si todo sigue así, no creo que haya nada por delante", se sinceró ante las cámaras, absolutamente hundido. Aunque mejoró su rendimiento y estado de ánimo tras las vacaciones, con Toro Rosso solo puntuó en España, Gran Bretaña y Singapur.

Aun así, Red Bull le mantuvo su confianza un año más, una decisión inusual en la historia del fabricante de bebidas. Incluso se insinuó desde Toro Rosso que renovaría para el próximo año. Pero este se ha mostrado también inconsistente, irregular y, muchas veces, nervioso. El Gran Premio de Singapur le dio la puntilla, y la sentencia de Tost fue el descabello. “Por diferentes razones, algunas debido a problemas técnicos, pero tras a errores suyos, Daniil no ha mostrado su verdadero potencial hasta ahora este año, por lo que le bajaremos del coche en las próximas carreras”. También ha influido la política, aquella que señalaba cuando fue sustituido por Verstappen: ahora, que Sainz no haya podido anticipar su llegada a Renault.

Cabe dudar que vuelva a la F1. “Quizás otros (pilotos) me miren de forma extraña”, explicaba una vez en referencia a su afición a la lectura, “pero todos somos aquí muy diferentes, todos tenemos nuestra propio guion, nuestra propia historia”. No cabe duda que la de Daniil Kvyat ha sido singular. Recordando el valor que otorgaba a su condición de piloto de Fórmula 1, parece que llegan tiempos duros. Puede que Red Bull le siga ayudando en el futuro. De momento, ese joven lector de 23 años quizás necesite inspiración en los clásicos que siempre ha disfrutado leyendo.

Fórmula 1 Red Bull Helmut Marko Sebastian Vettel
El redactor recomienda