El polaco, uno de tres candidatos para williams

Kubica y Williams: la increíble historia del piloto de F1 que no podía ni girar el brazo

A pesar de sus intentos con Renault, Robert Kubica sigue buscando volver a la F1. Con Nico Rosberg como manager, en Williams valoran seriamente su candidatura en vez de Massa

Foto: Robert Kubica probó con Renault en el test post-GP de Hungría en Hungaroring. (EFE)
Robert Kubica probó con Renault en el test post-GP de Hungría en Hungaroring. (EFE)

Cuando Robert Kubica sufrió su gravísimo accidente en el Rally di Andora de 2011, muchos dudaron sobre si podría volver a tener una vida normal. Otros asumieron que ni siquiera volvería a pilotar un coche de competición. Kubica decidió que lo de rendirse no iba con él y demostró a todo el mundo que se equivocaban con las reducidas expectativas. Volvió a competir y no contento con ello, trabajó duro hasta volver a sentarse en un Fórmula 1 y pilotarlo en condiciones competitivas en un test oficial. Ahora, según parece, existen posibilidades reales de que vuelva a la categoría reina de la mano de Williams. Aunque a día de hoy prácticamente conduce con un solo brazo.

Según apuntan los últimos rumores, Williams podría ser una opción real. La decisión del equipo británico sobre quién acompañará a Stroll en 2018 deberá estar entre tres pilotos: Massa, Kubica y Di Resta. Prueba de sus intenciones son haber contratado a Nico Rosberg, piloto con buena relación tanto con Mercedes como con Williams. Que Robert Kubica volviera a la Fórmula 1 sería una historia de una dimensión extraordinaria, desde el punto de vista humano como el deportivo.

La imposible recuperación de un guerrero eslavo

Desde su lesión, Kubica no ha sido el mismo. Solo hay que ver su brazo derecho, casi puro esqueleto, para entender su situación., ya que apenas tiene masa muscular a causa de las lesiones sufridas. Sin embargo, durante todos estos años se preparado al máximo. y sin descanso. No en vano afirmaba que se siente más en forma incluso que cuando competía en la Fórmula 1. Y tampoco ha estado parado en los últimos años. En 2012 volvió a la competición a través de rallyes menores y en 2013 ganó el campeonato WRC2 —esencialmente la Fórmula 2 del mundial de rallyes— en su primer año como profesional de la disciplina.

Durante su paso por el Mundial de Rallies —con más pena que gloria aunque mostrando que su velocidad seguía en su sitio—, utilizó controles adaptados en el volante. El objetivo, descargar ese 'atrofiado' brazo derecho con el que casi no tenía movilidad para utilizar fundamentalmente el izquierdo, lo que también se ha llevado a cabo con volante de Fórmula 1. Kubica debería contar con el carné de minusválido a la hora de conducir. En múltiples ocasiones reconoció que no era del todo feliz en los rallyes y que su amor verdadero era la máxima categoría. Pero competir allí no era viable con sus condiciones físicas. De hecho, Kubica reconoció que iba a ser imposible volver a pilotar un Fórmula 1. Se equivocó.

Kubica empezó una preparación que le llevó a pilotar un GP3 en un test privado, un Fórmula E, varios coches de resistencia... hasta que Renault le dio la oportunidad de probar un Lotus E20 de 2012 en Valencia. El resultado fue satisfactorio y tras otro test para confirmar lo visto en Paul Ricard, Kubica se plantó en Hungaroring para los test post-carrera del Gran Premio de Hungría para pilotar un monoplaza de la actual temporada. Era su primera visita de Robert Kubica a un paddock de Fórmula 1 pues se había prometido a si mismo que no volvería a pisarlo hasta hacerlo de nuevo como piloto y no como mero invitado de algún equipo. Los resultados del test de Hungaroring no fueron todo lo positivos que hubiera necesitado, y Renault descartó su fichaje decantándose por Carlos Sainz.

Robert Kubica tuvo una buena actuación en los test de Hungaroring, pero no lo suficiente como para convencer a Renault. (EFE)
Robert Kubica tuvo una buena actuación en los test de Hungaroring, pero no lo suficiente como para convencer a Renault. (EFE)

Kubica, Massa y Di Resta

Si finalmente Williams se decantara por el polaco, para Stroll supondría todo un desafío. El talento de Kúbica es inusual, pero si con sus limitaciones físicas consiguiera superar al canadiense, el golpe sería duro. Además, Williams contaría con un piloto mucho más mediático y carismático que Stroll. Massa parece ser la opción preferida de Lawrence Stroll, padre de Lance y hombre fuerte en el equipo por razones económicas. Con mucha experiencia a sus espaldas y cada vez menos velocidad, es el instructor perfecto para el joven y en evidente crecimiento canadiense. Di Resta representa también una opción satisfactoria. En cualquier caso, parece que Williams quiere tomarse en serio la decisión y está dispueto a valorar las condiciones actuales del polaco.

Siempre según los rumores que corren por el paddock, Williams aprovecharía la presencia del equipamiento de pruebas que suele usar Stroll en sus test a lo largo del año con un coche de 2014 para darle a Kubica la oportunidad de trabajar con el equipo británico. El objetivo sería evaluar si sus capacidades le permitirán competirl al más nivel. Antes, Kubica visitará el simulador de Grove para empezar a ponerse a tono. ¿Blanco y en botella? De Martini, claro.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios