Una carrera que marca el camino del campeonato

El desastre de Ferrari da alas a Hamilton y a un brillante Sainz bajo la luna de Singapur

La lluvia fue la protagonista en los primeros compases de carrera, donde un accidente dejó fuera a los Ferrari y Verstappen, permitiendo una gran victoria de Hamilton

El visualmente espectacular pero típicamente poco animado Gran Premio de Singapur se puso la máscara de arlequín para celebrar la décima edición del evento y con la lluvia que estuvo cayendo intermitentemente todo el día, la salida resultó ser la más decisiva en la lucha por un Campeonato del Mundo de Fórmula 1 desde 2012. Una fantástica arrancada de Raikkonen situó al finlandés en paralelo con Verstappen y un Vettel que defendía su primera posición del piloto de Red Bull y con los tres pilotos en un reducido espacio, la historia acabó mal con los tres retirándose en la primera vuelta. Todo ello permitió entre otras cosas que Hamilton firmara una victoria importantísima para el campeonato.

A falta de apenas diez minutos para la salida, la lluvia había obligado a todos los equipos a cambiar de neumáticos y olvidarse de las estrategias planteadas durante el sábado. Tanta tensión y la primera salida en mojado sin coche de seguridad en años trajo un caos inesperado en la primera vuelta pero no mucho más. A pesar de las diferentes elecciones de neumáticos —media parrilla rodaba con neumáticos intermedios mientras la otra mitad lo hacía con gomas de lluvia extrema—, la diferencia en ritmo no era enorme y no hubo cambios en cabeza. Hamilton lideró toda la carrera con autoridad a pesar de la presencia de tres coches de seguridad mientras Ricciardo intentaba alcanzarle y Bottas disputaba una carrera prácticamente en tierra de nadie.

El resultado es importante de cara al campeonato porque Hamilton se sitúa con la mayor ventaja que ha habido a lo largo del año, 28 puntos por delante de Vettel, tras una carrera de la que debió haber salido en segunda posición de la general. Incluso Bottas se acerca peligrosamente al de Ferrari, estando a 33 puntos del segundo puesto. Con más de una carrera de ventaja, el tricampeón del mundo de Mercedes pasa a depender de si mismo y puede comenzar a plantearse el ser campeón incluso antes de la última carrera, aunque para ello necesitaría sumar más puntos que su rival a lo largo de las próximas cinco carreras.

El accidente entre los dos pilotos de Ferrari y Max Verstappen en la salida es decisivo para el mundial. (EFE)
El accidente entre los dos pilotos de Ferrari y Max Verstappen en la salida es decisivo para el mundial. (EFE)

Sainz se doctora en Toro Rosso

Partiendo desde la décima posición en un circuito donde adelantar no suele ser tarea sencilla, era difícil imaginar que Sainz pudiera terminar la carrera a las puertas del podio, tal y como hizo con una excelente cuarta posición. El madrileño se aprovechó de los problemas en cuatro pilotos que partían delante suyo y de una buena salida para subir rápidamente al cuarto puesto. Durante buena parte de la prueba se mantuvo allí, buscando potencialmente acercarse al podio pero el ritmo de los hombres de cabeza era inalcanzable. Pudo haber sido quinto tras ser superado por Hulkenberg en las paradas a boxes pero problemas técnicos para este último le devolvieron el cuarto puesto, que tuvo que defender de un hambriento Pérez.

El resultado de Sainz llega en el mejor momento de su carrera deportiva, en un fin de semana en el que se confirmó su salto a Renault para la próxima temporada y con el posible paso al equipo francés siendo considerado para esta misma temporada y con la posibilidad de que llegue en dos semanas en Malasia. El español volvió a demostrar en condiciones complicadas que merece el puesto en un equipo oficial y que si en Renault las cosas van mejor en 2018, puede ser un elemento a tener en cuenta en posiciones destacadas. Por lo pronto, Sainz igualó en Singapur el segundo mejor resultado de Toro Rosso, un cuarto puesto que ya habían logrado Vettel y Sainz.

Batallas por todas partes excepto en cabeza

El Gran Premio de Singapur tuvo acción a raudales más allá del podio y si Sainz ya tuvo una buena actuación —sobre todo en contraposición con un Kvyat que acabó estrellado contra el muro—, otros pilotos no fueron menos. En particular destacó Palmer, precisamente el hombre a quien Sainz va a reemplazar en Renault, ya sea este año o el próximo. El británico tuvo una buena carrera en un día en el que lo más fácil habría sido cometer un error y ello le permitió cruzar la línea de meta en sexta posición, logrando sus primeros puntos del año. Palmer paró especialmente tarde para poner neumáticos lisos y la estrategia le funcionó aunque en las últimas vueltas tuvo que defenderse de un agresivo Vandoorne que firmó un séptimo puesto que hace pensar en lo que pudo haber logrado Alonso si no se hubiera visto obligado a abandonar tras los daños sufridos en la primera vuelta.

3

El asturiano habría podido ser un factor en la carrera y él mismo afirmaba que era el día para subirse al podio pero el golpe recibido en la primera curva dejó su coche dañado y le forzó a retirarse varias vueltas más tarde. Por lo menos, la carrera ha mantenido altas dosis de emoción gracias a las luchas en las posiciones finales de punto, como un vibrante duelo entre Magnussen, Massa y Ocon que hacía que el rugido del público se oyera por todo el circuito. También tuvo un merecido protagonismo un Pérez que logró remontar desde fuera del top 10 hasta una valorable quinta posición que le lleva a empatar en la general con Verstappen.

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios