tres equipos en muy poco espacio buscarán ganar

Red Bull y Ricciardo mandan en los libres en Singapur a la espera de Ferrari

La primera jornada del Gran Premio de Singapur ha mostrado a un equipo Red Bull potente y a una Ferrari agazapada con muchas incógnitas de cara al sábado y el domingo.

Daniel Ricciardo y Red Bull fueron los más veloces de la primera jornada de entrenamientos del Gran Premio de Singapur, dando un golpe sobre la mesa y ganando credibilidad para lo que queda de fin de semana. El australiano batió por casi dos segundos el registro de la pole position de Nico Rosberg en 2016 y mete miedo a los dos equipos dominadores de la presente temporada de Fórmula 1. Todo esto, con una Mercedes que parece batible y una Scuderia Ferrari que se mantiene escondida. En ningún momento pareció que sus pilotos fueran a buscar tiempos y sus posiciones finales en las tablas del día así lo muestran. El potencial de Ferrari aún es desconocido.

En medio de una jornada que casi parecía atraer más atención fuera de la pista que dentro de ella con todo el culebrón veraniego de McLaren, Honda, Toro Rosso y Renault, también hubo acción en pista con un circuito que estaba muy verde en las primeras vueltas por el nuevo asfalto en varios puntos del trazado y por la lluvia caída a primera hora de la mañana. Esta vez, el Halo lo probaron Daniel Ricciardo, Stoffel Vandoorne y Kimi Raikkonen, siguiendo un empuje de la FIA por incluirlo el año que viene que no parece andar lo suficientemente rápido. Como es habitual en las sesiones libres del viernes, el comienzo fue perezoso con pocos coches en pista. Ni los pilotos no habituales como Antonio Giovinazzi con Haas o Sean Gelael con Toro Rosso fueron en contra de la tradición, marcando los equipos el orden de trabajo. Para estos últimos, amigos desde niños, compartir finalmente pista en la Fórmula 1 habrá sido un momento especial.

Sebastian Vettel, entrando a boxes durante los entrenamientos libres 1. (Reuters)
Sebastian Vettel, entrando a boxes durante los entrenamientos libres 1. (Reuters)

Después de la lluvia caída por la mañana, la pista estaba en un estado algo menos óptimo de lo esperado a pesar de haber rodado la Ferrari Challenge y la Porsche Carrera Cup antes de la Fórmula 1. La categoría reina contaba con dos pilotos nuevos en la primera sesión de entrenamientos libres, en la que no estuvo presente un Carlos Sainz que debería haber pilotado según el acuerdo al que se había llegado con el equipo pero cambios de última hora hicieron que fuera el madrileño, quien se quedara viendo los toros —nunca mejor dicho— desde la barrera. Con la elección de neumáticos muy polarizada a favor de los ultrablandos, estos fueron los más vistos desde el primer momento. Los mejores tiempos fueron para Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel, estando el primero por debajo de la pole del año pasado. Fernando Alonso, por su parte, estuvo toda la sesión quejándose de falta de potencia aunque logró firmar el octavo mejor tiempo como el segundo entre los mortales, superado por un inspirado Sergio Pérez en quinto puesto

El circuito de Singapur debería favorecer a aquellas máquinas que cuenten con un chasis más competitivo, eliminando algo de la importancia de los motores. De esta forma, no sorprende ver a los Red Bull en buenas posiciones. El Gran Premio de Singapur ofrecerá una buena oportunidad a todos los pilotos que habitualmente lo pasan mal por culpa del motor para tener una buena actuación. En teoría en Ferrari serán los máximos favoritos esta vez, con Mercedes y Red Bull justo detrás. Será especialmente interesante ver lo que puedan hacer estos últimos en lo que Ricciardo y Verstappen perciben como su última oportunidad de firmar una victoria en 2017. A tenor de lo visto a lo largo del día, Carlos Sainz debería también poder pelear por estar en los puntos, siendo esencial entrar en la Q3 para alcanzar el objetivo.

Red Bull manda un aviso

La segunda sesión de entrenamientos libres siguió el patrón visto en la primera aunque bajo la luz de la luna y las estrellas en lugar de la del sol. La primera sesión nocturna del fin de semana sirvió para confirmar la buena actuación de los Red Bull, que ya habían funcionado bien por la tarde. Ricciardo firmó un tiempo caso dos segundos más rápido que la pole de la pasada temporada y más de medio segundo por delante de su compañero de equipo. Los Mercedes apenas se encontraban a siete décimas y un segundo y dos décimas del australiano aunque las flechas de plata siempre sacan algo de rendimiento extra en la sesión clasificatoria y en carrera. Ello hace que juzgar su rendmiento el viernes sea una tarea con poco sentido. Peor aún es el caso de los Ferrari, escondiendo rendimiento de forma evidente. En un circuito que les favorece, Raikkonen fue noveno y Vettel undécimo; nadie creería que ese es su 'tope'. Estuvieron la mayor parte de la sesión trabajando para la carrera.

A destacar las actuaciones de Hulkenberg, quinto, y de los McLaren en sexta y séptima posición con Vandoorne justo delante de Alonso. Coches con un buen chasis que prometen dar guerra en un fin de semana en el que las condiciones les son algo más propicias. Fuera del top 10, Sainz terminó en duodécima posición, justo por delante de su compañero de equipo. El madrileño, flamante nuevo fichaje de Renault para la temporada 2018 —cesión por parte de Red Bull, en realidad—, se enfrenta a uno de los fines de semana en los que mejor partido podría sacarle al coche aunque con la esperable incógnita de no saber a ciencia cierta exactamente en qué punto se encuentran los rivales. Los entrenamientos libres raramente dan información concluyente, aunque sí marcan ciertas tendencias a las que hay que prestar atención... mañana se sale de dudas.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios